Sí, en Navidad también se puede comer de forma saludable

Aunque son días marcados por los excesos, los expertos apuntan que también se pueden elegir alimentos que permiten comer de forma equilibrada y sana

Por Pilar Hernán

Navidad y excesos son dos palabras que, inevitablemente, parecen ir de la mano. Por eso, el objetivo de mantener la báscula bajo control en estas semanas de diciembre se convierte en una labor complicada para muchas personas, que ven cómo su agenda se llena de compromisos navideños y no siempre con las alternativas más saludables. Los expertos en nutrición lo saben. “De todos los ‘parones’ del año, esas épocas en las que bajamos la guardia y dejamos de cuidarnos, que son básicamente Navidad, Semana Santa y verano, la Navidad es la peor de todas, es en la que más transgresiones nutricionales hacemos y en la que más dejamos a un lado los buenos hábitos para  entregarnos a fiestas de consumo y comidas pantagruélicas”, nos cuenta el doctor Leo Cerrud, especialista en Nutrición. Pero no todo está perdido. “Existe una forma para que esa época navideña no sea tan grave y no nos deje con secuelas (en forma de kilos de más) difíciles de eliminar. ¿Cómo podemos hacer esto? Evitando los alimentos más hipercalóricos, es decir, azúcares y grasas, y consumiendo alimentos menos calóricos, es decir, más ricos en proteína y fibra”, nos anticipa el doctor.  

Lista de alimentos directos a la cesta de la compra

Le pedimos a él y también a la doctora Mar Lázaro que nos resuman su particular lista de alimentos navideños más saludables y que menos engordan:

El doctor Cerrud destaca en primer lugar los alimentos con proteínas. Las proteínas no aportan casi energía lo cual las convierte en una excelente opción para la cena de Nochebuena. “En Navidad hay que intentar que los productos sean magros, de mucha proteína y poca grasa. Por ejemplo mucho pescado, solomillo de carne, marisco, pollo, pavo, un poco de jamón. Todo si se puede, al horno y sin añadir grasas (mantequillas, etc)”, apunta la doctora Lázaro. Y el doctor Cerrud enumera los alimentos que considera más recomendables:

-Besugo, por ser magro, con poca grasa.

-Cordero, siempre que se acompañe de ensalada en lugar de patatas.

-Pavo al horno, y si se rellena, que sea con verdura.

-Jamón al horno.

-Jamón de jabugo.

-Lomo embuchado.

-Gambas y langostinos. Habría que prescindir de la mayonesa o hacer una vinagreta con mostaza, por ejemplo.

-Almejas, evitando mojar pan en la salsa.

-Salmón, tiene grasas, pero saludables y necesarias.

Y, en un segundo apartado no menos importante, el doctor Cerrud matiza que también es muy importante incluir alimentos con fibra, y destaca, sobre todo, verduras, especialmente las de hoja verde, así como frutos secos, que tienen  fibra y grasa buena que aporta saciedad.

Lee también: ¿Quieres saber cuáles son los alimentos vegetales con más proteínas?

Consejos prácticos

“Es importante hacerlo todo en su propio jugo y evitar las salsas. El consumo de caldo desgrasado es un buen aliado para estos días. Una buena opción es una sopa de pescado con poco aceite, también. Y es importante controlar las cantidades, no poner muchos platos”, cuenta la doctora Lázaro. En los entrantes, la experta recomienda que sean a partir de marisco, espárragos, setas, salmón ahumado o jamón. “Después, un buen consomé y, por último, buena proteína, y de noche mejor pescado. Al medio día, también se puede comer una buena carne, como pavo asado sin mucho aceite, o un solomillo. Conviene evitar purés de guarnición a no ser que sea de manzana en vez de patata, así como los grandes aliños. Bastará un entrante, primero y segundo. De postre, es buena idea poner primero un abanico de frutas bien presentados, por ejemplo en brochetas, para evitar lanzarnos compulsivamente a los dulces navideños, tan calóricos”, concluye la doctora.