Sociedad

La divertida boda de María Dolores y Pedro en Murcia

Tras ocho años de amor, la pareja se dio el ‘sí, quiero’ en el santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta, en Murcia. El mismo lugar donde se casaron los padres de la novia

Más sobre:

Los recién casados, compartiendo miradas cómplices en un momento de la celebración de su boda.
©Xavi Baeli

María Dolores Aguilar y Pedro Vicente Lerma se conocieron hace ocho años mientras estudiaban en una biblioteca. Un amigo en común les presentó y, desde entonces, hasta hoy. Su historia continúa.

Varios años atrás, la pareja inició una particular tradición: disfrutar de la última noche del año en una ciudad diferente a la suya –Murcia-. El destino elegido en 2016 fue Oporto, y en la cima de la ‘Torre de los Clérigos’ de la ciudad portuguesa, Pedro le pidió matrimonio.

Cuenta María Dolores que siempre tuvo claro quién diseñaría su vestido: Belén Barbero de Beba’s Closet. A ella le confió la tarea de encontrar su modelo perfecto, mientras que a David, de la floristería Santi, le encargó su ramo de flores. Un bouquet pequeño, pero colorido.

Su ‘amada’ corona, la ‘pieza clave’ de ese día –como ella misma explica-, fue obra de María, de ‘Fanfan et poupi’. Pero esta pieza no fue su único accesorio, ya que la novia lució varias joyas con un significado muy especial para ella. Un anillo de diamantes y zafiro azul, a juego con unos pendientes y una pulsera, herencia de su familia.

María Dolores también quiso pasar por el mismo altar donde sus padres se dieron el ‘sí, quiero’, así que escogió el santuario murciano de Nuestra Señora de la Fuensanta como escenario de su boda.

Allí, el 23 de septiembre del año pasado, Pedro y María Dolores fueron declarados ‘marido y mujer’. Una ceremonia religiosa en la que José Aguilar –padre de María Dolores-, y María Lourdes Berjano –madre de Pedro-, ejercieron como padrinos, y que contó con la actuación del tío de la novia, Salvador.

Tras el acto, los novios y sus invitados se dirigieron a la finca ‘Siempre verde’, donde una amiga de María Dolores, María Fernanda, de la wedding planner 'Eterna prometida', organizó el banquete y la fiesta.

Para la gran celebración, María Dolores adornó su preciada corona con unas plumas azules que lograron que se sintiese más cómoda que nunca.

Entre los momentos más divertidos, los novios se quedan con el corte de la tarta nupcial, pero aseguran que el más bonito fue cuando se unieron en matrimonio.

Como broche final al enlace, los recién casados y sus mejores amigos se tomaron un aperitivo en uno de sus lugares preferidos de Murcia. Un final para su fiesta que ninguno olvidará.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!