De cachopos, san jacobos, flamenquines y 'cordon bleu'

De cachopos, san jacobos, flamenquines y 'cordon bleu'

Los hemos comido en muchas ocasiones y los habremos cocinado otras tantas. Pero, ¿sabes en qué se diferencian estas elaboraciones a base de carne, jamón y algunas veces queso, que se empanan y se fríen? Sigue leyendo y saldrás de dudas

Por

Carne, jamón y, en ocasiones, queso. En forma de rollitos o sin enrollar, pasados eso sí, por harina, huevo y pan rallado, y fritos en aceite. Todas estas elaboraciones comparten la mayoría de esas característica. San jacobos, flamenquines, cordon bleu y cachopos se asemejan bastante pero cada uno tiene sus particularidades y orígenes distintos.

Gustan mucho a los niños, tienen en común, además, su sencilla elaboración y podríamos decir que están 'emparentados' con escalopes, snichztels y cotolettas, todos ellos filetes finos empanados y fritos, y de alguna manera con las pechugas de pollo 'a la Villeroy', que se recubren de bechamel con queso rallado, se empanan y se fríen.

Un truco para que el relleno no se salga en todos ellos durante su cocinado es hacer un 'empanado doble': los pasas por harina, huevo batido y pan rallado, los dejas reposar unos minutos y repites la misma operación antes de freírlos. Y no calientes excesivamente el aceite para que se doren pero no se quemen y queden bien jugosos por dentro.

El cachopo

Pese a que diferentes expertos gastronómicos no lo consideran uno de los platos más representativos de la gastronomía asturiana, en los últimos años el cachopo vive un auténtico boom y aunque hoy la mayoría lleva jamón y queso como relleno, nació como dos filetes de ternera con queso en su interior, que se empanan y se fríen. La fórmula inicial se ha recreado de mil maneras distintas, usando diferentes tipos de carne -incluso pescado- y cambiando el jamón serrano por cocido, cecina y otros fiambres, eso sí, con un tamaño, por lo general, XXL, y siempre empanados y fritos.

El san jacobo

Es uno de los productos que ocupa un lugar protagonista en los lineales de congelados. Gustan mucho al público infantil, pero te recomendamos hacerlos en versión casera. Al final un San Jacobo no es más que lonchas de jamón cocido y de queso, que se pasan por harina, huevo batido y pan rallado y se fríen, pero no está muy claro su origen ni el porqué de su nombre.

El flamenquín

Originario de Córdoba -aunque hay quien lo sitúa en Jaén-, hoy no ha sitio de cocina andaluza popular que no lo tenga en su carta. Parece que su nombre rinde tributo a la pata del flamenco, un ave muy abundante en la Vega del Guadalquivir.  Su peculiaridad está en que se hace con filetes finos de cerdo, que se rellenan con jamón serrano, se enrollan, se pasan por harina, huevo y pan rallado y se fríen. En algunas ocasiones, la carne se macera previamente con vino blanco, ajo y especias.

El cordon bleu

Nos llegó de la cocina francesa hace muchos muchos años. La cinta azul en aquel país era un símbolo de aquellas personas que por sus méritos habían recibido la Orden del Caballero del Espíritu Santo y se hizo extensible a la cocina de tal modo que los chefs que sorprendían a los reyes con sus platos se ataban sus delantales con una cinta de este color para evocar esa distinción. Y a uno de ellos se le ocurrió rellenar dos filetes finos con queso Gruyere y jamón, empanarlos y freírlos y bautizar la creación como cordon bleu. Hoy también se le da forma de rollo, como el flamenquín, y como una de las recetas que te proponemos. También admite todo tipo de variaciones en las carnes, en los quesos y en el jamón.

Paso a paso: cachopo de ternera

El cachopo tradicional se hace con filetes de ternera, queso y jamón, pero puedes probar con otras carnes y usar para el relleno productos como jamón cocido, cecina, etc. Esta es la versión más clásica.

VER RECETA

Paso a paso: cachopo de lubina

Una variante del cachopo es esta con filetes de lubina y el relleno habitual de jamón y queso. Reciben su nombre por la forma alargada que tienen que recuerda a la pata de un flamenco.

VER RECETA

Paso a paso: San Jacobo con espaguetis y tomate

Para preparar un buen San Jacobo y que no se te desmorone durante la fritura, usa lonchas de jamón cocido de cierto grosor. Este lo acompañamos con unos espaguetis con salsa de tomate aromatizada con un poco de orégano.

VER RECETA

Paso a paso: San Jacobo light de calabacín

Suprimimos el huevo, la harina y el pan rallado para presentarte esta versión más ligera. Tan sólo necesitas calabacín en rodajas jamón y queso y ¡al horno!

VER RECETA

Paso a paso: flamenquines clásicos de Córdoba

Se ha convertido en una de las tapas más populares de la cocina andaluza y se suele servir cortado en rodajas. Pincha en la imagen para ver cómo se elaboran los clásicos flamenquines cordobeses.

VER RECETA

Paso a paso: Cordon Bleu de pollo con salsa tártara

Con apariencia de rollitos o sin enrollar, el Cordon Bleu se hace con carne, jamón y queso, que se empana y se fríe. Esta propuesta la preparamos con filetes de pollo y la servimos con una deliciosa salsa tártara casera.

VER RECETA

Paso a paso: pechugas de pollo a la Villeroy

Terminamos con una receta clásica de la cocina francesa que se hace con pechugas de pollo y una salsa muy parecida a la bechamel pero con queso rallado en su composición.

VER RECETA

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.