Imagen 3/31
El fotógrafo español Manu Brabo relata, emocionado, su cautiverio en Libia al volver a España

El fotógrafo español Manu Brabo relata, emocionado, su cautiverio en Libia al volver a España

El fotógrafo español Manu Brabo, detenido durante un mes y medio en Libia por la Policía de Muamar el Gadafi, ha asegurado hoy que no se arrepiente haber viajado al país norteafricano y ha dicho que cuando le arrestaron "estaba viviendo el sueño de mi vida y haciendo mi trabajo todo lo bien que he sabido". Brabo ha llegado al aeropuerto de Barajas este mediodía desde Túnez, acompañado del embajador de España en ese país, Antonio Cosano, y, aunque ha dicho que no sabe si volverá a Libia, "porque si me pillan una segunda vez no sé si me voy a salvar", ha reconocido que le da envidia ver el trabajo que están realizando sus compañeros en Misrata. Ante más de un centenar de periodistas, el fotoperiodista asturiano ha relatado su cautiverio junto a su madre, Victoria Brabo, y a su padre, Manuel Varela, que con voz entrecortada y lágrimas en los ojos agradecía la labor del Ministerio de Asuntos Exteriores por "haber mantenido la esperanza viva estos días". También agradecían el "apoyo y respeto" de la prensa y de los amigos, y Manu Brabo ha confesado, también sin poder contener la emoción, 'estar flipado' al ver en Internet la campaña puesta en marcha para su liberación. Ha dicho que nunca perdió la esperanza "porque si no acabarías siendo un andrajo en una celda" y ha reconocido que cuando se viaja a países en conflicto se sabe que hay peligro, pero "siempre se piensa que le va a tocar a otros". Brabo fue detenido el pasado 4 de abril en la carretera entre Brega y Ajdabiya, en la zona oriental de Libia cuando cubría el frente de combate.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie