Imagen 22/23
Ortega Cano comparece en un juzgado de Sevilla por la demanda de una mujer que se cayó en su finca

Ortega Cano comparece en un juzgado de Sevilla por la demanda de una mujer que se cayó en su finca

El torero José Ortega Cano ha comparecido en un juzgado de Sevilla por la demanda de una mujer de 75 años que se cayó durante una visita a su finca "Yerbabuena", en un juicio en el que ha atribuido la caída a una distracción y su aseguradora se ha negado a pagar 20.000 euros de indemnización. Fuentes del caso han informado a Efe de que Ortega Cano y su cuñada Gloria Mohedano han comparecido en el juzgado de primera instancia 21, que ha dejado el asunto visto para sentencia. La compañía aseguradora de los demandados ha rechazado pagar los 20.000 euros de indemnización que reclama la víctima y ha atribuido el accidente, ocurrido en marzo de 2011, a una "distracción y falta de precaución" de la mujer. Como consecuencia de la caída en el salón-museo homenaje a Rocío Jurado, situado dentro de la finca "Yerbabuena" en Castilblanco de los Arroyos (Sevilla), Mariana T. sufrió lesiones en el ojo, hombro y costillas que le dejaron varias secuelas. La demandante estuvo presente en el juicio pero no declaró, al no haberlo pedido ninguna de las partes. Ortega Cano, por su parte, ha explicado en el juicio que no estaba en la finca en el momento de la caída pero dio el parte reglamentario a su compañía de seguros y Gloria Mohedano, gerente de la finca y encargada de la recepción a los visitantes, ha explicado el proceso que siguieron para llamar a los servicios de emergencias del 061, han precisado las fuentes. La caída, según la demanda, se produjo como consecuencia del desnivel en el suelo del museo de la finca, que no estaba señalizado, por lo que considera que existe responsabilidad de los propietarios y de su compañía aseguradora. La reclamante es una mujer residente en Cádiz que acudió a "Yerbabuena" en marzo de 2011, dentro de las visitas que se organizan todos los fines de semana, han explicado a Efe las citadas fuentes. Inicialmente, su abogada reclamó 60.000 euros de indemnización que luego dejó en 20.000 tras una nueva evaluación por parte de la compañía de seguros de la finca, Generalli, pero finalmente esta se ha negado a abonar ninguna cantidad, ya que sostiene que el suelo es antideslizante y la dificultad para andar de la demandante fue la causa determinante de su caída. Pese a ello, la abogada de oficio de la víctima ha mantenido su demanda de 20.000 euros de indemnización, incrementado en el 10 por ciento previsto para los accidentes.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie