Imagen 13/23
Contra el calor, piscinas desmontables

Contra el calor, piscinas desmontables

Hace un calor sofocante. Apenas se puede trabajar. Y aún menos descansar o leer tranquilamente sentado en un cómodo sofá. Evidentemente, dormir se ha convertido en una misión casi imposible. Y apenas hemos empezado el mes de julio… Vale, un buen aire acondicionado ayuda a sobrevivir, pero no es suficiente. En estos momentos no hay habitante urbano o rural que no sueñe con un refrescante y estimulante baño en una piscina. No nos engañemos. Por mucho que la playa sea el destino vacacional de la temporada estival, una piscina puede cambiar —y mucho— la perspectiva de cada uno de los días de julio y agosto, al menos hasta la llegada de las ansiadas vacaciones: esto es, la huida hacia lugares donde respirar sea más sencillo. VER NOTICIA >>

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie