¿Es normal tener la piel seca o muy seca?

La sequedad de la piel puede deberse a una condición genética o a problemas de salud. Si nunca se ha tenido la piel seca y se empieza a manifestar este síntoma, es aconsejable consultarlo al especialista.

Dr. Eduardo Junco


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

La sequedad de la piel puede ser un síntoma de un problema o una condición. Existen personas que tienen, constitucionalmente, la piel seca por sus características genéticas y hereditarias. Nacieron con esa característica y, a lo largo de su vida, siempre tuvieron esa tendencia. Otras, por el contrario, con una piel normal, en determinadas circunstancias ambientales, sienten que su piel se seca más de lo normal. También al llegar a determinadas edades, o por algunas enfermedades, la piel se seca.  En todos los casos, la sequedad de la piel conlleva una disminución del contenido de agua y una alteración del manto hidrolipídico que cubre y protege la piel.

En medicina, la sequedad de la piel persistente, que afecta también a las mucosas y que da lugar a síntomas patológicos, se denomina xerosis cutánea. Puede presentarse de forma aislada o acompañando a diversas enfermedades metabólicas, siendo el síntoma más llamativo la sequedad.

Lee: Cómo afecta el ejercicio físico a tu piel

Tipos de piel

Existen tres tipos. La piel normal, grasa y la piel seca.

Piel normal. Es aquella en la que la cantidad entre el contenido de agua, la producción de sebo y el mantenimiento del manto hidrolipídico están en equilibrio. Su textura es compacta, con brillo medio y un contenido en agua de un 20%. 

Piel grasa. Contiene más agua (entre el 20% y el 30 %) y la producción de sebo es más elevada. Su aspecto es más brillante y, aunque da problemas en la adolescencia, envejece más lentamente que los otros tipos de piel. 

Piel seca. Contiene menos agua de lo normal (10%-15%), menos sebo, su aspecto es más opaco, tiene tendencia a descamarse y agrietarse y envejece más rápidamente que las otras.

Lee: Dale la espalda al cáncer de piel

¿Por qué se produce la piel seca?

Las causas de sequedad en la piel son diversas. La herencia, la edad avanzada, la disminución en la producción de sebo, la alteración del manto hidrolipídico, las agresiones externas, las condiciones ambientales extremas, la deshidratación y algunas enfermedades pueden dar lugar a sequedad en la piel

  • Herencia. Es un factor constitucional que se manifiesta desde edades tempranas. Poros finos y escasos. Escaso contenido en agua. Escasa producción de sebo.
  • Edad avanzada. La edad y el envejecimiento hacen que la piel pierda sus cualidades defensivas, disminuyendo la producción de sebo y el contenido en agua.
  • Disminución en la producción de sebo. Las glándulas sebáceas segregan material lipídico que protege la piel y retiene el agua, cuando su función se altera, la piel se seca.
  • Agresiones externas. El uso de jabones fuertes y el lavado muy frecuente alteran el manto hidrolipídico y resecan la piel. El viento seco, el aire acondicionado y las calefacciones, también la secan.
  • Condiciones ambientales extremas. El frio intenso en invierno y el calor intenso en Verano aumentan la perdida de agua y modifican la barrera lipidíca de la epidermis.
  • Deshidratación. La pérdida aumentada de agua y electrolitos por causas patológicas da síntomas de sequedad de piel.
  • Enfermedades. La xerosis de la piel y las mucosas es la enfermedad cutánea que más reseca la piel. La dermatitis atópica también da síntomas de sequedad. La diabetes, las alteraciones tiroideas, la insuficiencia renal y las alergias son también otras de las causas.

Lee: El tabaco, ¿cómo afecta a tu piel?

Síntomas de sequedad

Puede dar síntomas cutáneos localizados o generalizados según su origen. El aspecto externo es mate, con poco brillo, con pérdida de elasticidad, aparición precoz de arrugas y descamación aumentada. Las zonas expuestas como las piernas, brazos y manos suelen ser las más afectadas.

  • Descamación cutánea. Perdida de la capa córnea de la epidermis. Al disminuir el contenido en agua la capa cornea se seca antes y la descamación aumenta.
  • Picor intenso. Las terminaciones sensitivonerviosas de la piel se irritan como consecuencia de las modificaciones producidas por la sequedad. El rascado da lugar a lesiones traumáticas.
  • Aparición de grietas y fisuras. El eccema es frecuente en la piel seca y da lugar a la aparición de grietas y lesiones que pueden infectarse y complicarse.

Lee: 7 razones para pasarte a la cosmética natural

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie