Hay harinas de cereales, semillas, legumbres, tubérculos... e, incluso, de frutas. Te mostramos cómo hacer algunas de ellas, sin gluten, de forma casera y de qué manera las puedes usar en diferentes tipos de recetas

Por

En estos días en los que conseguir harina de trigo puede convertirse en una misión imposible, una gran opción es optar por harinas alternativas que todavía puedes encontrar en los estantes de tu supermercado. Según datos de la red social Pinterest las búsquedas de este tipo de sustitutos de las harinas más 'convencionales' para convertirte en casa en tu propio panadero, preparar impresionantes bizcochos o cualquier tipo de bollería casera, han aumentado un 470% durante este tiempo de confinamiento. Además, este food swap (o intercambio de ingredientes) es una gran manera de crear recetas saludables y agregar nutrientes extra a tus comidas favoritas. 

Una harina no es más que un polvo que resulta de la molienda del trigo y otros cereales, pero también de semillas, legumbres, tubérculos, etc. La más común es la de trigo, pero contiene gluten y es una realidad que cada vez hay más personas con intolerancia o alergia a este tipo de proteína.  Encontramos en el mercado otros tipos de harinas aptas para estos casos, algunas también preferidas por determinados consumidores por sus propiedades saludables.

Nosotros queremos mostrarte cómo hacer en casa las tuyas propias a partir de ingredientes que habitualmente tienes en la despensa. Es una forma de tener varios tipos, aportar toques diferentes a tus platos y ahorrar en la cesta de la compra.

En muchas recetas puedes intercambiarlas, pero sí tienes que saber que el gluten es el responsable de la elasticidad de una masa de harina de trigo y el que aporta consistencia y esponjosidad al producto horneado. Esto quiere decir que el resultado de tus platos con otras harinas es, simplemente, diferente, especialmente en el caso de los que se hornean. Tendrás que ir probando y viendo cómo se comporta cada una dependiendo de la receta, la técnica, la cantidad, el resto de ingredientes, etc.

Algunas son más adecuadas para unos determinados usos culinarios, así que, además, incluimos al final, un pequeño recetario para que veas en qué platos utilizar cada una. Aunque la mayoría las puedes encontrar ya comercializadas, te mostramos cómo hacer la de almendras, la de garbanzos, la de coco y la de arroz.

Es imprescidible el uso de un buen robot de cocina o una picadora potente, con buenas y resistentes cuchillas, ya que se trata de pulverizar unos ingredientes de textura bastante dura. El resultado podrás conservarlo cerrado en botes herméticos durante un 2 ó 3 meses.

Cómo hacer harina de almendras casera

Se puede hacer con almendras enteras -mejor peladas-, tanto tostadas como crudas. Si optas por tostarlas tú, has de tener la precaución de dejarlas enfriar para que, al triturarlas, no se forme una pasta con el calor. Tampoco las tritures más de la cuenta porque la mezcla acaba calentándose y se produce el mismo efecto. Si eligieras almendras con piel, ten la precaución de tamizar la harina al final.

Es tan sencillo como pulverizar las almendras con un robot o con una picadora. Si has hecho alguna bebida vegetal con almendras, también puedes aprovechar como 'el bagazo', que es el resto que queda tras triturar el agua con el ingrediente elegido y escurirlo. Ponlo en una bandeja, hornéalo durante 2 horas a 95ºC, sácalo, tritura ¡y ya tienes lista tu harina casera!  La puedes emplear para hacer bollos, tartas, panes, pizzas, galletas... El proceso podemos replicarlo con otros frutos secos como avellana, nueces, anacardos, etc.

Cómo hacer harina de garbanzos casera

Es tan sencilla de preparar como la anterior, pues tan sólo tendrás que meter los garbanzos en el procesador, triturar entre 3 y 5 minutos y colar para que te quede bien finita. La puedes usar directamente o tostarla en el horno para potenciar su sabor. Para ello, una vez triturada, tienes que ponerla en horno precalentado a 100ºC durante 20 minutos, removiéndola de vez en cuando para que no se queme. 

Puedes hacer harinas con otras legumbres como lentejas, guisantes, habas...

Esta harina es ideal para hacer tortillas veganas como sustituta del huevo, pero también funciona muy bien para rebozados y fritos, ya que aporta una textura bastante crujiente. Y, en general, puedes hacer con ella casi tantas cosas como con la harina de trigo: pan, bizcochos, tortitas, bollos, masas saladas... para dar consistencia a salsas o para hacer pastas sin harina de trigo.

Cómo hacer harina de coco casera

Tenemos dos en uno: primero hacemos la bebida vegetal, con agua y coco rallado -o fresco- sin azúcar. El sobrante, una vez triturado y colado, el bagazo, es el ingrediente para preparar nuestra harina de coco. Para ello, precalienta el horno a 100ºC. Coloca los restos de coco sobre una bandeja con papel que situaremos lo más abajo posible y hornearemos para quitar la humedad entre 1 y 3 horas.

Deja que se enfríe y tritura la pulpa seca para conseguir la harina de coco. Deja una textura muy fina si la vas a usar en repostería, pero si es para rebozados la puedes triturar menos para que cruja al llevarla a la boca. Es suave y no hay que utilizar mucha cantidad. La harina de coco la puedes incorporar, tanto en dulce como en salado, para espesar guisos, salsas o sopas, pero también, con el añadido de otros ingredientes, se utiliza en repostería.

Cómo hacer harina de arroz casera

Puedes usar cualquier variedad de arroz para prepararla. Al tratarse de granos pequeños, esta harina la puedes hacer con molinillo de café, un vaso americano o incluso una trituradora convencional, no hace falta una procesadora tan potente como en los casos anteriores.

Es tan sencillo como triturar el arroz en crudo lo más finamente posible, tamizarlo para eliminar cualquier trocito o resto ¡y listo!

Es perfecta para hacer rebozados como la tempura, pero también para crepes, magdalenas, panes, galletas... Asimismo, con harina de arroz se elaboran los famosos noodles, la pasta para rollitos, etc.

Paso a paso: pan de algarroba

VER RECETA

Paso a paso: polenta cremosa con champiñón al vino tinto

VER RECETA

Paso a paso: pasta de lentejas rojas y coliflor gratinadas al horno con queso

VER RECETA

Paso a paso: pad thai de pollo con noodles de arroz

VER RECETA

Paso a paso: tortitas de harina de garbanzos con salsa de yogur al eneldo

VER RECETA

Paso a paso: banana bread

VER RECETA

Paso a paso: besan ladoo

VER RECETA

Paso a paso: brownie de chocolate, almendra y coco (sin harina)

VER RECETA

Paso a paso: galletas de almendra amarga

VER RECETA

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.