La visita de su nieto Francisco, motivo de alegría para Isabel Pantoja

por hola.com

Jessica Bueno ha regresado a España para que su hijo disfrute de unos días en compañía de su padre y cumplir así con el régimen de visitas que Kiko Rivera tiene establecido, que además coincide con el permiso penitenciario de Isabel Pantoja. La modelo, que está embarazada de su segundo hijo, ahora reside en Londres junto a su marido, el futbolista Jota Peleteiro.

VER GALERÍA

Kiko Rivera acudió a la casa de Jessica en Los Molares, Sevilla, acompañado de su tío Agustín para recoger al pequeño que el próximo mes cumplirá tres años. El hijo de la artista abandonó la residencia con una sonrisa y con el niño en brazos. Ambos emprendían el camino a la finca de Cantora donde les esperaba Isabel Pantoja para reencontrarse de nuevo con su nieto. Un motivo de gran alegría para la cantante en unos momentos delicados para la familia

VER GALERÍA

El pasado jueves, 8 de octubre, Isabel Pantoja abandonaba la prisión de Alcalá de Guadaíra para afrontar su permiso penitenciario más difícil. Durante estos días se está reencontrando con los suyos y también con sus dos nietos, el hijo de Isa Pantoja, Alberto, y el niño de Kiko Rivera, Francisco.

VER GALERÍA

Poco después de que la artista saliera la cárcel, su hija llegaba a la finca en un vehículo que conducía su prima Anabel y en compañía de su pareja Alejandro Albalá y su hijo Alberto. Un esperado reencuentro tras la tormenta mediática que se ha generado a su alrededor en los últimos días. Isa Pantoja parece querer afrontar las adversidades con valentía y entereza, al menos eso es lo que asegura en las redes sociales: “Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena”.

- ¡A Jessica Bueno ya se le nota el embarazo!

- El esperado encuentro de Isa Pantoja con su madre tras su salida de prisión

- Isabel Pantoja abandona la cárcel para afrontar su permiso penitenciario más difícil

Por tercera vez desde que entrara en prisión, Isabel Pantoja abandonaba Alcalá de Guadaira para disfrutar de un permiso penitenciario, un paréntesis de seis días cuando parece que más lo necesita. Acompañada por su hermano Agustín, que una vez más ha acudido en su coche a recogerla, Isabel salió con el gesto serio y más delgada, con unos pantalones blancos y un blusón a rayas rojas y blancas que dejaba sus hombros descubiertos, en medio de los gritos de sus fans que la esperaban en la puerta de la prisión.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie