Indonesia: los secretos ocultos de la isla de los dioses

Bali atesora múltiples rincones poco explorados en su centro y norte, desde volcanes activos escondidos en el fondo de la selva a templos que flotan en medio de un lago. Diversas caminatas entre arrozales de altura y palmeras nos permiten descubrir espectaculares cataratas y santuarios antes de sumergirnos en fondos marinos de gran diversidad, en especial en la increíble reserva de Menjangan

Indonesia
Por Josep María Palau

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Hace mucho tiempo que Bali llegó a los mapas turísticos para quedarse. Por eso, sorprende de forma muy grata que buena parte del centro y norte de su territorio siga apegada a sus costumbres y a la vida tradicional. Lo podemos comprobar, incluso, en la ajetreada población de Ubud, cuya fama ha crecido de forma exponencial a partir de que Julia Roberts rodara aquí la película Come, reza, ama junto a Javier Bardem. El tráfico alrededor de los innumerables templetes instalados a las puertas de cada negocio para atraer a la fortuna puede llegar a ser intenso, pero basta tomar el primer desvío para encontrarnos con un oasis esmeralda, recorriendo senderos elevados entre arrozales anegados. El itinerario se vuelve solitario si seguimos el río Sungai y el Campuhan Ridge Walk (de dos a tres horas), verdadera inmersión en la naturaleza exuberante.

Indonesia©MF

Esta caminata de Campuhan es tan solo un aperitivo de lo que nos espera en la ruta hacia Bedugul (a dos horas en coche). La pista se eleva entre curvas, buscando un paso en la selva tupida, que, por momentos, se esconde tras un velo de niebla. De pronto, una mano invisible lo retira y aparece un inesperado paisaje en el que destacan dos espejos de agua: los lagos volcánicos de Danau Buyan y Danau Bratan. No muy lejos, el volcán Batur sigue activo y, a pesar de ello, si se nubla, la temperatura puede llegar a caer hasta los 16 0C.

A orillas del segundo de los lagos se alza el templo más fotografiado de Bali. Se construyó en el siglo xvii y su singularidad reside en que se alza sobre unas pequeñas islas, a escasa distancia de la orilla, ya que honra a Dewi Danu, diosa de las aguas. El santuario es hinduista, pero hasta él llegan claros los cantos del muecín de una mezquita cercana, que siguen resonando mientras se avanza por calles empinadas hasta el jardín botánico Panca Yadnya (de las cinco ofrendas), en realidad una montaña entera convertida en reserva natural. Antes de llegar, el mercado tradicional vende todo tipo de frutas exóticas, del mango al durián, pasando por las fresas, muy abundantes en Bali.

Indonesia©GettyImages
Una mujer rema en un bote tradicional hacia el fotogénico templo Danau Bratan llevando su ofrenda de flores. Izquierda, terrazas de arroz a los pies del volcán Agung, el más alto de Bali y aún en activo.

El viaje sigue siempre hacia el norte, hacia Lovina, atravesando arrozales en los que crecen palmeras. Esta es la típica población costera donde uno se sienta a escuchar el batir de las olas, ya que aquí las playas son muy estrechas y de arena negra, de origen telúrico. El panorama cambia al atardecer, cuando las aguas se retiran y dejan una gran extensión de tierra que se alterna con láminas de agua, en las que la gente del lugar recolecta pequeños crustáceos o simplemente pasea. Es el momento de instalarse a disfrutar del espectáculo en un ikan bakar, asador popular en el que se degusta el pescado a la brasa.

Antes de dejar la región de Lovina, hay que internarse de nuevo en las montañas más próximas para sumergirse en el rugido de las cataratas de Aling Aling, que dan nombre a un parque natural cercano a Singaraja. El primer salto que se encuentra por el camino de acceso es aprovechado por el turismo local para lanzarse a una poza. Sin embargo, basta avanzar unos metros más para encontrarse frente a la verdadera catarata, majestuosa, con sus casi 40 metros de caída en medio de un anfiteatro envuelto en la vegetación.

Indonesia©NVG
Indonesia©NIS
Arriba, el Templo Pura Gunung Kawi, conocido también como el Templo de los Reyes y excavado en la piedra, lo que lo hace único en la isla. Abajo, la inmersión en el fondo marino de Pemuteran permite bucear entre las paredes del templo subacuático ubicado en las profundidades, que ha dado origen a un mágico jardín de arrecifes.

La última etapa del viaje lleva hasta Pemuteran, uno de los escasos lugares donde se encuentran lenguas de arena blanca en Bali. A medida que uno se adentra en el océano, la arena se convierte en roca plana, porosa, para mutar finalmente en barrera de coral. Por eso, muchos se acercan hasta aquí para practicar el submarinismo o disfrutar del fondo marino haciendo snorkel, en particular en la vecina isla de Menjangan. El arcoíris que forman las especies que habitan bajo el mar es el broche ideal a este viaje por el centro y norte de esta isla de Indonesia.

No dejes de...

Disfrutar de la serenidad del Brahma Vihara. En Bali solo existe este templo budista, encaramado en lo alto de un monte con vistas al mar y de fácil acceso desde Lovina. Ecléctico, combina en sus diferentes edificios el estilo tradicional balinés, que parece salido de El libro de la selva, con influencias de la arquitectura china y tibetana. Parte de las construcciones resultaron afectadas durante un terremoto en 1976, pero en 1982 el propio Dalai Lama acudió a inaugurarlas tras ser recuperadas. Una escalinata lleva hasta tres budas de piedra blanca que, por encima del complejo, otean el horizonte. Es la atalaya perfecta para esperar el ocaso.

Guía práctica

Guía práctica

Indonesia©Elizaveta Galitckaia/Alamy Stock Photo
Cuándo ir

La mejor época para visitar Bali es la estación seca, que va entre los meses de mayo a septiembre, aproximadamente. Si bien es posible que caiga algún chubasco puntual durante la estancia, estos meses son los más tranquilos.

Cómo llegar

El aeropuerto internacional Ngurah Rai es el único de Bali, pero para llegar a él desde España hay que hacer una escala en Doha, con Qatar Airways, o en Estambul, con Turkish. MINT57 (mint57.com) propone viajes a Indonesia a medida y otros organizados, como uno de 14 días para visitar Bali con niños, con relax final en las islas Gili. Desde 2200 € una familia de dos adultos y un niño, vuelos aparte.

Cómo moverse

El tráfico de las principales carreteras isleñas puede asustar de entrada, pero tiene más que ver con el volumen que con la velocidad, siempre baja. En todas las poblaciones hay servicios locales de taxi, con conductores muy eficientes y amables, y muchos hoteles también disponen de chóferes propios. El servicio no alcanza los 20 € diarios al cambio. Otra alternativa divertida es alquilar un escúter.

Dónde dormir

En Ubud abundan las ofertas de alojamiento. Paz y relax es la propuesta de AGUNG RAKA (agung-raka-resort-and-villas-bali.hotels-ubud.com), distribuido en una serie de edificios independientes en medio de los arrozales. En Bedugul, la mejor referencia es el hotel SARANAM RESORT AND SPA BATURITI (best-bali-hotels.com), un cinco estrellas a ocho kilómetros del centro con spa, clases de yoga y todo tipo de instalaciones. Con una estrella menos y en la misma ciudad, HANDARA GOLF&RESORT BEDUGUL (best-bali-hotels.com), a cuatro kilómetros del lago Buyan. En Pemuteran, es todo un placer alojarse en el SUN SUKO (sunsukoretreat.com), con sus construcciones de madera ubicadas en la falda de una montaña, sus baños exquisitos en piedra y madera taraceada y un buen spa.

Dónde comer

Para una noche especial en Ubud, hay que acudir al ARMA (armabali.com), un elegante restaurante de aires coloniales, que forma parte de un complejo con museo y auditorio. En Pemuteran, es imprescindible saborear la comida de D’BUKU, un warung (restaurante sencillo y popular) que no tiene dirección oficial, pero todo el mundo conoce.

Más información

Turismo de Bali, balitourismboard.or.id


Más sobre