duques-cambridge1-gtres

1.500 PERSONAS

Los Duques de Cambridge y el príncipe Harry, en el emotivo homenaje a las víctimas del incendio de Londres

Acudieron a la catedral de San Pablo, que acogió un multitudinario acto en recuerdo de las 71 personas que perdieron la vida hace seis meses

por hola.com

Los Duques de Cambridge y el príncipe Harry quisieron apoyar este jueves a las víctimas del incendio que asoló la Torre Grenfell, el pasado mes de junio. Con los sentimientos a flor de piel, las 1.500 personas que se dieron cita en la catedral londinense de San Pablo, entre las que se encontraba parte de la Familia Real británica, recordaron a los 71 fallecidos y homenajearon a los familiares y a los supervivientes. Con ellos estaban también el príncipe Carlos y la Duquesa de Cornualles. Todos ellos quisieron agradecer además a los servicios de emergencia su rápida respuesta tras la tragedia, ocurrida hace exactamente seis meses.

VER GALERÍA

La Duquesa de Cambridge, del brazo de su marido, acudió embarazada de cinco meses a un multitudinario acto que fue retransmitido en directo por la BBC1. Ataviada con un sombrero de fieltro azul marido y un abrigo corto con doble abotonadura a juego, presenció junto a su esposo y su cuñado el servicio religioso al que también asistió la primera ministra Theresa May y la cantante Adele, entre otras personalidades del munto de la política y la cultura.

VER GALERÍA

Durante el transcurso del sentido homenaje, las 1.500 personas fueron testigos de actuaciones musicales como la de Ebony Steel Band o la de un coro islámicos de niñas de varias escuelas. También se proyectó un montaje sonoro de voces anónimas de la comunidad de Grenfell. Tras el emotivo recuerdo, las familias de los fallecidos y los supervivientes del incendio salieron de la catedral en silencio, portando rosas blancas en sus manos.

VER GALERÍA

Lo cierto es que durante este tiempo, la Familia Real británica ha mostrado su apoyo a las víctimas del incendio. Dos días después de producirse, la reina Isabel II y el príncipe Guillermo se desplazaron al lugar de la tragedia para presentar sus respetos a las víctimas y encontrarse con los voluntarios que habían participado en las labores de rescate. Ambos se mostraron visiblemente afectados. El duque de Cambridge, de hecho, reconoció que se encontraba ante "una de las cosas más terribles que he visto", y prometió regresar. Así lo hizo, junto a su hermano, el príncipe Harry, con quien visitó en septiembre un centro que ayuda a las familias afectadas por el desastre. Allí se reunieron con miembros de la comunidad de Grenfell y con las personas que se encargaban de coordinar a los voluntarios.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie