lifting-express

'Lifting express': la forma más rápida de rejuvenecer el rostro

Es una técnica de medicina estética menos invasiva que el estiramiento facial total y consigue excelentes resultados para combatir los signos visibles del paso del tiempo

por Nuria Safont

Al igual que en el resto del cuerpo, la estructura ósea de la cara, la musculatura y la piel sufren un proceso involutivo con el paso de los años que desencadena en la aparición de pliegues o arrugas, así como una alteración en el contorno: hundimiento de los ojos, pómulos menos marcados y la cara se alarga. Además, otros factores externos como el hábito tabáquico, el sol o situaciones de estrés pueden adelantar o empeorar los signos del paso del tiempo. Sin embargo, debido al deseo de ganar años a la vida y rejuvenecer el aspecto corporal, la ciencia médica, en concreto, la quirúrgica, ha puesto en manos de la población procedimientos, cada vez menos invasivos y seguros para rejuvenecer el rostro. Es el caso del lifting.

También llamado estiramiento facial tiene como finalidad  tensar la piel del rostro y del cuello. Se realiza con anestesia general puesto que la intervención quirúrgica es la única que puede estirar la piel y retirar el exceso para recuperar la forma de la cara de hace unos años. Los productos cosméticos atenúan la aparición de arrugas pequeñas y poco visibles pero no se obtienen los mismos resultados.

- Relacionado: Gimnasia facial para prevenir el envejecimiento

¿Qué tipo de estiramiento necesito?

Existen diferentes tipos de lifting. El total o craneofacial remodela la cara por completo, la barbilla y parte del cuello. La intervención se realiza mediante incisiones que comienzan generalmente  en las sienes, disimuladas en el pelo, se extienden por una línea natural que pasa justo delante de las orejas y continúa detrás del lóbulo de las orejas hacia la parte posterior del cuero cabelludo. Si es preciso trabajar sobre el cuello, se puede hacer una pequeña incisión detrás de la barbilla. El resultado: una cara más joven.

También se pueden realizar estiramientos por partes. Por ejemplo, de la frente, combinado con un estiramiento de párpados y reducción de bolsas. Lo adecuado es acudir a un centro médico especializado en este tipo de intervenciones y que sea el cirujano quien asesore sobre las necesidades del paciente.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que cada lifting y su resultado dependen del tipo de piel y de su estado, así como de los huesos y de otros aspectos hereditarios del paciente. Todos estos factores se tienen en cuenta a la hora de llevar a cabo este tratamiento. De ahí que sea de vital importancia una buena comunicación entre el especialista y la persona que se vaya a realizar esta intervención.

VER GALERÍA

 

'Lifting express'

En los últimos años y para adecuarse a las necesidades que demanda la población, han surgido técnicas más rápidas y sencillas, como el lifting express. Se trata de una novedosa técnica de rejuvenecimiento rápido con mínima agresión y con máximos resultados. “Es muy poco invasiva y tiene como objetivo tensar el cuello y aumentar la definición de las líneas mandibulares”, explica la doctora Ana Tellez.

Consiste en la elevación del rostro mediante la tensión de dos zonas de la cara. A diferencia del estiramiento completo, esta intervención solo requiere tres puntos de sutura. La anestesia, por su parte, es local. Para llevar a cabo este tratamiento de medicina estética se emplean hilos especiales trenzados que estiran y elevan el rostro en diferentes puntos. 

- Relacionado: ¿Cuál es la edad ideal para el 'lifting'?

Apto para 'casi' todos 

Debido a que es menos agresiva, está indicada para todo tipo de personas a partir de los 40 a los 45 años, etapa en las arrugas se hacen más visibles. El único requisito es que no tengan exceso de grasa en la mandíbula y el cuello. “Esta técnica está especialmente indicada para personas con flacidez en el cuello, con defectos poco pronunciados. En el caso de tener mucha grasa, se recomienda realizarse una liposucción previa”, indica la especialista.

Por otro lado, si se es fumador se tiene que dejar de fumar un mes antes y un mes después de la intervención, puesto que el tabaco daña la microcirculación y puede alterar los resultados.

Tras la intervención, se puede sentir cierta tirantez delante de la oreja. También puede aparecer algún hematoma que se reabsorberá por sí solo.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie