Tristán Domecq nos recibe junto a sus primos en su acogedora y elegante casa de Madrid

El interiorista es nieto de los marqueses de Mos y de Valladares y bisnieto de los condes de la Maza; su bisabuela era también condesa de Frigiliana

Casa Tristán Domecq

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

“Mi rincón favorito es, desde luego, el jardín, he estado todo el invierno saliendo aunque cayesen chuzos de punta. Pero la verdad es que me voy moviendo por él según la hora, la estación, el día, si estoy viendo como florecen unas plantas u otras…”, nos cuenta Tristán Domecq, que nos recibe en su elegante y acogedora casa, un oasis en Madrid, que también le permite disfrutar de otra de sus pasiones, el paisajismo. El interiorista, nacido en Vigo, una referencia en el mundo de la decoración, aúna talento, educación autodidacta y mucha pasión. Combinación de estilos, atemporalidad, piezas vintage y un sello muy personal son algunas de las claves que le han llevado al éxito. Su lema es: las casas, para vivirlas. No hay duda viendo la suya, cuyas puertas hoy nos abre junto a sus primos maternos, todos nietos de Rafael Pérez Blanco y Elena Pernas Martínez, marqueses de Valladares y marqueses de Mos, este con Grandeza de España, títulos que hoy ostentan respectivamente el padre de Mariana y Diego y el de Marina. Junto a ellos posan también Jorge y Leticia de la Peña. Por parte de padre, otro apellido ilustre y más que reconocido, Tristán Domecq es nieto de Alfonso Domecq González y Silvia Sainz de la Maza Falcó y bisnieto, por lo tanto, de María Cristina Falcó y Álvarez de Toledo, condesa de Frigiliana, y Leopoldo Sainz de la Maza y Gutiérrez-Solana, conde de la Maza.

Portada ¡HOLA! 4014©Hola
Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
Tristán Domecq nos abre las puertas de su casa, a la que se mudó a finales de febrero del pasado año, tan solo dos semanas antes del confinamiento. En la imagen, en la impresionante piscina, rodeada por un gran jardín, junto a sus primos: de izquierda a derecha, Mariana Pérez-Blanco Araujo, que es abogada; Leticia de la Peña Pérez-Blanco, directora de adquisiciones inmobiliarias en una empresa del sector, y Marina Pérez Blanco Díez-Labin, maestra de educación infantil. Al fondo, Jorge de la Peña Pérez-Blanco, consultor de ‘supply chain’.

—¿Hace mucho que vives en esta casa?

—Algo más de un año. Exactamente me mudé el veintiocho de febrero, dos semanas antes del confinamiento. Fue una bendición. No se por qué tenía en mi cabeza que me tenía que mudar en febrero sí o sí, me costó sangre, sudor y lágrimas. Con toda la obra, nadie pensaba que iba a llegar a tiempo, pero lo conseguí y, gracias a esto, pasé aquí el aislamiento.

“Me enamoró porque era una casa muy auténtica, de los años cuarenta o cincuenta, de las que ya quedan pocas en Madrid, y me divierte volver a sacarle brillo”

—¿Es la casa de tus sueños? ¿Te costó encontrarla?

—Ahora mismo sí es la casa de mis sueños. No me costó encontrarla porque realmente no la buscaba, fue casualidad. Me apetecía tener un jardín o una casa con desahogo de fin de semana y estaba buscando eso por los pueblos de las afueras de Madrid. De casualidad me metí un día en un portal inmobiliario, porque estoy todo el rato buscando casas, pisos, etc., para reformar, y encontré esta. A mí lo que más me gusta del mundo es que llegue el fin de semana y disfrutar de mi casa, así que empecé a pensar que quizá tener que salir en coche cada viernes no era lo que necesitaba.

Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
Tristán, en el comedor exterior que se ve en detalle, a la derecha. En la mesa dispuesta, las vajillas y fuentes son de Compañía de Indias, que el interiorista va coleccionado, poco a poco, adquiriendo las piezas en su-bastas y anticuarios de España, Portugal y Francia. La cubertería procede de un mercadillo en Florencia, y la cristalería, jarrones de cristal y salva-manteles son de su tienda, Tristán Domecq Casa, como también las mesas auxiliares de hierro (arriba). En esa misma imagen, las butacas de bambú con detalles de latón las compró en un anticuario de Italia y los cojines están hechos de retales de telas que encontró en un mercadillo portugués.

—¿Qué te enamoró de ella a primera vista para quedártela?

—Me enamoró porque era una casa muy auténtica de los años cuarenta o cincuenta, de inspiración herreriana, muy típica de Madrid, pero de las que ya quedan pocas. Y a mí me gustan esas casas que fueron bonitas en su día y han pasado por procesos de reforma horribles. Me divierte volver a sacarle brillo a la casa. Y luego, que tenía un jardín muy grande, que me permitía investigar en el nuevo campo que me encanta, el paisajismo.

Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
La mesa del comedor exterior es un regalo de su abuela Elena que compró hace más de cincuenta años. “¡Y sigue siendo moderna!”. Los estores son de una tienda tradicional de artesanos de la calle Toledo de Madrid.

—Pero luego la has reformado entera, jardín incluido…

—El jardín estaba muy preparado para sequías, con árboles muy de secano, poco colorido… Vamos, bastante deprimente. Y la casa, de una planta, tenía las distribuciones de la época. Mucho cuartito, poco baño, pasillo… Yo tenía dos objetivos claros: uno, respetar absolutamente la arquitectura, que era lo que me había enamorado, y, por dentro, hacerle una reforma totalmente integral, la tumbé abajo, no dejé nada en pie. Y el resultado es el que yo quería, parece como que le he hecho un lavado de cara. Me lo tomé como un reto y como una forma de dar un avance profesional. Siempre he intentado, antes de hacer algo que no he hecho para los demás, hacerlo para mí.

Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI

—Digamos que usas tus casas como ‘laboratorio’.

—Totalmente. Como me mudo tanto, porque ya llevo unas veinte casas a mis espaldas, con sus correspondientes mudanzas, siempre lo he hecho así. Cada vez que quiero investigar algo o cambiar el registro, siempre utilizo mi casa.

“Soy familiar, aunque también muy independiente, pero ahora que tengo esta casa, invito todo el rato a mis primos y a mis amigos”

—De todas formas no solo has cambiado de casa, también de forma de vivir.

—Vivía en la Puerta del Sol, con eso te digo todo. Ahora, tienes que coger el coche, vives más aislado. Pero yo me lo planteaba como una forma de vida, siento que vivo en el campo. Quería disfrutar de la casa y del jardín, y me hacía ilusión tener huerto, pero usarlo, no para tenerlo de adorno. Aquí ahora comemos del huerto a diario.

Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
Arriba, El comedor, que es diseño de Tristán. El cuadro es de Maíllo, de la galería Ponce y Robles. “La columna la compré en Francia en un mercadillo de antigüedades”, nos dice. Abajo, otro ángulo desde el que se divisa la chimenea y, al fondo, el salón, con grandes ventanales, que vemos en detalle a la izquierda. La mesa es un diseño de su estudio y la lámpara de mesa blanca, de Mil Estudios. Todas las paredes de la planta baja son de revoco de cal.

—¿Te encargas tú personalmente de cuidarlo?

—No tengo mucho tiempo y hay una persona que lo cuida, pero, cuando llega el viernes por la tarde, mi máximo plan es ponerme la ropa del jardín y podar, cavar la tierra, revisar el huerto, plantar, ver plantas, fumigar, absolutamente de todo.

“Tiene un jardín muy grande, que me permite investigar en el nuevo campo que me encanta, que es el paisajismo”

—¿Y de dónde te viene esta afición por la jardinería?

—De pequeño, mi abuela Elena vivía en una casa muy grande en medio de la ciudad con un jardín enorme, estaba cuidada la parte pegada a la casa, pero el resto era una auténtica jungla y me pasaba la vida escalando árboles, haciendo cabañas, cavando con el jardinero y con la ilusión de mejorarlo, pero, claro, era pequeño —ríe—.

Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
La biblioteca, en madera de roble, donde Tristán guarda los libros que ha ido coleccionando. La butaca de pies es un diseño de Eames.
“Vivía en la Puerta del Sol, así que esto no es solo un cambio de casa, sino un cambio de vida radical”

—¿Y la cocina es la parte más vivida? Porque tengo entendido que cocinar viene de familia.

—Mira, realmente la casa es amplia pero no tiene ninguna estancia descomunal; sin embargo, la cocina sí es muy grande. Estaba compartimentada en tres zonas y la unifiqué en un mismo espacio. La obsesión de mi familia, tanto por parte materna como paterna, siempre ha sido la cocina y la comida, es algo que llevamos en los genes todos —ríe—. En mi casa solo se habla de qué vamos a comer y de qué has cocinado. ¡Eso desde que nací!

—Pues no te queda más remedio entonces que ser un buen cocinero.

—Soy cocinillas, sí. Pero en mi familia ha habido y hay profesionales de la cocina, yo soy un aficionado. Y además es que la cocina siempre ha sido el punto de encuentro, el nexo de unión en nuestras reuniones, por eso le he dado tanta importancia. No solo me gusta que sea funcional, cómoda, práctica…, también me gusta que sea un sitio donde me apetezca sentarme, disfrutar y contemplar.

Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
Junto a estas líneas, Tristán, junto a Mariana, Marina y Leticia, en la espectacular cocina y listos para cocinar los productos que cultiva el interiorista en su propia huerta. Diseño propio de su estudio, está pintada en azul oscuro brillo y la isla es de madera de roble. La encimera es de mármol Macael. “Los fuegos son de una casa francesa y, además, tiene incorporada una plancha y una barbacoa. Era importante que se pudiera hacer carne, verdura de la huerta…”.

—Con esta piscina no parará de sonar el timbre…

—Me encanta recibir amigos en casa y, de hecho, en primavera y verano todo el día tenemos gente. Plan de piscina, comidas, cenas o lo que sea.

“Supe que quería esta casa desde el momento en que la pisé. Quise respetar la arquitectura, pero por dentro la tiré entera, no dejé nada en pie. Me lo tomé como un reto y como una forma de avance profesional”

—¿Y cuando ya has terminado y tu casa está lista y organizada se queda así o de repente te da por cambiar de nuevo?

—Todo el día estoy cambiando cosas de la casa. Piensa que es mi profesión y estamos todo el día viendo muebles, telas etc. Y no solo las grandes, también cambio las cosas pequeñas, como los vasos. Piensa, además, que he abierto una tienda en noviembre… ¿Que esto no se vende? Pues me lo quedo yo, y así todo el rato.

Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
Abajo, el cuarto de baño principal. El cuadro sobre la bañera es de Souto; el coral, comprado en una subasta y los candelabros de plata son herencia de su abuela paterna, Silvia Sainz de la Maza, igual que los cuadros de la habitación, bajo estas líneas. Arriba, otro de los cuartos de invitados.

—Menudo momento para emprender, Tristán, hay que ser valiente con todo lo que ha pasado.

—Mucha gente me dice eso, pero yo no lo vi como ser valiente, sino como una oportunidad, es más, creo que era la evolución natural, estábamos pagando un estudio y no nos aportaba nada estar allí y dije: ¿por qué no lo invierto y tengo un showroom a pie de calle donde podamos vender? Ya teníamos un tienda online. Y ha salido muy bien. Es la mejor decisión que he tomado en dos mil veinte.

“Tenía dos objetivos claros: respetar absolutamente la arquitectura y por dentro hacer una reforma totalmente integral”

—¿Cuándo empezaste a interesarte por el interiorismo?

—Interiorismo como tal no te sé decir. En mi familia ha habido arquitectos y decoradores; mi abuela ayudaba a sus hijos a hacer sus casas, se encargaba ella de llevar la obra, elegir materiales, etc. Mi madre ha sido decoradora y tenía una tienda y mi bisabuelo era promotor… Es algo que he vivido desde pequeño. Cuando ya tenía edad para ir solo en bicicleta, me iba por Vigo buscando obras y me metía en ellas porque me divertía. No era interiorismo, claro, pero el mundo me gustaba ya de niño.

Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
La habitación principal. Las cómodas italianas de los años cincuenta son de Beatriz Bolgoma, la alfombra persa es regalo de su abuela Elena y la mesa de comedor al lado de la ventana —donde se apoya en la imagen inferior— la adquirió en un mercadillo en Francia.
“En mi familia la obsesión ha sido siempre la cocina y la comida, es algo que llevamos en los genes. En mi casa solo se habla de qué vamos a comer o qué has cocinado” —ríe—

—Sin embargo, estudiaste Dirección de Empresas y dirigiste inicialmente tu camino hacia la moda.

—En Inditex empecé cuando terminé la carrera, trabajaba de dependiente en Zara. Luego fui promocionando hasta que acabé de encargado, fui el primer chico que trabajé en Madrid en un Zara señoras; luego decidieron abrir la cadena nueva Uterqüe e hicieron promoción interna. Me presenté para manager y entré de product manager. Éramos dos y yo llevaba los países árabes, Turquía, Grecia, sur de España y Madrid. Me encargaba de llevar las tiendas desde A Coruña.

Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
Izquierda, el vestidor.

—¿Por qué decidiste dejarlo y evolucionar hacia otro camino?

—Aprendí muchísimo y siempre lo digo: gracias a haber trabajado ahí durante cinco años, puedo hacer lo que hago ahora, porque para mí fue un máster. Pero no sé, estaba inquieto y quería hacer algo por mi cuenta, y, como te digo, me gustaba el tema de las obras y de la arquitectura. Me puse a hacer un curso de Autocad de tres meses para poder hacer planos de distribuciones y después me compré mi primera casa, hice mi primera obra…, planos, distribución, investigué materiales y oficios, y me puse a trabajar con ellos, a aprender a aplicarlos, vamos que fui básicamente el obrero, no te exagero nada. El primer proyecto era para mí, pero de ahí me salieron clientes, sin buscarlos… y mira.

“Aprendí muchísimo en Inditex, donde fui dependiente y, luego, ‘product manager’. Gracias a haber trabajado ahí cinco años, puedo hacer lo que hago ahora, porque para mí fue un máster”

—¿Cuál es tu sello personal como decorador?

—La importancia que les damos a las cocinas. Y yo creo que mucha gente nos conoce por ello.

Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
Una divertida imagen de las chicas en el Morgan de Jorge y Leticia, y Tristán, en plena faena en su huerto.

—En las fotos posan algunos de tus primos contigo. ¿Eres una persona muy familiar?

—Sí, soy bastante familiar, pero en general, aunque me encanta recibir, soy muy independiente. No suelo hablar por teléfono con mi familia ni amigos en general. Luego sí me gusta tener contacto y, ahora que tengo esta casa, pues invito todo el rato a mis primos y a mis amigos.

“Llega el viernes por la tarde y mi máximo plan es ponerme la ropa del jardín y podar, cavar la tierra, revisar el huerto, fumigar, absolutamente de todo”

—¿A qué dedicas tu tiempo libre, si es que lo tienes?

—Pues ahora dedico mi tiempo libre al jardín, básicamente. A ver cosas bonitas, buscar espacios que me puedan inspirar en redes sociales, a mover mi casa todo el rato, a buscar artistas que me puedan gustar. Es trabajo, pero es mi hobby.

Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI

— ¿Qué cualidades de tu personalidad destacarías?

—Soy inquieto, perfeccionista, un poco maniático. O sea, perfeccionista-maniático. Y también ordenado-maniático (ríe). Es que soy muy virgo. Y crítico conmigo mismo.

“Cuando ya tenía edad para ir solo en bicicleta, me iba por Vigo buscando obras y me metía en ellas porque me divertía. No era interiorismo, claro, pero el mundo me gustaba ya de niño”

—¿Un proyecto de futuro?

—Pues me encantaría desarrollar un hotel boutique mío pequeñito, muy hogareño. Sería mi siguiente proyecto. No sé cuándo, pero lo tengo en mente.

Casa Tristán Domecq©ANDREA SAVINI
Junto a estas líneas, Tristán, en la puerta de su casa con sus primos Leticia, Diego, Jorge, Marina y Mariana, y junto sus perros, ‘Waya’, la pastor alemán que adoptó, y su teckel, ‘Cleo’, esos días, con un nuevo compañero de aventuras, ‘Bruno’, el teckel de unos amigos.

TEXTO: MARTA GORDILLO

REALIZACIÓN: MARÍA PALACIOS

FOTOS: ANDREA SAVINI

ESTILISMO: ALFONSO NAHUM

PELUQUERÍA Y MAQUILLAJE: TATI GARU

ATREZZO: TRISTÁN DOMECQ CASA/ LOEWE/SOL Y LUNA/DANDELION FLORES Y EVENTOS

VESTUARIO TRISTÁN: LOEWE/EDMMOND STUDIOS/SANDRO/SHON MOTT/SCALPERS

VESTUARIO PRIMOS: VAGARY KALON/BASH/SHON MOTT

DELANTALES DE HOME O’ CLOCK BY EUGENIA OSBORNE