Descubre lo que pueden dar de sí en la cocina el pulpo y el calamar

Descubre lo que pueden dar de sí en la cocina el pulpo y el calamar

Son dos de los moluscos que más nos gustan en este país, sobre todo a la gallega, el primero, y a la romana, el segundo. Pero dan mucho más de sí y son cientos las recetas que puedes preparar con ellos, tanto frescos como congelados. Sigue leyendo para conocer sus características y aprende a prepararlos de 9 maneras diferentes

Por

Pertenecen a la misma familia. Ambos son moluscos cefalópodos, animales que tienen los ‘pies en la cabeza’ y su cuerpo está dividido en tres partes: cabeza, cuello y tronco.  Además, cuando se sienten en peligro expulsan tinta que almacenan en una bolsa y que se aprovecha para hacer multitud de elaboraciones culinarias.

Pulpo y calamar son considerados también mariscos y como el resto de sus 'hermanos' puedes cocinarlos de mil formas distintas. Hay que darles el tiempo adecuado de cocción, apliques la técnica que apliques, para disfrutar de su textura y de su delicioso sabor. Un exceso de cocinado provocará un endurecimiento de la carne o un efecto chicloso al morder que no es nada agradable.

Desde un punto de vista nutricional

Desde el punto de vista nutricional, los dos son bajos en calorías y no tienen grasas saturadas, destacan por aportarnos proteínas y varios minerales como yodo, potasio, zinc, fósforo y hierro. Todo ello se traduce en un notable aporte energético y saludable, por lo que te vendrá muy bien consumirlos en cualquiera de sus formas y variedades.

Distintas variedades

Hay numerosos tipos tanto de calamar como de pulpo y los puedes encontrar en el mercado de distintos tamaños, enteros o troceados, frescos o congelados. En el caso del pulpo, incluso, tienes el formato cocido, listo para aderezar y comer.

Parecidos al calamar son los chipirones, la sepia, la pota, los chopitos o los chocos o choquitos. El calamar más apreciado (también es el más caro) es del potera, ya que está pescado uno a uno con anzuelo y sólo en una época del año: de agosto a noviembre. Le sucede lo mismo que a una variedad de chipirones, que son calamares más pequeños, muy valorados en el norte del país.

Cómo cocinarlos

El pulpo cocido, troceado y aderezado con sal, aceite de oliva y pimentón -'a la gallega'- es la forma más habitual de consumir este cefalópodo. En los últimos tiempos ha proliferado también cocinado a la brasa y servido tal cual o con alguna salsa, incluso rebozado y frito como una tempura. Pero también es delicioso guisado, añadido a pastas, arroces, salpicones, ensaladas...

Por su parte, la receta más popular con calamares es la que se conoce como 'a la romana', esto es rebozados y fritos. Aunque tenemos en nuestro recetario otro sinfín de propuestas: a la plancha, con tinta, guisados, encebollados, rellenos...

Te presentamos una selección de 9 recetas con estos dos productos y algunas de sus variedades más conocidas. Los hemos combinado con otra gran cantidad de ingredientes (verduras, pasta, arroz, otros mariscos..., incluso con carne en algún caso). Disfruta de todo el potencial de estos dos auténticos reyes del mar.

Paso a paso: guiso de patatas con calamar

VER RECETA

Paso a paso: pulpo a la parrilla con ajo blanco

VER RECETA

Paso a paso: puntillitas fritas a la andaluza

VER RECETA

Paso a paso: tapitas de puré de guisantes con pulpo gratinado

VER RECETA

Paso a paso: ensalada de rúcula y choquitos

VER RECETA

Paso a paso: salpicón de pulpo y calabacín

VER RECETA

Paso a paso: albóndigas con sepia en salsa de tomate

VER RECETA

Paso a paso: tagliatelle al limón con chipirones

VER RECETA

Paso a paso: arroz basmati con chipirones rellenos de mejillones

VER RECETA

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.