¿Muchas sobras de pan? Aquí tienes seis ideas para aprovecharlas

¿Muchas sobras de pan? Aquí tienes seis ideas para aprovecharlas

Más allá de congelarlo o, mucho peor, tirarlo, reconvierte tus sobras de pan en platos increíbles con estas sencillas recetas

Por

El pan es uno de nuestros alimentos básicos, lo incluimos a diario en nuestra dieta y, muchas veces, en una cantidad que hace que tengamos que pensar en qué hacer con el que nos sobra para no tirarlo (eso, nunca). Y es que la cocina de aprovechamiento es una práctica que nuestras madres y abuelas se sabían al dedillo, pero que a nosotros, a veces, se nos olvida. Y el pan es un ingrediente perfecto para ella.

Sea cual sea el tipo de pan que compres, porque la oferta es ya enorme y las tiendas especializadas en uno u otro se han convertido en lugares de peregrinación por mucho de nosotros, puedes reconvertirlo una vez haya perdido textura, aroma y sabor, en platos deliciosos y tan clásicos como, por ejemplo, unas migas de pan extremeñas. Pero el repertorio no acaba aquí. 

Cocina con pan

Pan duro, del día anterior y algo blando o congelado. Puedes elegir el que quieras. Incluso, el mismo día que lo compras o que lo haces en casa, puedes utilizarlo como ingrediente de estas recetas que vamos a proponerte. Aunque nuestra recomendación es que el fresco lo disfrutes tal cual y utilices los primeros para estos platos que no serían lo mismo sin ese toque de ‘pan de otro día’. Es el caso, por ejemplo, de la sopa castellana o de la sopa bullabesa.

Para otras recetas, sin embargo, da un poco igual cuál elijas, porque lo que exige es ser previamente remojado en leche -como en el caso de las afamadas torrijas-, o para darle mucha más jugosidad a unas clásicas albóndigas o al relleno típico del cocido madrileño. Y no solo nos quedamos en nuestro recetario más tradicional, nos traemos las french toasts de nuestro país vecino para desayunar y no desaprovechar ni miga. Por eso, te damos recetas para que puedas usar, tanto el pan blanco como el integral, el pan de molde o una hogaza de masa madre.

Paso a paso: sopa de ajo

Este plato tradicional es de los que más nos apetece cuando empieza a llegar el mal tiempo y los primeros fríos. Para prepararla en casa, tan solo debes hacer rebanadas de pan sentado o candeal (según Moncho López, de Levaduramadre Natural Bakery) es el mejor que puedes usar para esta receta, pues tiene bastante miga, es apretada y, además, lo suficientemente suave como para absorber a la perfección los sabores de los caldos y cremas que preparemos, como en este caso en el que le damos una pequeña vuelta a la receta tradicional y le añadimos cebolla bien pochada que le cambia el color y le da un toque delicioso.

VER RECETA

Paso a paso: crema de guisantes con picatostes y almendras

Como te comentábamos, el pan es perfecto para espesar una crema, pero también para decorarla, con unos picatostes hechos con las sobras del día anterior, bien picadito y frito a la sartén con aceite de oliva virgen extra. Si lo prefieres, también puedes usar el horno para ello.

VER RECETA

Paso a paso: migas de pan

Otro gran plato tradicional es el que tiene como base este ingrediente, el pan, y que es muy típico de Extremadura, las migas extremeñas. El mejor pan para esta receta es el de hogaza, por su gran cantidad de miga y la facilidad para desmenuzarlo. Por eso, no es mala idea ir haciendo acopio de las sobras de hogazas que tengas por casa, conservarlas en una bolsa de plástico y convertirlas en este plato.

VER RECETA

Paso a paso: french toasts con mermelada de fresa y crema de cacahuete

Las tostadas francesas se hacen con pan empapado en leche, almíbar e, incluso, vino. Previamente se reboza en huevo, eso sí; y, después, se fríe en una sartén con aceite o mantequilla. Lo que tú elijas. Para esta receta, perfecta para merendar o desayunar, utiliza un pan de molde que veas que ya empieza a perder sus propiedades.

VER RECETA

Paso a paso: pudín de chocolate

Aunque no te lo creas, puedes utilizar el pan que te sobra en recetas de repostería como ésta, con sabor a chocolate y a medio camino entre un bizcocho y un pudín. Para ello, busca un pan muy blandito que puede ser, incluso, a base de maíz que, según Moncho López, le aportará un sabor muy diferente. Eso sí, te recomendamos que sirvas este postre con un poco de nata montada.

VER RECETA

Paso a paso: albóndigas con tomate

Por último, otro de nuestros platos más tradicionales. Unas albóndigas con tomate, que suelen cocinarse al horno o fritas y que están hechas de carne y un poco de pan, para darle cierta textura y esponjosidad. En este caso, te vale cualquier pan.

VER RECETA

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.