Paloma Cuevas, sobre su divorcio de Enrique Ponce: primeras declaraciones ante el acuerdo amistoso, un año después de su separación

‘Mi energía y mi atención están focalizadas en mis sueños y el más importante es el de seguir viendo crecer a mis hijas en un ambiente familiar lleno de cariño’

Paloma Cuevas HOLA 4016

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Según ha podido saber ¡HOLA!,  la firma del divorcio entre Paloma Cuevas y Enrique Ponce es inminente. Un acuerdo amistoso y en el mejor de los términos, como no podía ser de otra manera. Esta noticia se produce al cumplirse casi exactamente un año desde que, el 6 de julio de 2020, comunicaran su separación de hecho, tras veinticuatro años de matrimonio. “Ha sido una decisión muy meditada, tomada de mutuo acuerdo y desde el profundo cariño y respeto mutuo que nos tenemos y hemos demostrado durante todo nuestro matrimonio”, escribían.

Portada ¡HOLA! 4016©Hola

La inesperada separación

La separación de Enrique y Paloma, uno de los matrimonios más sólidos del panorama social, padres de dos hijas y a punto de celebrar sus bodas de plata, fue en su momento una noticia muy inesperada, dada la discreción que, hasta entonces, había caracterizado a la pareja. Pero la irrupción de una tercera persona, la veinteañera almeriense Ana Soria, fotografiada junto al torero en actitud muy cariñosa, precipitó los acontecimientos. La presión social fue tremenda y, pocos días después de la publicación de dichas imágenes, llegaba el comunicado.

Mientras que Paloma Cuevas se refugiaba en la finca familiar, ‘Cetrina’, en Jaén, junto a sus hijas y sus padres, alejada del ruido mediático y guardando silencio a pesar del aguacero, Enrique y Ana se convertían en la pareja del verano, prodigándose muestras de cariño, apareciendo juntos en público y subiendo fotografías y comen­tarios a sus redes sociales.

“El único sentimiento que tendrá cabida en nuestras vidas será siempre el amor familiar”

Todo el mundo se preguntaba entonces cómo reaccionaría Paloma a esta desagradable situación, programas de radio y televisión, revistas y periódicos hacían conjeturas, hasta que, en declaraciones a ¡HOLA!, Paloma lanzaba un esclarecedor mensaje: “Hemos sido muy felices. Son muchísimos años de un amor muy profundo. Jamás voy a hablar mal del padre de mis hijas. Nunca voy a decir nada negativo de él. Hemos tenido un matrimonio precioso durante veinticuatro años y un amor muy real, muy verdadero. Ninguna separación acabará con el cariño y el respeto que nos profesamos el uno al otro y a nuestras respectivas familias, con las que mantenemos una relación extraordinaria”.

Después, con el paso del tiempo, se hizo evidente que la reconciliación del matrimonio era imposible, tal y como Paloma nos confirmó en aquel momento: “Enrique y yo hemos sido muy felices. Han sido muchísimos años de un amor muy profundo, pero la separación es definitiva. Mi decisión es firme”.

Paloma Cuevas HOLA 4016©Félix Valiente
Paloma Cuevas, más guapa que nunca, posa con uno de los vestidos de fiesta de la colección que ha diseñado para Rosa Clará y que presentará en diciembre.

La firma del divorcio

Han pasado solo doce meses desde entonces, un tiempo muy razonable para llegar a un acuerdo de divorcio, sobre todo sabiendo que, poco después de la separación, ya consensuaron un primer acuerdo que no llegó a consolidarse, pero han sido tantas las especulaciones y los comentarios que daba la sensación de que la noticia se hacía esperar.

Nunca hubo desacuerdos entre Enrique y Paloma ni la menor intención por su parte de ir a juicio, como se ha rumoreado. Otra cosa son las filtraciones maliciosas a las que les han sometido a ambos. A día de hoy, todos los detalles están hablados y decididos, con respeto y teniendo en cuenta, sobre todo, el bienestar de sus niñas, Paloma y Bianca.

“Cada acontecimiento de nuestra vida tiene un fin que contribuye a nuestra evolución personal”

Los términos del acuerdo de divorcio no se han hecho públicos, aunque sabemos que  la custodia de las niñas la tendrá Paloma, y Enrique podrá visitarlas siempre que quiera. El reparto de sus bienes comunes se ha logrado gracias a la buena disposición de Paloma, ejemplar siempre y conciliadora, una mujer muy generosa en todas las facetas de su vida, como Enrique la ha definido siempre.

Paloma Cuevas HOLA 4016©Félix Valiente
Siempre conciliadora y generosa, ha sido gracias a su buena disposición que se ha podido llegar a un acuerdo amistoso.

Declaraciones de Paloma

Ante esta nueva situación, puestos al habla con Paloma, a la que encontramos serena, a pesar de la presión a la que está siendo sometida desde hace meses, ella nos asegura que “el único sentimiento que tendrá cabida en nuestras vidas será siempre el amor familiar”. Y así lo lleva demostrando desde el principio, con elegancia y dignidad.

Desde hace meses, Paloma está volcada en su nueva faceta de diseñadora, una actividad que le apasiona. En diciembre presentará  la colección de fiesta que ha elaborado para Rosa Clará, de la que poco a poco ha ido desvelando algunas pistas. La fotografía con la que abrimos este reportaje es una imagen, hasta ahora inédita, de la propia Paloma, en el espectacular entorno de Medina Azahara, en su tierra natal, Córdoba, luciendo uno de los vestidos que forman parte de dicha colección.

El reparto de sus bienes comunes se ha logrado gracias a la buena disposición de Paloma, ejemplar y conciliadora, una mujer muy generosa en todas las facetas de su vida, como Enrique la ha definido siempre

También ha estado muy ilusionada preparando la Primera Comunión de su hija Bianca, que, finalmente, tendrá lugar a principios de septiembre. “Mi energía y mi atención están focalizadas en mis sueños y el más importante es el de seguir viendo crecer a mis hijas en un ambiente de cariño”, nos confiesa Paloma.

Aunque toda esta situación está siendo tremendamente dura para ella, Paloma es una persona positiva, capaz de encontrar siempre el lado bueno de las cosas. Por eso, al hablar de todo este doloroso proceso y preguntarle a qué conclusión llega tras la firma del divorcio, Paloma nos responde con una reflexión: “Cada acontecimiento de nuestra vida tiene un fin que contribuye a nuestra evolución personal”.

La retirada de los ruedos

Hace unos días, tuvo lugar otro hecho inesperado, en este caso, relativo a la carrera profesional de Enrique Ponce. El pasado 29 de junio, a través de un comunicado que sorprendió a todo el mundo, Ponce anunciaba su retirada de los ruedos «por tiempo indefinido», sin previo aviso, sin ninguna ceremonia de despedida y sin finalizar la temporada taurina. Después de treinta años en la cumbre del toreo y de dos mil corridas lidiadas, siempre con Paloma junto a él, decía adiós a los ruedos con estas palabras: “En este momento de mi temporada taurina 2021, he decidido hacer un alto en el camino y retirarme por tiempo indefinido”.

Paloma Cuevas HOLA 4016©Archivo ¡HOLA!
Una foto de archivo del día de su boda, en la catedral de Valencia, en octubre de 1996.

Paloma Cuevas, premiada por su labor humanitaria

Este verano será muy especial para Paloma. No lo pasará, como otras veces, en la finca de Jaén, ni acompañando a su marido por las plazas españolas, como solía hacer cuando estaban casados. Esta vez, se trasladará junto a sus padres y sus hijas a Marbella, donde el día 8 de agosto acudirá a la Gala Starlitepara recibir un premio, de manos de Antonio Banderas y Sandra García-Sanjuán, por su labor filantrópica y humanitaria. Será una noche de encuentros en la que Paloma estará rodeada por muchos de sus mejores amigos y también por sus padres, Paloma Díaz Combarro y Victoriano Valencia, que este próximo octubre celebrarán sus bodas de oro.

El acuerdo de divorcio entre Paloma y Enrique es amistoso y en el mejor de los términos, como no podía ser de otra manera

Victoriano Valencia Roger, una legendaria figura del toreo, acaba de cumplir noventa años y conserva la elegancia y el señorío que siempre le ha caracterizado. Fue el primer torero en tener estudios universitarios, licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca, donde fue compañero e íntimo amigo de Adolfo Suárez. Tomó la alternativa en septiembre de 1958 y cosechó grandes éxitos tanto dentro como fuera de los ruedos, donde se convirtió en uno de los solteros de oro del momento. Protagonizó varios romances sonados con damas de la alta sociedad, participó como galán en alguna película y celebró una boda por todo lo alto con la que se convertiría en la madre de sus tres hijos. En el mundo del toro se le conocía por sus “faenas memorables”, logró abrir muchas puertas grandes y torear 20 corridas en Las Ventas. Su carrera culminó con una gran trayectoria como apoderado de grandes figuras y empresario de gran éxito.

Paloma Cuevas está volcada en el cuidado de sus hijas y también en la atención a sus padres, que se han trasladado a vivir con ella en Madrid. Ellos son su prioridad, junto a sus proyectos laborales.

Paloma Cuevas HOLA 4016©Mario Sierra
En un reportaje junto a Enrique, en uno de sus viajes a México.

Después del divorcio

Aunque los términos del divorcio no se conocen de momento, la firma del acuerdo podría traer nuevos aires a la vida de Paloma. Tal vez, un cambio de residencia a la casa de La Finca, construida sobre un terreno que le regaló Victoriano Valencia, o poner en práctica el plan de viajar al extranjero con sus hijas durante un curso.

Lo que sí sabemos es que tanto Paloma como Enrique están decididos a que su relación siga siendo respetuosa y muy cercana, por el cariño mutuo que se tienen y por el bienestar de sus hijas. Aunque, como bien dijo Paloma: “La vida nos ha dado amor, una relación maravillosa y una bonita familia que es nuestra pasión. Pero la felicidad a veces se bifurca en caminos diferentes y, hace tiempo, decidimos recorrerlos, pero unidos siempre en un horizonte común: ver crecer a nuestras hijas en familia”. “La vida es así y hay que vivirla, sin dramas, abrazándola con todo el cariño del que somos capaces”.