Enrique Ponce y Paloma Cuevas

En ¡HOLA!, el divorcio de Paloma Cuevas y Enrique Ponce será de mutuo acuerdo

Manteniendo el cariño que les une tras veinticuatro años de matrimonio

por hola.com

Han pasado dos meses desde que, a principios de julio, trascendiera la triste noticia de la separación de Enrique Ponce y Paloma Cuevas. Los acontecimientos se han precipitado y ya están preparando la demanda de divorcio, con un solo abogado para los dos, de mutuo acuerdo, con la intención de acabar pronto con esta desgastante situación y poder pasar página, para poder comenzar una nueva vida, tal y como se puede leer esta semana en las páginas de la revista ¡HOLA! que está a la venta ya como cada miércoles en tu quiosco habitual. Su relación es muy cordial. El cariño y respeto están por encima de cualquier cuestión. 

VER GALERÍA

SI QUIERES LEER EL REPORTAJE COMPLETO, CONSIGUE LA REVISTA A PARTIR DEL MIÉRCOLES EN EL QUIOSCO O COMPRA AQUÍ, DISPONIBLE TAMBIÉN A PARTIR DEL MIÉRCOLES

Enrique Ponce ha querido dejar claro el bien hacer de su mujer durante todos los años de su matrimonio. No habrá desencuentros, el divorcio será de mutuo acuerdo porque lo principal para ambos es la felicidad de sus hijas.

VER GALERÍA

LA REVISTA ¡HOLA! DE ESTA SEMANA ESTÁ A LA VENTA YA COMO CADA MIÉRCOLES EN TU QUIOSCO HABITUAL

No es verdad que Enrique y Paloma estén pensando en solicitar la anulación de su matrimonio eclesiástico. Lo que sí es cierto es que Enrique ha alquilado una vivienda en Almería con opción a compra, donde, supuestamente, convivirá con Ana Soria. La joven estudia en la Facultad de Derecho de Almería y, al parecer, ha trasladado su expediente académico a Madrid, lo que podría significar que la nueva pareja piensa vivir a caballo entre las dos ciudades. La revista ¡HOLA! de esta semana está a la venta ya como cada miércoles en tu quiosco habitual.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie