Francia: por los ‘châteaux’ más señoriales

Margaux, Lafite, Mouton Rothschild… Decenas de palacetes con nombre de gran vino abren sus bodegas entre Burdeos y más allá de Pauillac. Recorrer en bicicleta este itinerario llano resulta fácil, pero si al placer de pedalear entre las viñas sumamos el de continuar hacia las playas del Médoc atlántico, completaremos una deliciosa escapada

Francia HOLA VIAJES
Por Elena del Amo

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Con permiso de champagne y de Borgoña, la región de Burdeos es una de las mecas de los amantes del vino, cuyo nombre está asociado a esas botellas que todo sibarita sabe descorchar cuando una ocasión lo merece. Muy cerca de su capital se suceden decenas de châteaux, con sus mansiones, sus jardines versallescos y, fundamentalmente, las bodegas donde nacen estos caldos de fama mundial. Muchas de ellas abren al público para mostrar todos los secretos de sus alquimias y rematar la visita al lugar con una degustación en la que hasta los abstemios se emocionarán al ver asomar su monumentalidad entre las viñas.

Burdeos capital, donde resulta imprescindible recalar al menos uno o dos días, ofrece el mejor punto de partida para iniciarse en el universo de estos vinos y, de paso, ir entrenando los gemelos para la ruta. Hace un par de décadas, la ciudad comenzó a experimentar un profundo lavado de cara. Se puso en valor a base de espacios verdes y arquitectura de vanguardia con las antaño abandonadas márgenes del río Garona, se remozaron las fachadas de piedra clara de su delicioso casco antiguo y, prácticamente, se expulsó de él al tráfico que las había ennegrecido, sustituyendo los coches por tranvías y bicicletas. Por eso, será fácil rodar por esta villa Patrimonio de la Humanidad y, puestos a aprender de vino, acercarnos a su Cité du Vin, una instalación única donde descubrir cada aspecto de este viejo compañero de la civilización a través de sus 3000 metros cuadrados de exposiciones y talleres.

Francia HOLA VIAJES©GettyImages
Desde Burdeos se puede recorrer en bicicleta el paisaje vitícola que rodea a pueblos como Pomerol, el medieval Saint-Émilion o Loupiac (en la imagen). Sus vinos dulces, como los del cercano Sauternes, han gozado siempre de gran reputación.

También sobre dos ruedas, desde Burdeos podemos enfilar hacia pueblos que, como Pomerol, Sautèrnes o el medieval Saint-Émilion, hacen salivar a los connaisseurs (maestros del gusto). O seguir la más escénica aún Route des Châteaux, en la que se encadenan numerosas bodegas palaciegas. A las afueras de la ciudad, en Blanquefort, arranca esta ruta de un centenar de kilómetros que conduce hasta la última punta de la península del Médoc, con el estuario de la Gironda a un lado y, por cada desvío, una sucesión infinita de viñedos.

Confunde que por estos pagos le digan château a cualquier finca vitivinícola, aunque decenas de ellas sí albergan palacios en toda regla. Al filo de la carreterita D-2 y sus tributarias van aflorando los torreones de Château d’Agassac o Château Palmer, cuyas bodegas son más fáciles de visitar que las del legendario Château Margaux. De no querer pedalear demasiado en cada etapa, por las inmediaciones de este icono convendría hacer una noche y así no perdernos, cruzando en ferri el estuario, la ciudadela que el arquitecto militar Vauban erigió en el pueblo de Blaye.

Francia HOLA VIAJES©GettyImages
Blaye, con su imponente ciudadela del siglo XVII diseñada por el famoso arquitecto militar Vauban y Patrimonio Mundial, es una de las paradas del Camino de Santiago en tierras francesas

Junto al de Saint-Julien, ni 20 kilómetros más arriba, se arremolinan otros representativos, como Château Lagrange, Léoville o Talbot. Y, enseguida, Château Latour o Château Lynch-Bages en el camino a Pauillac, capital de la reputada denominación de origen Médoc. De nuevo a esta altura se impone tomar un respiro de una o dos noches para explorar la zona con calma: las primorosas tiendas del remozado pueblito de Bages, los cafés llenos de ambiente del puerto de Pauillac y un crucero por las islas del estuario, o, siempre cerca, más bodegas prestigiosas de la talla de Château Lafite o Mouton Rothschild, dueña además esta última de un museo consagrado al vino que incluye desde piezas de la antigua Grecia hasta etiquetas de añadas míticas ilustradas por Picasso o Andy Warhol.

Más al norte, podríamos continuar hasta el final de la península, en la Pointe de Grave, entre viñedos menos famosos pero muy bonitos y salpicados de tesoros, como la abadía medieval de Vertheuil o un conjunto de faros y puertos ribereños. Aunque tampoco sería mala idea dirigirnos desde Pauillac hacia las playas del flanco atlántico del Médoc, a unas tres horas de bici. Si hasta entonces hemos ido alternando pequeñas carreteras comarcales con caminos rurales rumbo a las bodegas elegidas, al borde del mar, en Hourtin enlazaremos con la Vélodyssée, la ruta ciclista que recorre toda la costa oeste de Francia.

Francia HOLA VIAJES©GettyImages
Francia HOLA VIAJES©GettyImages
La plaza de la Bolsa de Burdeos, reflejada en el Espejo del Agua, el más grande del mundo. Abajo, tienda de La Cité du Vin, en la misma población. A la derecha, vista aérea del Château Margaux.

Los horizontes de viñedos se tornan en pinares y lagos, y en una etapa de unos 50 kilómetros con vistas al océano se alcanzan las olas surferas de Lacanau. Al día siguiente, pedaleando hacia el escondite eco-chic de Cap Ferret, asoma la mole de arena de la Gran Duna de Pilat, la más alta de Europa; todo un colofón para esta escapada sobre ruedas, en la que, además, podremos brindar con un buen vino acompañando las ostras de la vecina bahía de Arcachon.

Francia HOLA VIAJES©GettyImages

No dejes de... Escaparte a Saint-Émilion

A 35 kilómetros de Burdeos, Saint-Émilion y sus viñedos están declarados Patrimonio Mundial. Desde su iglesia del siglo xii excavada en la roca hasta lo alto de su campanario, que domina sus empinadas callejuelas y sus tejados medievales, este pueblo con nombre de gran vino es mucho más que caldos tan ‘grandísimos’ como el Cheval Blanc. Por sus alrededores hay preciosas rutas ciclistas y bodegas para visitar.

Guía práctica

Guía práctica

Francia HOLA VIAJES©GettyImages
Cuándo ir

Mejor de la primavera al otoño. La vendimia, entre septiembre y octubre, es un momento muy especial en el campo bordelés, aunque muchos grandes châteaux limitan las visitas a sus bodegas.

Cómo llegar

Burdeos queda a 3,5 horas en coche desde San Sebastián. También hay vuelos directos con Air Nostrum desde varios aeropuertos españoles.

Cómo moverse

La mayoría de los viajeros recorre en coche la Route des Châteaux, aunque lo llano del camino también se lo pone fácil a las bicicletas. Se pueden alquilar en Burdeos o contactar con Le Vélo Voyageur (levelovoyageur.com) o Evazio (evazio.com), que también se ocupan de reservar alojamientos y otros aspectos de la logística. Además existe la opción de las bicicletas eléctricas. Hay barcos por el estuario y trenes desde Burdeos hasta Pointe de Grave y Arcachon. Al haber tantas bodegas para visitar, la elección no es fácil. Salvo para los muy expertos, conocer por dentro un par de châteaux de renombre y otro par de bodegas más campesinas (denominadas también châteaux) suele ser suficiente. Se localizan en: oenotourisme.com.

Dónde dormir

Además de una opción de primera en Burdeos, el hotel boutique La Maison Bord’eaux (lamaisonbord-eaux.com) invita a iniciarse en los buenos vinos de la región. A las afueras de la ciudad, Les Sources de Caudalie (sources-caudalie.com), además de un exquisito alojamiento campestre, alberga el balneario donde se inventó la vinoterapia. Ya en plena Route des Châteaux, el Relais&Châteaux Cordeillan-Bages (cordeillanbages.com) ocupa un palacete a las afueras de Pauillac, mientras que poco más al norte, rumbo al pueblo de Saint-Estèphe, aflora entre los viñedos otra mansión centenaria, La Maison D’Estournel (lamaison-estournel.com).

Dónde comer

La cocina de la zona está a la altura de sus vinos: entrecots o lamprea a la bordelesa, espárragos de Blaye, ostras de Arcachon… Buenas direcciones son La Tupina (latupina.com) de Burdeos; el Café Lavinal (cafelavinal.com) de Bages, o, una institución, Le Lion d’Or (leliondor-arcins.fr), en Arcins en Médoc. Con vistas al estuario, La Maison du Douanier (lamaisondudouanier.com), en Saint-Christoly-Médoc.

Más información

TURISMO DE FRANCIA, es.france.fr NOUVELLE AQUITAINE, nouvelle-aquitaine.fr



Más sobre