Cómo hacer té de jengibre y sus beneficios para el organismo

Cómo hacer té de jengibre y sus beneficios para el organismo

Descubre cómo tan solo la infusión de una raíz como el jengibre puede ayudar tanto a nuestro organismo. Se prepara en un abrir y cerrar de ojos y, además, está buenísima

Por

No, no puede curar el COVID-19 pero sus beneficios para nuestro organismo son tantos que es de lo poco que le falta. Hablamos del jengibre y su aplicación en una infusión tan sencilla, tan rápida de preparar, tan sana y tan rica como el té de jengibre.

Primero, vayamos al origen: seguramente sepas que el jengibre -y como ya te contábamos aquí- es una planta aromática que pertenece a la familia de la cúrcuma y el cardamomo. Tiene flores de color púrpura y un tallo subterráneo en forma de rizoma, que es lo que conocemos y habitualmente encontramos en las fruterías y supermercados. Aunque también se aprovechan sus hojas, lo más habitual es consumir esa raíz tanto fresca como seca y en polvo o incluso en aceites, esencias, deshidratada o encurtida.

El jengibre es muy utilizado como especia en la cocina asiática y así llegó a nuestras cocinas: como ingrediente de platos como el sushi (encurtido), ensaladas thai, pokes y platos de pollo (fresco rallado o en polvo) o incluso en repostería como las típicas galletas de jengibre o para realzar el sabor de algunos deliciosos bizcochos. Pero una de sus aplicaciones más utilizadas es como infusión. El té de jengibre ya se tomaba hace 5.000 años en la antigua China como tónico para la salud y por sus múltiples beneficios para nuestro organismo. Veamos primero cómo se prepara - es muy sencillo - para después conocer sus beneficios, te van a sorprender.

Cómo hacer té de jengibre

Como te podrás imaginar es una simple infusión -no vamos a descubrir la pólvora- y con tan solo 2 ingredientes puedes prepararlo. Nosotros vamos a mostrarte cómo enriquecerlo con algún ingrediente más pero nada complicado, ya verás.

La mejor manera de pelar jengibre es con la parte posterior de una cucharilla, su fina piel se retira muy fácil.

Ingredientes:

  • 15 gramos de jengibre fresco
  • 125 mililitros de agua

Elaboración:

  1. Pon a hervir el agua en un cazo.
  2. Mientras se calienta el agua, pela el jengibre y córtalo en rodajas no muy finas.
  3. Cuando comience a hervir, agrega el jengibre y cuécelo despacito alrededor de 20 minutos.
  4. Pasado ese tiempo, apaga el fuego y dejar reposar unos 5 minutos. Así los aceites del jengibre se infusionarán mejor en el agua.

El té de jengibre tiene un sabor ligeramente picante y si no te va mucho puedes añadirle unas rodajas de limón cuando está hirviendo o unas ramas de canela seca. A la hora de servirlo, olvídate del azúcar, si necesitas endulzarlo de alguna manera lo que mejor le va es un chorrito de miel, pero de la buena.

Ahora que ya sabes cómo hacerlo en casa en cuanto conozcas sus beneficios empezarás a prepararlo por litros. 

10 beneficios del té de jengibre

El jengibre está cargado de nutrientes y compuestos bioactivos que tienen enormes beneficios para nuestro cuerpo y el cerebro. 

  1. Alivia los problemas digestivos y las náuseas.
  2. Tiene poder antiinflamatorio gracias a sus gingeroles - uno de sus compuestos bioactivos. 
  3. Puede reducir la presión arterial y, por consiguiente, el riesgo de hipertensión.
  4. Como analgésico natural puede aliviar los dolores de cabeza y las migrañas así como el dolor menstrual, el de muelas y otros dolores cotidianos.
  5. Puede ayudar a perder peso. A ver, no es milagroso pero ayuda a controlar el nivel de apetito, tiene poder saciante, acelera el metabolismo y ayuda a hacer la digestión. Con todo esto y llevando unos hábitos de vida saluable podemos perder algunos quilitos.
  6. Es rico en antioxidantes y se ha demostrado que tiene efectos preventivos y protectores contra ciertos cánceres como el de páncreas, el de ovarios o el de cólon. 
  7. Ayuda a combatir las infecciones pero sobre todo es eficaz cuando estamos constipados o con síntomas gripales. Como te decíamos al principio, el COVID-19 aún no lo cura. Lástima.
  8. Mejora la circulación y reduce el colesterol malo.
  9. Ayuda a reducir el estrés.
  10. Es muy estimulante, sobre todo si lo consumimos a primera hora del día. Nos dejará listos para la jornada. 

Aunque con todos estos beneficios deberíamos estar bebiendo té de jengibre a todas horas, ten en cuenta que no le sienta bien a todo el mundo -hipotensos abstenerse- y que es recomendable no exceder de los 10 gramos de jengibre al día. Así que, como todo, es mejor consumirlo con moderación. 

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.