Trattoria Manzoni: la cocina italiana más auténtica en Madrid

Trattoria Manzoni: la cocina italiana más auténtica en Madrid

Se convirtió en toda una referencia de la mejor cocina italiana en la calle Bretón de los Herreros. Ahora se traslada a Rosario Pino con la misma propuesta pero a un local más grande y acogedor

Por

'Cocina italiana de raíz' es su lema. Ya era un referente en su antigua ubicación, Bretón de los Herreros, y lo seguirá siendo en su nuevo emplazamiento, Rosario Pino, un espacio más amplio, diáfano, luminoso y acogedor. A los madrileños nos encanta la gastronomía del país vecino, sobre todo si está bien hecha y destila artesanía en cada plato. Trattoria Manzoni pone tanto mimo en cada elaboración y es tan auténtica su propuesta -y a tan buen precio-, ¡que nos ha conquistado!

Al frente de la cocina está Stéfano Carta y el responsable de las excepcionales pizzas que aquí se elaboran es su padre, Alberto, pizzaiolo con décadas de experiencia. Ambos proceden de Como, la zona del famoso lago, al norte de Italia, donde tuvieron un restaurante varios años... hasta que llegaron a Madrid y antes de Manzoni, trabajaron para otros reconocidos establecimientos italianos.

¿Qué podemos pedir para empezar?

En el capítulo de antipasti, hay alguna ensalada, berenjenas (melanzzane alla parmigiana), burrata de Puglia -sola o con trufa, hongo por el que sienten devoción en Manzoni-, focaccia, un vitello tonnato que cocinan al estilo de un roastbeef con lomo bajo y una salsa de atún y alcaparras súper sutil o un carpaccio excepcional de solomillo con rúcula y salsa de queso gorgonzola.

Estas son las pastas de Trattoria Manzoni

La pasta, elaborada en la casa, es uno de los puntos fuertes de la carta -también tienen risottos-. Nosotros probamos 4: los clásicos spaguetti carbonara -y auténtica, con guanciale, esto es papada de cerdo, de la firma Maldonado, y con yema de huevo y una versión de los spaguettis aglio e olio, que aquí se presentan con una salsa de crema de ajo y tomate y unas láminas de ajo frito. En el apartado de pastas rellenas, nos encantaron tanto los ravioli Pradera, rellenos de trufa, con salsa de foie y los triangoli de pera con salsa de gorgonzola y nueces. Todas las pastas las hacen de manera artesanal y llegan a la mesa, como no podía ser de otra forma, perfectamente cocidas al dente.

De las mejores pizzas de Madrid

Es un auténtico deleite ver a Alberto trabajar la masa de la pizza -hecha con harina, aceite de oliva virgen extra, un poco de levadura y sal y fermentada entre 48 y 72 horas-, que cubre con una salsa de tomate crudo San Marzano con orégano fresco, sal y un pelín de azúcar. Precalienta el horno, lo apaga, y la deja cocinar con calor residual 3-4 minutos.

Nos sorprendió gratamente una original propuesta con huevos de codorniz y chips de patata, ¡es de una finura tal y tan crujiente, ligera y digestiva que te comerías dos seguidas! También está muy rica la Manzoni, con tomate fresco, mozzarela, queso pecorino, jamón cocido, rúcula y tomate seco. Estas dos pizzas se suman a otra decena de la carta.

No te vayas sin probar la costoletta milanese

Ofrecen 3 platos de carne: escalopines al vino Marsala, tagliata al tataki -carne tierna y jugosa cocinada por fuera y cruda por dentro y servida sobre rúcula y queso parmesano- y la costoletta milanese.

Este último plato es una chuleta blanca de ternera rebozada y frita en mantequilla, como se hace en Milán, que vendría a ser una especie de escalope pero con una jugosidad extrema, que se deshace en la boca y que, sin duda, nos pareció uno de los mejores y más suculentos platos de Manzoni.

Deja sitio para el postre (y para el vino)

Si te queda hueco para el postre, no dejes de probar sus dulces. Desde los clásicos tiramisú o panacotta, pasando por los cannoli de Sicilia -canutillos rellenos de ricotta y miel- o la tarta de chocolate, hasta los helados, el milhojas o una tabla de quesos italianos. Nosotros preferimos una opción algo más digestiva: unas fresas con helado de vainilla y un chorrito de un aceto balsámico con 80 años, ¡el mejor broche posible!

Acompañamos toda la comida con dos vinos italianos: uno blanco -Argiolas, de Cerdeña- y otro tinto -Memoro, de Toscana-. Aunque hay vinos españoles, han hecho una apuesta importante por los vinos transalpinos. Entre las referencias italianas de la carta de Manzoni encontramos denominaciones como Vermentino di Sardegna, Greco di Tufo, Barolo, Barbera d’Asti, Chianti Classico, Cannonau di Sardegna o Nero d’Avola, o Franciacorta en espumosos.

Trattoria Manzoni

  • Dirección: C/ Rosario Pino, 6 (Madrid).
  • Teléfono: 914 41 58 52
  • Horario: de martes a domingo a partir de las 13:30 h.
  • Precio medio: 30€/persona.

Más información en Trattoria Manzoni o en su perfil de Instagram: @trattoriamanzoni

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.