6 buenas razones para incluir las judías verdes en tu dieta (¡y 6 recetas deliciosas!)

6 buenas razones para incluir las judías verdes en tu dieta (¡y 6 recetas deliciosas!)

Aprovechamos la temporada de uno de los alimentos más saludables de la cesta de la compra para contaros algunos 'tips' y que podáis sacarle el máximo partido

Por

Cuentan que los primeros cultivos de judías verdes datan, ni más ni menos, que del año 5.000 a.C. Y también que para encontrar su origen debemos viajar al continente americano, a países como México, Perú o Ecuador. Otro dato que quizá no todo el mundo conoce es que, aunque hablemos de judías verdes como producto de la huerta 'único' , en realidad hay infinidad de variedades, de distintas formas, incluso colores.

Efectivamente, a pesar de su nombre, existen judías de color amarillo (llamadas judías de manteca), también existen judías con tonos rojizos y morados…. No obstante, es cierto que las más populares en España son dos: las judías redondas -conocidas como Bobby beans- y, las más comerciales aún, judías verdes de la variedad Perona (las planas). Por cierto, que hablando de judías planas cabe también mencionar las judías Ferradura, cuyo nombre viene dado por su inconfundible forma de herradura, imprescindibles en la preparación de una buena paella valenciana.

Sean de la variedad que sean, las judías cuentan motivos más que sobrados para que no lo dudemos ni un segundo a la hora de meterlas en el carrito de la compra. Éstas son algunas de las razones más importantes:

  1. Con tan solo 30 calorías por cada 100 gramos de producto, las judías verdes se convierten en un magnífico aliado para quienes siguen una dieta encaminada a la pérdida de peso.
  2. Son muy ricas en fibra, lo que contribuye a un buen funcionamiento del tránsito intestinal. Además son muy digestivas y diuréticas (nos ayudan a eliminar exceso de líquidos del organismo).
  3. Aportan vitamina C, betacaroténicos y otros compuestos de acción antioxidante.
  4. Son buena fuente de minerales, especialmente de potasio. Por su parte son bajas en sodio, por lo que resultan ideales para quienes padecer hipertensión.
  5. Su temporalidad: aunque, al igual que ocurre con otros alimentos, podemos encontrarlas en los mercados todo el año, es ahora cuando encuentran uno de sus mejores momentos para el consumo.
  6. Su versatilidad culinaria. Simplemente hervidas, al vapor, o rehogadas con un poco de ajo y aceite de oliva resultan una opción muy ligera. También como ingrediente de ensaladas o cremas, o como saludable guarnición para otro plato más contundente. Pero, por supuesto, nos ofrecen infinitas posibilidades más.

A continuación os ofrecemos algunas recetas de dan buena muestra de esta versatilidad, pero antes echa uno a estos pequeños tips relacionados con este saludable alimento:

  • Elige siempre las piezas de color verde brillante, sin zonas decoloradas y de unos 15 centímetros de largo. Su forma debe ser regular y su textura no demasiado dura: tienen que partirse al doblarse; si se juntan los extremos con facilidad, es que no son frescas.
  • Para su conservación: guárdalas en la parte baja del frigorífico, en los cajones destinados a frutas y verduras, no más de 4-5 días.
  • Si las vas a congelar es recomendable escaldarlas previamente.
  • Recuerda que es conveniente quitarle los hilos laterales.
  • Si, por el motivo que sea, no puede comprar judías frescas, ten siempre muy presente la opción del formato conserva. Las hay de muy buena calidad, ya cortadas o enteras. Son una opción igualmente saludable, y nos ayudan cuando disponemos de poco tiempo.

RECETAS CON JUDÍAS VERDES

Paso a paso: Judías verdes con pesto y piñones

Tenemos más asociada la salsa pesto como acompañante de los platos de pasta, pero también puede ser buena 'pareja' de recetas de verduras. Para este plato 'exprés', con las judías verdes como ingrediente estrella, vamos a utilizar un pesto ya comprado. Pero, por supuesto, si tienes más tiempo, puedes hacerlo casero.

VER RECETA

Paso a paso:  Tortilla de judías verdes al horno

Normalmente hacemos las tortillas (ya sea fracesa, de patatas...) en una sartén. Pero también quedan muy ricas en el horno. Aprovecha la temporada de judías verdes y anímate a preparar ésta que te proponemos a continuación.

VER RECETA

Paso a paso: Arroz meloso de pulpo y judías verdes

Pocos alimentos tan versátiles en cocina como el arroz. A éste vamos a darle un sabor muy marinero, y el componente vegetal llegará de la mano de unas ricas judías verdes de temporada.

VER RECETA

Paso a paso: Wok de judías verdes

A esta receta le ponemos el adjetivo de 'oriental' porque vamos a acompañarla con un aliño hecho a base de salsa de soja, vinagre de arroz, nueces y semillas de sésamo y porque vamos a prepararla en un wok, que es ese utensilio originario de China donde se saltean los más variados ingredientes. 

VER RECETA

Paso a paso: Ensalada de judías verdes y queso feta al tomillo

Optamos aquí por unas judías en conserva para preparar una ensalada súper sencilla, rápida y con un sabor delicioso. Las mezclamos con queso feta, tomate seco, cebolla roja y tomillo.

VER RECETA

Paso a paso: Patatas con judías verdes

Esta receta puedes servirla tanto fría como templada. Constituye un primer plato perfecto que si quieres convertir en único, podrás añadirle algún tipo de proteína de carne, pescado o marisco.

VER RECETA

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.