Cocina rica, sana y variada con kale

Cocina rica, sana y variada con kale

Esta variedad de col rizada se ha hecho muy popular en los últimos años. Su gran cantidad en hierro, calcio y vitaminas la han convertido en toda una estrella de nuestras mesas. Si a eso le sumas la multitud de platos que puedes preparar con ella, no dejarás de incluirla en tus menús. Te damos varias ideas de cómo hacerlo

Por

El kale lleva unos años de enorme popularidad junto a otros ingredientes considerados como superalimentos como la quinoa, las bayas de Goji, el aguacate, el brócoli, el jengibre o la cúrcuma por citar solo algunos de ellos. Su gran cantidad de propiedades saludables los convierten en grandes aliados de nuestra dieta.

En el caso del kale, se trata de un vegetal perteneciente a la familia de las coles (de hecho, es una variedad de col rizada, de ahí que sus hojas sean dentadas) muy bajo en calorías y que destaca por su gran contenido en hierro, calcio, magnesio, fibra y proteínas. Antaño, era un producto que se usaba como alimento exclusivo para animales, pero una vez descubiertos sus grandes beneficios saludables y su gran versatilidad en la cocina, ya no podemos pasar sin él.

Veganos y vegetarianos lo consideran una estupenda para obtener proteínas, hierro y calcio y, debido a su bajo poder calórico y a su efecto saciante, el kale es ideal para personas que tienen siempre los ojos pendientes de una báscula. Asimismo, también es una magnífica opción para intolerantes a la lactosa, por su notable porcentaje de calcio.

En cocina, el kale puede consumirse crudo -por ejemplo, para ensaladas, previamente lavado- o cocinado y son sus hojas las que más se utilizan aunque también podemos aprovechar los tallos. Para cocerlo, hay que sumergirlo en agua hirviendo con sal y no excedernos con la cocción, con 8 minutos será suficiente. Otra opción es saltearlo con un poco de aceite, cebolla y ajo o incluso convertirlo en una salsa. Y es perfecto, como las espinacas o acelgas, para añadirlo a cualqueir tipo de guisos o cremas. También tendrás unos smoothies súper saludables, depurativos y deliciosos a base de kale.

A continuación, te mostramos 7 maneras de convertir el kale en apetecibles recetas: smoothies, ensaladas, aperitivos, arroces, pastas, pollo... ¡las combinaciones con esta col rizada no tienen fin!

Paso a paso: smoothie de kale, plátano, naranja y kiwi

 Con kale puedes preparar fantásticos smoothies y beneficiarte de sus grandes propiedades saludables en crudo. En esta receta, lo trituramos con plátano, naranja y kiwi.

VER RECETA

Paso a paso: crostini con kale, tomate y pavo

En esta propuesta servimos el kale sobre unas rebanadas de pan para preparar unos crostinis a los que también ponemos tomate y pavo, ¡un aperitivo de 10!

VER RECETA

Paso a paso: ensalada de arroz, lentejas y salmón con pesto de kale

Este ingrediente funciona muy bien en ensaladas. En esta que te proponemos a continuación lo incorporamos en forma de pesto junto a otros ingredientes como arroz, lentejas y salmón.

VER RECETA

Paso a paso: risotto de cebada con kale y champiñones

Usamos cebada para preparar este risotto al que añadiremos, por supuesto, nuestro kale protagonista y unas láminas de champiñón.

VER RECETA

Paso a paso: canelones de kale y ricota

Aquí, el kale lo vamos a mezclar con ricota y piñones tostados para preparar el relleno de unos apetecibles canelones, que terminaremos en el horno.

VER RECETA

Paso a paso: gnocchis de guisantes con kale y jamón

También el kale es un magnífico compañero de pastas. Compruébalo en estos gnocchis de guisantes a los que, además, agregamos un poco de jamón serrano.

VER RECETA

Paso a paso: pechugas de pollo con chimichurri de kale

Con kale puedes hacer salsas como pestos, vinagretas o este chimichurri con el que vamos a cubrir unas pechugas de pollo. Cuando lo pruebes, repetirás seguro.

VER RECETA

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.