jelena-marija

Hay 3 razones que te impiden tener un vientre plano aunque hagas ejercicio

Los expertos revelan cuáles son los hábitos que no pueden faltar en tu día a día para presumir de abdomen

por Mariana Chacón

Considerada una de las "zonas difíciles" del cuerpo, en ocasiones deshacerse de la grasa del abdomen requiere más que ejercicio. Y aunque los tratamientos estéticos específicos pueden ayudar, lo que realmente influye para tener un viente plano es mantener una alimentación muy cuidada. Las malas digestiones, las bebidas poco adecuadas o las intolerancias alimentarias provocan también que su aspecto fluctúe de un día para otro, pero existen hábitos saludables con los que levantarte (casi) siempre deshinchada es posible. Si no sabes lo que es el déficit calórico, subestimas la importancia del descanso o eres de las que nunca varía su rutina de fitness, entonces necesitas los consejos de los expertos para lucir vientre plano este verano y el resto del año. Estos son las 3 claves que lo consiguen y las razones por las que funcionan tan bien. 

- ¿Haces abdominales a diario pero no notas resultados? Puedes estar cometiendo estos fallos

Las conocidas como "zonas difíciles" lo son porque tienden a acumular grasa rebelde que cuesta (mucho) eliminar: "Cada persona tiene una morfología concreta y los depósitos de grasa se distribuyen de diferente manera. En los hombres suele estar en el abdomen sobre todo, pero también en flancos y a veces en papada; en mujeres en caderas, mamas, muslos, rodillas, abdomen y brazos, por eso hay diferentes morfologías femeninas", revela la Dra. Conchita Pinilla, cirujana plástica. Además, en el segundo caso, "esta grasa puede estar hormonalmente bloqueada, de manera que no es tan sencillo liberarla cuando necesitamos energía", avisa la experta, quien destaca también el éxito de tratamientos no quirúgicos como el Coolsculpting (o criolipólisis médica) por sus resultados efectivos y definitivos. En cuanto a los hábitos diarios con los que combatir el problema y conseguir un vientre más plano, estos son los 3 cambios que te ayudan a lograrlo: 

1. Déficit calórico

Para perder peso este es el único método que funciona y también el paso previo necesario para tener un vientre plano: "Antes de comenzar a tonificar el abdomen, hará falta deshacernos de la adiposidad localizada. Pero ojo, lo que debe ocurrir para que perdamos grasa es generar un déficit energético, es decir, gastar más calorías de las que consumimos. Solo así podremos quemar en forma de energía las reservas de grasa en nuestro cuerpo", explican los profesionales de los centros Metropolitan Sports Club & Spa. Como advertencia para aquellas que acaban de apuntarse al gimnasio, los especialistas avisan de que "es habitual que durante los primeros días de hacer ejercicio tengamos más apetito y comamos más, por la mayor demanda energética inducida por el ejercicio. Es importante estar atentos a ello ya que una mayor ingesta podría llevarnos a mantener nuestro peso a pesar del incremento de actividad". 

VER GALERÍA

-Elsa Pataky confiesa cuál es el entrenamiento que realmente ha transformado su cuerpo

Eso sí, el equilibrio es la clave y el concepto de déficit calórico nunca debe convertirse en motivo de ansiedad: "Es importante saber orientativamente que ingesta calórica llevamos a cabo al final del día, no obstante, es importante no obsesionarse con ello. Generalmente con comer raciones ligeramente más reducidas de lo habitual o introducir, en las mismas comidas, alimentos menos densos calóricamente será suficiente", aseguran desde el centro deportivo. En cuanto al miedo que generan los carbohidratos, la Dra. Mar Lázaro, especialista en medicina estética, no recomienda que se destierren de la dieta sino "controlar su ingesta sin eliminarlos, porque son necesarios para tener energía, y un consumo correcto de proteínas como pollo, pescado, huevos, marisco, etc.". 

2. Entrenamientos variados

Si crees que ya has dado con la sesión de fitness que mejor te sienta y te niegas a probar cosas nuevas, puede que te estés alejando de tu "objetivo vientre plano" debido a ello: "Debemos introducir ejercicios, variantes o metodologías de trabajo que no utilicemos habitualmente. El cuerpo se acostumbra a los ejercicios y la intensidad de estos, por lo que hay que variarlos con una cierta frecuencia (cada 4-6 semanas), o al menos incrementar su intensidad", avisan los profesionales de Metropolitan. Como ideas para diseñar rutinas de entrenamiento efectivas, los especialistas del centro distinguen entre dos tipos: "Lo ideal es practica ejercicios que eleven el gasto energético. Se aconseja realizar entrenamientos de alta intensidad, entre 3-4 días semana, para elevar el metabolismo basal y así quemar calorías no solo al entrenar sino también en reposo, una vez se haya terminado"; pero "si por el contrario toleramos mejor las sesiones de menor intensidad, requerirá de mayor continuidad entre sesiones, pasando a realizar de 5 a 6 sesiones semanales". 

VER GALERÍA

-Este ejercicio es más efectivo que la sentadilla para tonificar los glúteos

3. Valorar el descanso

Hace un par de años la actriz Gwyneth Paltrow ya introducía el concepto de clean sleepging, o sueño limpio, como un método efectivo para optimizar el metabolismo, reajustar el equilibrio hormonal y mejorar la salud en general a través de un descanso adecuado y de calidad. Este es también el último consejo de los entrenadores de Metropolitan Sports Club & Spa, quienes le dan la misma importancia a los momentos de actividad como a los de reposo para ponerse en forma: "Es un factor clave a la hora de perder peso. La falta de sueño hace que las hormonas que regulan el apetito se alteren. Un buen descanso favorecerá un correcto equilibrio hormonal, junto con la alimentación que nos permitirá ver con mayor rapidez los resultados de nuestro entrenamiento". 

Como trucos para combatir el insomnio, Gregorio Mora, coach del sueño de HOGO, revela dos: "Evitar las cenas copiosas es clave para poder descansar de manera óptima. Realizar cenas ligeras y frescas, siempre 3 horas antes de irse a dormir, facilitará la entrada del sueño. De esta forma, se ayuda al sistema digestivo a realizar la digestión, pudiendo centrarse el cuerpo en alcanzar el sueño". En cuanto al segundo, consiste en "no practicar deporte 3 horas antes de irse a dormir" y la razón es que "el ejercicio aumenta la temperatura corporal, la frecuencia cardiaca y eleva la adrenalina, por lo que no permitirá al cuerpo prepararse de forma correcta para dormir". 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie