Así fue el último posado feliz de Lady Di y el príncipe Carlos en ¡HOLA!

Lord Snowdon, el que fuera marido de la princesa Margarita, hermana de la reina Isabel II, inmortalizó a la pareja en unas fotografías únicas que poco hacían sospechar que el matrimonio cada vez estaba más distanciado

Diana de Gales octubre 1991

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Diana de Gales continúa fascinando al mundo. Aun cuando han transcurrido más de dos décadas de su fallecimiento, su historia sigue siendo una fuente de inspiración inagotable. “Tu vela se apagó mucho antes de que lo hiciera tu leyenda”, le cantó su amigo Elton John en la emotiva canción de despedida que le dedicó (Candle in the wind), y la última prueba de ello es Spencer, la película dirigida por Pablo Larraín en la que Kirsten Stewart da vida a la inolvidable princesa de corazones.

El filme (con permiso de la serie The Crown) nos ha vuelto a traer de vuelta a Diana y, en especial, rescata un período crucial de su vida, cuando se habría planteado divorciarse del príncipe Carlos a raíz de su relación con Camila Parker-Bowles. Pero antes de que llegasen esas Navidades de ‘pesadilla’, las de 1991, la princesa de Gales protagonizó un espectacular posado junto a su marido y sus hijos que copó la portada de ¡HOLA! en octubre de ese mismo año. Las fotografías, además, las firmaba un reputado fotógrafo británico que conocía mejor que ningún otro a la Familia Real británica, dado que había formado parte de ella. Se trataba de Lord Snowdon, exmarido de la princesa Margarita, hermana pequeña de la reina Isabel.

Diana de Gales octubre 1991©Hola

Una familia unida y feliz

En sus años felices, el príncipe Carlos y Diana demostraron que conformaban un gran equipo durante las numerosas giras y visitas oficiales que realizaron. Con motivo de su royal tour a Canadá en 1991 se tomaron estas imágenes oficiales, en las que se ve a los príncipes de Gales, relajados, junto a sus hijos, los príncipes Guillermo y Harry, quienes los acompañaban por primera vez en un viaje de estas características.

Como escenario de sus fotografías se escogieron dos localizaciones bien distintas. Por un lado, uno de marcado carácter regio, con elegantes trajes de gala; y otro más íntimo y familiar, en una de sus residencias campestres.

Diana de Gales octubre 1991©Hola

“En el primero Diana aparece bellísima, como siempre, luciendo un traje largo de terciopelo oscuro con leve tonalidad malva, que le permite llevar los hombros al descubierto. Una diadema de brillantes perteneciente a la familia Spencer se complementa con un collar, pendientes y pulsera a juego. La sortija que lleva en el dedo anular es el anillo de compromiso, con una esmeralda rodeada de diamantes”, expicaba la crónica de ¡HOLA!

El príncipe, por su parte, lucía una chaqueta Windsor, en azul oscuro con cuello y puños rojos, inspirada en la del uniforme del rey Jorge III”. Trajes, que, se especificaba, se utilizan posteriormente en alguno de los actos más destacados de su estancia en el país visitado.

Diana de Gales octubre 1991©Hola

En la segunda instantánea aparecían con trajes más informales. “La princesa lleva pantalón y botas de montar a caballo. Se han fotografiado con sus hijos en lo que representa una merienda al aire libre, el típico picnic inglés”, en una jornada de campo, tal y como destaca nuestra revista hace treinta años.

Más allá de la imagen

Sin embargo, pese a la imagen de unidad que transmiten estas fotografías, hay quien considera su royal tour a Canadá en 1991 especialmente significativo.

Aunque todavía no era conocido, aquel año, la princesa había mantenido una serie de conversaciones con su amigo James Colhurst en las que hablaba como nunca antes. Esas grabaciones serían las que utilizaría, posteriormente, Andrew Morton, autor de una biografía que, cuando vio la luz en 1992, causó un gran revuelo, Diana: Her True Story (Diana, su verdadera historia). Aquel libro, que fue todo un éxito de ventas, lo cambiaría todo. En sus páginas se ofrecía un retrato más íntimo de Lady Di que se había visto hasta el momento. Se hablaba incluso de sus sospechas de que el príncipe Carlos mantenía una relación con Camilla Parker Bowles. Algo impensable para un miembro de la Familia Real como ella, llamada a ocupar algún día el trono británico.

Diana de Gales y el príncipe Carlos©GettyImages
Diana de Gales y el príncipe Carlos©GettyImages
En aquel viaje oficial a Canadá, los príncipes de Gales atendieron muchos compromisos por separado, lo que muchos han interpretado como un distanciamiento del matrimonio.

Pero, por aquel momento y de cara al público, los príncipes de Gales eran todavía un matrimonio unido. Al menos, eso parecía, puesto que tiempo después algunos expertos han interpretado varios detalles de aquel viaje al otro lado del charco como los primeros signos de ruptura de la pareja. Hay quien asegura que, quizá, el hecho de que atendiesen la mayoría de sus compromisos por separado ya era una señal de lo que estaba por venir.

Llegaron a la ciudad de Subury juntos para, después, tomar cada uno su camino. De hecho, una de las imágenes que quedó para la posteridad fue la de una feliz Diana con sus hijos, los príncipes Guillermo y Harry, visitando las Cataratas del Niágara. Porque su papel más importante fue el de madre, como ella misma reconoció en una ocasión: “Vivo para mis hijos. Estaría perdida sin ellos”.

Diana de Gales en las Catartas del Niágara©GettyImages
Diana de Gales vivía por y para sus hijos. Una de las imágenes más entrañables que protagonizó junto a ellos fue en las Cataratas del Niágara.

Lord Snowdon, el fotógrafo de la alta sociedad

El artífice del posado de esta portada de ¡HOLA! no fue otro que Lord Snowdon, el que fuera marido de la princesa Margarita, hermana pequeña de la reina Isabel II, hasta 1978.

Esta no fue, ni mucho menos, la primera vez que retrató a la Familia Real. Estaba más que acostumbrado a inmortalizar a otros royals. Considerado uno de los mejores fotógrafos del pasado siglo (sus obras están custodiadas en la National Portrait Gallery de Londres) supo reflejar como nadie a la aristocracia. Ante su objetivo, posaron reyes (desde la reina Isabel II al rey Juan Carlos), príncipes y princesas. De hecho, su gran oportunidad llegó de la mano de la Soberana, cuando, en 1957, fotografió a la Reina con el duque de Edimburgo y sus hijos, los príncipes Carlos y Ana.

Princesa Margarita y Lord Snowdon©GettyImages
Princesa Margarita y Lord Snowdon©GettyImages
Arriba, la princesa Margarita junto a Lord Snowdon.

Tres años más tarde, Antony Armstrong-Jones pasó por el altar de la Abadía de Westminster para casarse con la princesa Margarita. Juntos formaron una de las parejas más glamourosas de la época, y el resto ya es historia. Aunque se divorciaron 18 años después de su ‘sí, quiero’, él continuó ‘al servicio’ de la Casa Real británica. Lady Di no fue una excepción, y una de las ocasiones que posó para él dejó una imagen que se convirtió en portada de Vogue en 1981. Esa y otras fotografías (también junto al príncipe de Gales) ya forman parte de un legado que sigue vivo pese al paso del tiempo.

Diana de Gales octubre 1991©Hola
Diana de Gales octubre 1991©Hola
Diana de Gales octubre 1991©Hola