chica-sol

Cómo saber si esta mancha o lunar es un melanoma

Es importante acudir al dermatólogo si observamos cambios, pues el diagnóstico precoz puede cambiar el curso de esta enfermedad oncológica.

por Nuria Safont

El melanoma es un tipo de cáncer de piel muy agresivo cuya supervivencia es alta siempre que se diagnostique a tiempo. De lo contrario, puede hacer metástasis, sobre todo, al cerebro, órgano por el que el melanoma siente predilección. Esto dificulta el tratamiento, pese a los avances que ha habido en el tratamiento de esta enfermedad.. Por eso, los especialistas en dermatología recuerdan que es importante protegernos de los daños de la exposición solar, autoexplorarnos frente al espejo o pedir a alguien que nos ayude, mirando todo el cuerpo, incluso uñas, orejas, y ojos, y no retrasar pedir cita al médico si observamos algún cambio. Y es que la pandemia ha hecho que el diagnóstico de esta patología caiga hasta un 50%. Esto se traduce en que los especialistas se están encontrando más de melanoma avanzado. 

Melanoma con metástasis: las claves sobre la enfermedad por la Michael Robinson 

¿Puede ser un melanoma este lunar?

Como sabemos, hay personas que tienen mayor predisposición a sufrir manchas, nevus, pecas o lunares. Pero ¿cuándo debemos preocuparnos? "Ante un lunar que el paciente tiene desde hace mucho tiempo pero que en los últimos meses ha cambiado (seguramente ha crecido o se ha oscurecido), se debe consultar para descartar un melanoma. La regla ABCDE es muy útil", explica Dr.Gregorio Álvarez Fernández, dermatólogo del Hospital Vithas Madrid Aravaca.

  • Asimetría del lunar
  • Bordes irregulares
  • Cambios en color
  • Diámetro mayor de 6 mm
  • Evolución (cambios en alguna de estas características)

"También podemos sospechar un melanoma ante la aparición repentina de un lunar", indica el experto. 

En estos casos, debemos acudir al médico de cabecera, para que este lo observe y decida si debe derivarnos al especialista en dermatología o, en pedir citaa un dermatólogo para que haga el diagnóstico. Como nos explica el especialista, el diagnóstico es clínico la mayoría de las veces: un lunar que ha crecido, cuyo color ya no es uniforme (presentando más de 2-3 colores), y cuyo borde se ha hecho irregular. "La clínica se apoya en la dermatoscopia (manual o digital), una técnica que amplifica la imagen clínica, y con la que podemos ver estructuras morfológicas que confirmarán el diagnóstico. Independientemente del grado de certeza del diagnóstico, este siempre deberá confirmarse con el estudio anatomopatológico tras la extirpación de la lesión", añade. 

Errores que cometes al protegerte del sol y que pueden causarte un melanoma

¿Cuáles son factores de riesgo del melanoma?

Los más importantes son una historia de exposición solar con quemaduras solares; y los factores que dependen del propio paciente (los que determinan el tipo de piel, edad avanzada, etc). "Hay factores genéticos que predisponen. Los antecedentes personales o familiares de cáncer de páncreas o cerebral, así como padecer enfermedad de Parkinson se han relacionado con mayor riesgo de padecer melanoma. También el uso de cabinas de rayos ultravioleta y la inmunosupresión", señala. 

Asimismo, las personas con fototipo de piel bajo (pelirrojos, personas de ojos y piel claros, rubios); con más de 50 lunares, y con antecedentes personales y/o familiares de nevus displásico o cáncer cutáneo tienen más riesgo de sufrirlo.

Nuestro ADN también puede aumentar el riesgo de sufrir este tipo de enfermedad oncológica. "Se han demostrado múltiples mutaciones en genes de las células de melanoma, como CDKN2A, BRAF, NRAS o cKIT. La demostración de alguna de estas mutaciones puede ser de utilidad a la hora de decidirse por un tratamiento una vez operado el melanoma", indica el Dr. Gregorio Álvarez Fernández. 

La detección precoz, fundamental para luchar contra el melanoma

¿Cuál es el tratamiento y el pronóstico?

El tratamiento inicial siempre es quirúrgico: hay que extirpar el melanoma y realizar un estudio anatomopatológico, que nos informará de ciertos parámetros (como el grosor de la lesión en mm o índice de Breslow). Esta información, junto con la exploración clínica del paciente, las pruebas de imagen (scanner, etc) y la realización de la biopsia del ganglio centinela, ayudarán a clasificar en estadios el melanoma.

"Tanto el pronóstico cómo el tratamiento (quirúrgico con/sin inmunoquimioterapia posterior) depende del estadio de la enfermedad", concluye el especialista en dermatología, el Dr. Gregorio Álvarez Fernández.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie