equilibrio

Desafía el equilibrio e intensifica tu entrenamiento

Trabajar la estabilidad te ayudará a sacar el máximo partido a tus ejercicios, mejorar tu coordinación y fortalecer el core

por Gtresonline

Sabemos que es complicado estar al día de todas las novedades fitness. Más aún ponerlas todas en práctica. Pero seguro que has visto navegando por Instagram ejercicios en los que, por ejemplo, se hacen sentadillas sobre una plataforma hinchable o planchas en las que los antebrazos se apoyan sobre una tabla que a su vez tiene una base mínima. Sin complicarnos tanto, puede, incluso, que hayas probado de primera mano la dificultad de hacer ejercicios sobre un fitball o te hayas frustrado porque seas incapaz de mantenerte sobre un solo pie en la postura del árbol de yoga. Todos estos ejemplos tienen mayor o menor dificultad pero un denominador común: el equilibrio.

Incluir entrenamientos de equilibrio en tu rutina deportiva es una estupenda herramienta para fortalecer los músculos estabilizadores y, especialmente, el core. Obligan a mantener toda la musculatura activada, no solo el grupo que se esté trabajando en un determinado ejercicio, por lo que, además de ser más completos en cuanto al trabajo de tonificación, nos ayudan a mejorar nuestra capacidad de coordinación y concentración, así como a evitar lesiones. Lo recomendable es hacer una o dos sesiones con ejercicios de estabilidad a la semana.

Trabajar el equilibrio con tu propio peso

No hace falta gimnasio ni tener que invertir en complementos fitness para desafiar tu equilibrio. Lo puedes hacer con tu propio peso y ejercicios que seguro que ya conoces y que forman parte de tus series. Es el caso de la sentadilla, uno de los más potentes, que puedes subir de intensidad si la practicas, por ejemplo, sobre una sola pierna. Puedes hacerlo manteniendo una de las piernas ligeramente elevada hacia delante o apoyada sobre el empeine en una silla detrás. Si le añades un movimiento con mancuernas ¡ya será la bomba!

-Cómo los ejercicios de propiocepción pueden ayudarte a sufrir menos lesiones

Puedes probar también levantando una pierna y una mano del suelo al hacer la plancha sobre las palmas de las manos, combinar con planchas laterales, con zancadas con salto… El yoga y el pilates son también dos disciplinas en las que se trabaja mucho la estabilidad y la concentración; si buscas algo más relajado y te permita aprender cómo funciona tu cuerpo, serán un acierto.

Accesorios para entrenar el equilibrio

Cuando tengas dominada a técnica con tu propio peso puedes hacerte con algún complemento que te permita integrar el trabajo de equilibrio en otro tipo de ejercicios. En este caso existen en el mercado muchas opciones: fitball, cilindros, plataformas hinchables, tablas curvas, discos, medias esferas… El waff es, por ejemplo, uno de los favoritos de las celebs. Un poco más sofisticado es el surfset, una tabla que permite disfrutar de los beneficios de surf en cuento a tonificación pero sin tener que pisar la playa. Hasta la esterilla puede convertirse en un estupendo aliado para trabajar la estabilidad. Solo tienes que enrollarla y usarla como apoyo en algunos de tus ejercicios, como puede ser colocarla sobre los pies cuando hagas el puente.

También te puede interesar: 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie