tortuga-embarazada-1

¿Cómo sé si mi tortuga está embarazada?

Si nuestra tortuga hembra ha estado en contacto con un macho y copula, puede 'quedarse embarazada'. Dependiendo de la especie, pueden nacer hasta veinte crías de los huevos fecundados.

por Nuria Safont

Las tortugas (o quelonios) son reptiles vertebrados ovíparos, es decir, se reproducen a través de los huevos. Por lo tanto, técnicamente, no es correcto decir que puede quedarse embarazada. Aunque se trata de una frase recurrente entre los propietarios de estas mascotas. Existen muchos tipos de tortuga. En esta ocasión, hablaremos del embarazo o reproducción de la tortuga de tierra, una de las más comunes en nuestros hogares. 

Éstas alcanzan su madurez sexual entre los siete y los diez años. A partir de ese momento, y siempre que se den las condiciones idóneas, "si la tortuga hembra está en contacto con una tortuga macho y hay cópula sus huevos pueden ser fecundados", explica el veterinario y experto en animales exóticos, Félix Vallejo, de la clínica Cats Smile, en Madrid. 

Los meses de abril y junio suelen ser los elegidos para la cópula. La puesta de huevos suele darse entre agosto y octubre. 

Leer: ¿Por qué las perras tienen embarazos psicológicos?

VER GALERÍA

 

¿Se ha quedado 'embarazada'?

Puedes sospechar que tu tortuga está embarazada palpando su abdomen. Para ello, tendrás que coger a tu mascota y bloquear una de las patas traseras apoyando el dedo en el interior de ésta para impedir el movimiento. Si en la palpación notas una forma esférica y dura, es probable que haya logrado el 'embarazo'. 

Por otro lado, si notas que se empieza a comportar de una manera extraña y escarba la tierra haciendo agujeros, es conveniente que acudas al veterinario. Este realizará una radiografía para confirmar el embarazo. Si la tortuga es grande, se podrá realizar una ecografía entre las patas y el abdomen. No hay que olvidar que “la reproducción de quelonios terrestres en cautividad es muy complicada y, si queremos que nuestra tortuga se reproduzca con éxito, es importante que pidamos consejo aun experto”, señala el especialista.  

Leer: Diez consejos útiles para escoger a la mascota perfecta

Condiciones óptimas para la puesta

Sin duda, el medio natural es el ideal para que puedan poner huevos y reproducirse. Si las tortugas se encuentran en cautividad, es más difícil que se dé la puesta de huevos, aunque no es imposible si viven en un jardín.

Para que puedan reproducirse en un terrario, es necesario el asesoramiento de un herpetólogo, un experto en reptiles que te explicará la mejor manera de conseguir la reproducción, las condiciones del terrario en cuanto a cantidad de tierra, temperatura, etc. "Esto es debido a que las tortugas necesitan escarbar la tierra para enterrar los huevos a una determinada profundidad. De hecho, si las condiciones no son las óptimas pueden retener los huevos en su interior poniendo en riesgo su salud", señala el especialista. 

Otro aspecto que hay que tener en cuenta es que si sabemos que está 'embarazada' y observamos que nuestra tortuga deja de comer, o si realiza esfuerzos en la puesta, hay que acudir a un veterinario.

Por otro lado, si sufre un prolapso cloacal, un problema en el que una porción de tejido interno sobresale por el ano, hay que considerarlo una urgencia veterinaria y acudir, inmediatamente, a un especialista en animales exóticos. Mientras tanto, se debe mantener la zona del prolapso limpia con un suero fisiológico y colocar a la tortuga en una caja con una toalla hasta llegar al veterinario.

Leer: La tortuga perdida en 1982... ¡estaba en casa!

¿Cuántos huevos ponen?

Dependiendo de la especie y de su tamaño puede poner desde tres o cuatro hasta más de veinte huevos. Una vez puestos, la temperatura ambiental y las condiciones durante la incubación influirán en que nazcan las crías.

Si al fin conseguimos que nuestra tortuga se reproduzca, "es importante que tortugas recién nacidas se encuentren calientes y cuenten con alimento necesario para que sobrevivan. Este será el mismo que el de las tortugas adultas, especialmente, vegetales verdes y blandos", concluye Félix Vallejo. 

Leer: Sacando a pasear a la tortuga

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie