Si quieres cuidar la línea, ¡pica entre horas!

Pero hazlo con tentempiés saludables. ¿Cuáles? Te damos algunas ideas

por hola.com

Todos los nutricionistas coinciden: para llevarse bien con la báscula, hay que comer varias veces al día. Deben ser, eso sí, ingestas de comida moderadas y basadas en productos saludables. De esta manera ayudamos a acelerar el metabolismo (ayudando a ‘quemar’ grasa más rápido) y además no llegamos ‘muertos’ de hambre a las comidas principales. Es por ello que lo que conocemos como ‘picar entre horas’, no sólo es que sea recomendable sino imprescindible si queremos cuidar la línea. ‘El 10% del valor calórico de nuestra dieta debe cubrirse con las ingestas de media mañana y media tarde’, asegura Graciela Moreira, experta en nutrición y asesora de ‘Pronokal Group’.

Lógicamente, esos ‘picoteos’ no pueden estar formados por cualquier alimento. Cuántas veces hemos calmado el gusanillo echando mano de lo primero que teníamos al alcance (seguramente mucho más calórico de lo deseable). Así, es conveniente ‘actuar con previsión’ e intentar tener siempre cerca tentempiés saludables. ¿Algunos ejemplos? Ahí van unos cuantos:

-Zumos de fruta y/o verdura. Son una opción muy saludable como tentempié. Se aconseja tomarlos durante la primera mitad del día porque, al tratarse de alimentos crudos, debemos tener en cuenta que el sistema digestivo se va ralentizando por la tarde. Hay que procurar que sean 100% naturales y caseros. Los zumos industriales suelen contener azúcares o leches de soja para endulzar. Si quieres un poder saciante mayor, toma la fruta entera en lugar de en zumo.

-Pequeño bocadillo de pan integral. El pan integral tiene prácticamente las mismas calorías que el ordinario, pero cuenta con un poder saciante mayor. Podemos tomarlo, por ejemplo, con fiambre de pavo, jamón dulce, jamón serrano, atún al natural o con lechuga y tomate.

VER GALERÍA

-Galletas de arroz. Tienen la ventaja de ser livianas y tener pocas calorías en relación a su volumen. Dos unidades sería la ración aconsejada. Podremos formar un bocadillo con ellas y tomarlas, por ejemplo, con una rodaja delgada de queso fresco 0%. ¡Riquísimo! Eso sí: el mercado ofrece varias opciones, debemos leer bien el etiquetado y optar por las menos calóricas.

-Tostadas finitas integrales. Suelen venir en paquetes individuales y resultan más ligeras, por lo que podemos comer más unidades (el equivalente a dos rebanadas de pan tostado normales) y ‘engañar así’ al ojo y al estómago.

-Chocolate, sí pero negro y de forma esporádica. A veces es difícil resistir la tentación de calmar el gusanillo con algo dulce. De cuando en cuando podemos tomar alguna onza de chocolate. Eso sí, éste debe ser negro (con más del 70% de cacao).

-Yogures desnatados. Siempre son una alternativa muy saludable a la hora de picar algo a media mañana o media tarde. Además, el mercado nos ofrece un amplio abanico de posibilidades: naturales edulcorados, de sabores, sin lactosa, de soja, etc.

-Frutos secos. Sus grasas insaturadas son beneficiosas para la salud (las nueces, por ejemplo, son especialmente recomendables para la salud cardiovascular). Pero atención: si los comemos en exceso (todo lo que sea más allá de un puñadito pequeño) las calorías se disparan.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie