Rosado, carnoso, exquisito... así es el 'Mejor tomate de España'

Rosado, carnoso, exquisito... así es el 'Mejor tomate de España'

Se trata de 'Aretxabaleta', una variedad vasca que adquiere su nombre de la localidad guipuzcoana donde se cultiva

Por

“Estos tomates no saben como los de antes”. Seguro que has escuchado (y experimentado en paladar propio) más de una vez esta afirmación… Piezas que, aunque ‘bonitas’ por fuera, no tienen el mínimo sabor; prácticamente daría igual estar comiendo un tomate que un pepino porque apenas hay diferencia…

Precisamente con el objetivo fomentar la recuperación de esas variedades antiguas, sus sabores e intensos aromas, y fomentar el cultivo ecológico y el trabajo de los pequeños productores, nacía hace tres años en Cantabria la ‘Feria Nacional del Tomate Antiguo de Bezana’. Un certamen que el pasado fin de semana celebraba su tercera edición y que ha hecho de este municipio cántabro, ubicado a pocos kilómetros de Santander, la ‘capital del tomate’ por unos días: 8.000 asistentes, 80 puestos de venta, charlas, talleres, degustaciones

Te puede interesar: Del huerto a la mesa: diez recetas con verduras que querrás probar… ¡y repetir!

Un buen número de actividades en torno a este tesoro de la huerta, entre las que también tuvo lugar el concurso donde se galardonaban las mejores variedades de tomate en distintas categorías.

“Y el mejor tomate de España es para... la variedad vasca Aretxabaleta”. Así lo decidió el jurado del certamen, presidido por la chef Pepa Muñoz (al frente del restaurante madrileño El Qüenco de Pepa y reconocida por su pasión por los tomates, producto estrella de su cocina y cultivados en su propia huerta). 

Muñoz estuvo acompañada por otros expertos como la periodista gastronómica Paloma Menéndez-Ondina, el crítico culinario Pepe Barrena, los periodistas David Remartínez (El Comidista) y Pedro Vallín (La Vanguardia) y el bloguero cántabro Jesús Baquero (El Mule Carajonero).

En una decisión nada sencilla, dada la calidad de los tomates presentados, la balanza se inclinó finalmente del lado de un tomate vasco que, aunque quizá no es muy popular a nivel masivo en España, sí goza de un gran reconocimiento por parte de agricultores ecológicos, gastrónomos, y catadores expertos. De hecho, no es el primer galardón que Aretxabaleta acumula en su particular vitrina de premios…

Aretxabaleta, el tomate ‘borracho’ que estuvo a punto de extinguirse

Municipio de Aretxabaleta, Guipúzcoa. Principios de los años 80. Koldo Zubizarreta, nacido en esta localidad a orillas del río Deba, y apasionado de horticultura da uno de sus paseos habituales por las huertas cercanas y, de pronto, unos tomates llaman su atención. Picado por la curiosidad, pregunta por su origen y el dueño de aquellos terrenos regala a Zubizarreta un par de ejemplares. Cautivado por su sabor, Koldo se empeña en preservar esta variedad local que, prácticamente, tenía los días contados, replantándola. 

Así, lo que prácticamente era la crónica de una extinción anunciada, se convierte en una bonita historia de recuperación de un tomate verdaderamente sabroso y especial, que recibe el nombre del muncipio donde se cultiva: Aretxabaleta, también conocido como Aretxabaleta rosa, o Mozkorra (que en euskera singnifica borracho, en referencia a su color rosado y morado)…

Una verdadera delicia, de gran tamaño, piel fina, textura carnosa e intenso sabor, que se suele recolectar a principios de verano y que puede adquirirse en mercados locales, ferias, pequeñas tiendas gourmet… Tal es su calidad, que apenas le hace falta aderezo alguno para disfrutarlo en la mesa; una simple ensalada preparada con este tomate puede convertirse en la mayor delicatessen.

Asimismo, también fue reconocida en este concurso la calidad de otras variedades como Abanillas (en la categoría ‘Mejor tomate de Cantabria’, que ya se había alzado con el galardón en la pasada edición del campeonato), mientras que el Tomate amarillo ruso fue el ganador en el apartado internacional.

'Damas de rojo': un reconocimiento al papel de la mujer en el mundo hortícola

Además de las actividades habituales, la Feria ha contado también como novedad este año con la entrega de los premios ‘Damas de rojo’. Un galardón que busca reconocer el trabajo de mujeres vinculadas de un modo u otro al mundo de la huerta (desde horticultoras, a cocineras, escritoras, investigadoras…).

Y si hay una chef estrechamente ligada a este universo, tal y como mencionábamos antes, ésa es Pepa Muñoz. Así pues no es raro que esta maestra del fogón (en la imagen inferior) haya sido una de las reconocidas como ‘Dama de Rojo’ en esta primera edición de los premios.

Un galardón que, lo confesamos, en ¡Hola! Cocina nos hace especial ilusión (Muñoz es la conductora de nuestro espacio La Cocina de ¡HOLA!), y que también recibieron la periodista gastronómica Paloma Menéndez-Ondina y Teresa Herrería, pionera de la agricultura ecológica en Cantabria. ¡Felicidades a todas ellas! 

Y a vosotros que nos leéis, amantes del buen tomate… apuntad bien en la agenda: último fin de semana de agosto de 2022, en Santa Cruz de Bezana, cuarta edición de la 'Feria Nacional de Tomate Antiguo'. Dicho queda.

CURIOSIDADES SOBRE EL TOMATE

Tal y como os contábabamos aquí, a pesar de que normalmente nosotros utilizamos el tomate como si fuera una verdura, lo cierto es que técnicamente es una fruta. Una de las muchas curiosidades relacionadas con esta delicia, a las que se suman otras muchas como estas:

  • Origen azteca. El término tomate proviene de la palabra tomatl propia del lenguaje náhuatl (idioma hablado por los aztecas de América Central, principalmente México). Significa algo similar a ‘fruta hinchada’.
  • Los primeros no era rojos. No nos referimos a los primeros tomates 'en la tierra', sino a los primeros que llegaron a Europa… Y es que, aunque el primer color que nos viene a la cabeza al pensar en tomate es el rojo, fueron los de la variedad amarilla los que primero conocimos a este lado del Atlántico. De ahí, por ejemplo, que en italiano el tomate se llame ‘pomodoro’ (manzana de oro, o amarilla).
  • Uso ornamental. Cuando el tomate llegó a Europa no lo hizo desde el principio como ingrediente gastronómico. Debido a su gran vistosidad (y a cierto reparo inicial a que pudiera resultar un alimento tóxico) solo se empleaba como con fines decorativos y ornamentales.
  • Solo 22 calorías. Es lo que aportan al organismo 100 gramos de tomate. Además de ser un gran aliado de la línea también lo es de la salud; este fruto es una fuente importante de vitaminas, fibras y ciertos minerales como el potasio o el magnesio.
  • Gran fuente de ‘umami’. Este término japonés hace referencia al quinto sabor (ése que no es al 100% ni dulce, ni salado, ni amargo, ni dulce). Está presente en alimentos que, de manera natural, tienen en su composición ácido glutamático como queso parmesano, las anchoas, el jamón ibérico, los mariscos… y, entre otros, también el tomate.
  • Más de 10.000 variedades. Pequeños, medianos, grandes, rojos, verdes, amarillos, rosas, más acuosos, con menos pepitas... A lo largo de la historia se han llegado a contabilizar miles de tomates en el mundo, algunos muy populares como el cherry, el kumato, el tomate pera… En España, por ejemplo, son muy apreciadas variedades como el Raf de Almería, el rosa de Barbastro, el ramellet de Mallorca, el antiguo de Tudela, el Corazón de buey… Variedades algo menos económicas que el tomate ‘vulgaris’ que encontramos en los supermercados, pero cuya compra compensa con creces a nivel de sabor, y las que debemos sumar, por supuesto, el tomate vasco Aretxabaleta. 

Te puede interesar: Descubre el restaurante favorito de la cocinera Pepa Muñoz

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.