Tostas con 'tapenade': un aperitivo muy mediterráneo

Te enseñamos a preparar de forma casera este rico 'paté' de aceitunas negras

por hola.com

A pesar de que su origen es antiquísimo (las pastas a base de aceituna se han elaborado en distintas zonas geográficas durante siglos), parece que el tapenade que hoy solemos encontrar y consumir tiene un origen francés. Un rico paté de olivas al que le han surgido algunas variantes pero en cuya receta más tradicional no suelen faltar, además de las aceitunas negras, las alcaparras, las anchoas, el tomillo, el romero, el ajo y el aceite.

Las cantidades van en función del gusto personal, pero a modo orientativo, podemos hacer una tapenade con 100 gramos de aceitunas negras (previamente deshuesadas), un diente de ajo pequeño, una cucharadita de tomillo, la misma cantidad de romero, una cucharadita de alcaparras y una anchoa. Todo ello se triturará con la batidora-picadora (o a mano en un mortero para quien tenga más paciencia). Para que quede como una pomada, pásalo a un cuenco de barro o cristal y añádele poco a poco, dando vueltas como pana hacer una mayonesa, el aceite de oliva hasta obtener la textura deseada.

Como decimos, según los gustos de cada cual, se pueden añadir otras especias, sustituir las aceitunas negras por las verdes, etc. El resultado: una pasta de potente sabor que resulta perfecta para untar sobre tostas de pan y servir como aperitivo. No obstante, recuerda que las posibilidades culinarias de la tapenade son más amplias. Así, resulta muy sabroso como relleno para unos tomates, para acompañar unos huevos, como contrapunto para un plato de pasta; como salsa para unas crudités, etc.

A ti, ¿cómo te gusta más el tapenade? Cuéntanoslo en nuestros foros de cocina.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie