Melyssa Pinto

Melyssa Pinto confiesa las secuelas que ha tenido tras volver de 'Supervivientes'

La 'influencer' ha explicado también que a veces le dan ganas de 'tumbarse en el suelo'

por Adrián López

Melyssa Pinto fue una de las mejores concursantes de la última edición de Supervivientes. La influencer, que ha remotado su canal de Mtmad, demostró que era una digna concursante de la experiencia hondureña e incluso se convirtió en una de las cuatro finalistas. Ahora, meses después de su vuelta la que fuera concursante de La isla de las tentaciones ha confesado que su regreso a España no ha sido tal y como se lo imaginaba. "Estoy todavía adaptándome a la situación, a la vida diaria y a la rutina. Me está costando mucho porque estoy lentita", ha explicado a cámara. Pero a pesar de comentar que está muy bien y muy contenta, ha revelado que "la vida normal", comparada con la de Honduras, le resulta bastante "estresante". Se había acostumbrado a no tener el móvil y a no hablar con casi nadie más que estuviese a su alrededor, algo que ha cambiado totalmente al llegar a nuestro país. Pero eso no ha sido lo peor. En su vuelta ha comenzado a sufrir algunos problemas de salud: "Ya nos avisaron los médicos que al volver a comer normal se nos hincharía unos días la tripa... son gases", ha comentado.

VER GALERÍA

Lola confiesa qué manías tiene tras regresar de 'Supervivientes'

La influencer ha expresado que está muy agobiada con la vuelta y aunque ha intentado estar calmada prefiere tener sus "momentos de soledad". Todo el mundo quiere verla tras más de 100 días en Supervivientes y a pesar de que lo entiende necesita mucho su espacio. Melyssa, que ha recuperado los casi 5 kilos que perdió en el programa, también ha contado que ha estado cuatro meses sin tener el periodo, pero que por fin desde hace dos semanas le ha vuelto. "Menos mal porque no tener la regla también tiene sus efectos sobre el cuerpo", ha comentado.

Además, la exsuperviviente ha reconocido que está teniendo un pequeño problema con la comida: mucha no le sienta bien por haberse acostumbrado a comer pescado, arroz, almendras y cocos, pero poco a poco está volviendo a la normalidad, aunque no sin algún que otro inconveniente: "Ahora me ha dado por comer unas galletas rellenas de cacao. He creado como una obsesión con el dulce", ha confesado. Pero no solo eso, también ha comentado que tiene algunas extrañas secuelas como que cuando va andando por la calle le apetece "tumbarse en el suelo". "Es un problema porque no estoy en Supervivientes y eso no se puede hacer", ha dicho, añadiendo que lo ha hecho alguna vez sin pensar en si la estaban mirando o no. "Estuve cinco minutos. Lo necesitaba", ha confesado.

VER GALERÍA

De la bajada de tensión de Lola al ataque de ansiedad de Melyssa: los 'supervivientes', al límite

Pero tumbarse en el suelo no es lo peor que se le pasa por la cabeza a la finalista de la última edición del reality de aventura de Mediaset, que ahora ve normal querer miccionar en la calle. "Ahora veo normal bajarme los pantalones y hacerlo. No lo he hecho, pero muchas veces me han entrado ganas y lo he pensado, pero me he tenido que parar a reflexionar y decir 'no, Melyssa, esto no se hace. No eres un simio", ha explicado. Por suerte, después de un mes ha revelado que se va encontrando cada vez mejor.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie