Descubrimos el mundo más desconocido de Julia Otero

Lejos de las ondas, la estrella de la radio siempre ha disfrutado de un lugar secreto, que llama su paraíso: recorremos sus rincones preferidos en la Ribeira Sacra y nos adentramos en su ‘misteriosa’ vida

julia otero

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Nos adentramos en el mundo más desconocido de Julia Otero. La estrella de la radio que ahora afronta un tiempo difícil y de lucha contra su enfermedad, en Barcelona… Y, a la espera de poder volver cuanto antes a su lugar secreto. Ese rincón que llama su paraíso. Una aldea de la Ribeira Sacra, de Lugo, A Penela, que “despidió” cuando tenía tres años y siempre reivindica como sus raíces. “Se vuelve, siempre se vuelve. Los gallegos pasamos la vida haciendo maletas… El ADN Cultural es poderoso y los recuerdos de la niñez más todavía”.

Julia Otero de niña©@otero_julia
Julia Otero celebrando su cuarto cumpleaños en Barcelona. Un año antes su familia había dejado atrás Galicia buscando un futuro mejor

Julia Otero llegó a Barcelona en tren y con el pelotón de la emigración en los años 60. Su padre, trompetista, uno de los fundadores de la orquesta de Monforte de Lemos (Lugo) y su madre, ama de casa, habían decidido buscar un futuro mejor. Tenía tres años. La familia se instaló en un pequeño piso de Poble Sec, en el mismo portal en el que vivía Joan Manuel Serrat. “Lo tuvieron claro desde el principio: ellos se sacrificarían y yo estudiaría”, contaba en una entrevista hablando de su salto social… Y de una vida de trabajo (y de éxito), en la que siempre estuvieron muy presentes la lucha de su familia y sus orígenes.

Reconstruyendo raíces

A lo largo de sus 61 años, ha habido un poco de todo: amor incondicional, distanciamiento, nostalgia “genética” -la de todos los gallegos-. Y, finalmente el viaje definitivo a sus raíces.

Un antes y un después que quedó señalado por la muerte de su padre (2007) y la reconstrucción de la casa de sus antepasados. Con las mismas piedras que usó su abuelo, cantero, para levantarla con sus propias ma

Julia Otero en la Ribeira Sacra©@otero_julia
Julia Otero, entre viñedos. En la Ribeira Sacra se realiza una de las vendimias más espectaculares de España por lo empinado de sus bancales, de ahí la denominación de viticultura heroica

nos. El hombre que no entendía que hubiera “estudiado una carrera con notas bastante brillantes para luego dedicarme a la televisión”. Así lo contó su nieta cuando la hicieron Hija predilecta de Monforte de Lemos, en 2009.

La casa de Julia Otero©Redes
Julia reconstruyó la casa de sus antepasados con las mismas piedras que usó su abuelo, cantero, para levantarla con sus propias manos. Se ubica en una aldea, a cinco kilómetros de Monforte de Lemos, Lugo.

Ante sus vecinos

Apoyada por su marido y por su hija, Julia lo anunció ante todos los vecinos. “Mi mayor ilusión y quiero decirlo públicamente es rehabilitar, con todo el mimo, la vieja casa de piedra de A Penela donde nació mi padre, mi tía, donde me crié hasta los tres años y donde regresé cada año durante mi infancia, adolescencia y juventud. Es el homenaje que puedo tributar a mis raíces, a la memoria de mi padre y al futuro de mi hija Candela. Sí, porque Candela, quiero que lo sepáis, es una gallega que nació en Barcelona. Como dice el chiste: “Los gallegos nacen donde quieren”.

Y, añadía en el Xornal de Lemos: “soy la única hija de un gallego curtido que supo trasmitirme el amor por las raíces y la tierra. Volver a Monforte siempre era volver a casa por él. Eso se me quedó grabado”.

julia otero©redes
Julia ante el Colegio de la Compañía, emblema de la ciudad de Monforte. El edificio es conocido como el ‘Escorial gallego’ por las similitudes arquitectónicas

Volver al hogar

Tras alojarse durante algunos años en el Parador de Monforte, Julia hacía realidad su sueño. “Es la manera agradecer a mis mayores todo lo que han hecho por mí”.

La casa, un edificio del siglo XIX, fue rehabilitada en 2011 con todos los elementos tradicionales de la cultura gallega, incluyendo el horno para cocer pan, un porche, y una piscina integrada, desde la que se puede ver a las vacas paciendo.

Situada en lo alto de una colina tiene una vista espectacular al valle de Lemos, al castillo de San Vicente, y a la finca (seis hectáreas) en la que ha plantado un sinfín de árboles frutales: higueras, manzanos, membrillos, cerezos, perales… Sin olvidar los castaños y los robles que ya estaban.

Un espacio extraordinario que alberga también una casa rural - Casa Pro Pantea-, aunque Julia no lo menciona jamás.

Casa de Julia Otero©Redes
La casa fue rehabilitada con todos los elementos tradicionales de la cultura gallega, incluyendo el horno para cocer pan, un porche, y una piscina integrada en la finca llena de frutales

Los recuerdos

Julia Otero echa mucho de menos los paisajes verdes y los paseos por los bosques gallegos... Y recuerda con amor y nitidez aquellos días de verano de su niñez y juventud: carreras por el campo sembrado de flores y mariposas, las ‘feiras’ con pulpo, y las verbenas de la comarca a las que iba con sus padres y primos.

Así lo contaba en agosto de 2018, cuando fue la encargada de dar el Pregón en Monforte: “volvíamos a la aldea y nos sentíamos raros, desarraigados. Aquí, mis padres y yo, éramos los catalanes, Y, en Cataluña, éramos los gallegos. O sea, nuestra identidad, la decidían los demás”.

“Yo sé que soy gallega”

“Cuando llegaban las fiestas -explicó a los monfortinos- la casa de mis abuelos se convertía en una especie de posada … éramos casi treinta y eso que mi familia era pequeña… Yo sé que soy gallega porque cuando invito a mis amigos preparo el triple de comida de lo que sería razonable”. Un guiño a la tradición de esas fiestas patronales, en las que se servían 20 platos, y en las que no faltaba nunca el vino y el aguardiente de su abuelo Manuel.

JULIA OTERO©redes
Visitando la alfarería de Gundivós (siglo XIX). Las piezas de cerámica negra se hacen con barro local, se cuecen en horno de leña, y se recubren en su interior con pez. La leyenda cuenta que, en época romana el vino era llevado a Roma en ánforas de Gundivós

Julia volvía a reivindicar así su hogar y también la memoria de su padre entre lágrimas: “Ya que hablamos de música, quiero recordar aquí al monfortino que más amó a su tierra, mi padre. No ha habido nadie que haya querido esta tierra como él y esta tierra no habrá escuchado jamás a nadie tocar la trompeta como él lo hacía.

Y, por supuesto, en gallego, porque, como dice Julia, “una lengua materna deja huellas para siempre en nuestras neuronas…Aunque me falta fluidez, tengo montones de expresiones que solamente sé decir en gallego”.

JULIA OTERO©REDES
JULIA OTERO©REDES
Julia Otero disfrutando del verano en una aldea a pie de río (Miño) y cercana a Belesar, en Chantada (Lugo)

Inventar el futuro

A Ribeira Sacra es su paraíso. Paisajes maravillosos abrazados por bosques centenarios, decenas de iglesias y monasterios románicos – la mayor concentración en arquitectura rural de Europa-; valles, prados, viñedos con impresionantes bancales, ríos (el Miño y el Sil)… Un tesoro que no deja de reivindicar y para el que siempre aventuró gloria animando a los jóvenes a “inventar el futuro” y a trabajar por un turismo de calidad, dejando atrás a esa Galicia “mansa” a la que ama, a la que siempre vuelve -cinco o seis veces al año-; y por la que tanto se preocupa.

julia otero©redes
Julia en la espectacular cascada de Augacaída, una gran desconocida en la Ribeira Sacra lucense

Su familia: El bunker

Cuando termina en la radio, empieza su vida familiar, anónima y privada. Un bunker al que nunca dio acceso y que sigue manteniendo casi en el misterio.

Tras separarse en 1993, del periodista Ramón Pellicer, se enamoró de un médico, Josep Martínez, y llevan juntos más de dos décadas. Nunca se han casado, pero se tratan de marido y mujer, y tienen una hija, Candela (1996), que también es doctora -estudió solfeo, además-, y otra enamorada de Galicia. Residen en Barcelona en un ático del barrio de Tres Torres; y los acompaña la madre Julia.

Julia Otero con su familia©REDES
JULIA OTERO©GettyImages
Julia lleva más de dos décadas de relación con el médico Josep Martínez. Nunca se han casado, pero se tratan de marido y mujer, y tienen una hija, Candela (1996), que también es doctora, y otra enamorada de Galicia

El mundo privado

A la presentadora le gusta escribir… Lo hace desde muy pequeña para que no se le olvide nada de lo que le ha pasado. Y conserva todas las cartas de amor que le han enviado.

Lo descubrimos en su web, donde “guarda” todas sus entrevistas. También, que no cree en la suerte, sino en el trabajo; no le gusta que la adulen, que tira de refrán con frecuencia y tiene gustos sencillos.

Julia se mantiene en forma yendo al gimnasio dos veces a la semana y caminando. En el Pirineo, los fines de semana, durante sus escapadas a Monforte; y, en la ciudad, porque le gusta ir de tiendas. Y, también con una alimentación saludable.

Su madre es una cocinera maravillosa –“hace las mejores empanadas” -, pero la de Julia es sencilla: “mucha plancha -carne y pescado- fruta y verdura”, que compra en el mercado de la Boquería, aunque también le encanta la pasta y los arroces.

Julia Otero©Redes
A Julia le encantan los animales, especialmente las vacas. En su finca ha plantado un sinfín de árboles frutales. En la imagen, comiendo cerezas de su árbol

Julia es muy hogareña, pero le gusta viajar y tiene una ciudad favorita, Nueva York. Y también es una enamorada de los animales. Tras la muerte de su mascota, Lúa, ahora disfruta de la compañía de su perrita Frida.

Y entre sus aficiones está la lectura -ensayo y novela histórica- y la música. Le gusta el pop de finales de los setenta -América, Simon & Garfunkel, Supertramp-; y su canción favorita de todos los tiempos es My way, en la versión de Nina Simone. Esto último contó en una entrevista en Onda Cero.

JULIA OTERO©REDES
La presentadora ha tenido que dejar temporalmente la radio para curarse. Tiene cáncer. Se lo contó ella misma a sus oyentes, en Onda Cero.

Un ‘parón’ en su trabajo

La directora y presentadora del programa Julia en la onda (prefiere la ‘abreviación’ Jelo) aprendió a hablar antes que a andar y siempre escuchó eso de que “esta niña habla como una vieja”. Así se lo confesó a La Voz de Galicia, en una entrevista. Quiso ser médico, pero estudió Filología hispánica, y, en un nuevo giro, terminó enganchada a la radio. La fama le llegó con el concurso 3x4 – siete millones de espectadores-; y se consagró con “La Luna”… Forjada entre los micrófonos y las cámaras, después de muchos años de profesión, triunfos y premios, este verano celebró el haber llegado a 3.000 programas. Desde 2007 hasta ahora, cuando ha tenido que hacer un parón para curarse. Tiene cáncer. Lo contó ella misma, en Onda Cero, despidiéndose temporalmente de sus oyentes. “A las cosas hay que llamarlas por su nombre. No es la primera vez que hace frente a las “células egoístas”. Con apenas 19 años, ya sufrió un tumor abdominal. Una dolencia que logró superar tras años de lucha y seis operaciones, pero que la dejó marcada. “El cariño y la bondad son siempre el mejor pronóstico”, dijo marcando este paréntesis en su vida.