adele

Las duras confesiones de Adele sobre la depresión que sufrió tras convertirse en madre

por hola.com

En octubre de 2012, la vida de Adele dio un giro de 180 grados. La cantante dio a luz a su primer hijo, Angelo, fruto de su relación con Simon Konecki, un niño que tiene ya cuatro años y se ha convertido en lo más importante para ella. Tras el nacimiento de su bebé, la artista se tomó un tiempo de descanso y se apartó de los focos, y es que, tal y confesó en los últimos premios BRIT, la maternidad la cambió notablemente

Ahora, la británica ha revelado los duros momentos que atravesó luchando contra la depresión postparto. Fueron momentos muy complicados para la cantante, que sentía como si hubiese tomado "la peor decisión" de su vida y ahora reconoce que está "demasiado asustada" para tener otro bebé, tal y como ha revelado a la revista Vanity Fair. 

VER GALERÍA

"Lo que yo sé de la depresión postparto, o postnatal, como la llamamos en Inglaterra, es que no quieres estar con tu hijo. Estás preocupada porque puedas herirle, estás preocupada por no estar haciendo un buen trabajo", explica. "Pero yo estaba obsesionada con mi hijo". La cantante optó por respirar hondo e intentar solucionarlo tomándose las cosas con calma. "Finalmente dije, voy a darme a mí misma una tarde a la semana solo para hacer lo que yo quiera sin mi bebé. Un amigo me dijo: '¿De verdad? ¿No te sientes mal?'. Yo le contesté: 'Sí, pero no tan mal como me sentiría si no lo hiciera'.

- Adele se sincera: la maternidad, su lado más romántico y su pérdida de peso

- El vídeo de Adele rapeando y versionando a las Spice Girls con el que no podrás evitar reírte

Admite que desearía tener más libertad para poder hacer "lo que quisiera, siempre que quisiera". "Cada día me siento así", añade. Pero, ahora, tiene claro que Angelo es lo primero para ella: "Quiero a mi hijo más que a nada", asegura.

Actualmente, Adele está inmersa en la gira promocional de su disco 25, y eso hace que a veces eche de menos al pequeño. "Disfruto estando de gira, pero a veces me siento culpable porque, aunque llevo a mi hijo conmigo todo el tiempo, algunas noches no puedo meterle en la cama", comenta. "Cuando no estoy trabajando nunca me siento culpable. Cuando eres madre tratas de compensar cosas constantemente. Pero no m importa por el amor que siento por él... ni siquiera me importaría no volver a hacer nada por mí misma".

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie