Chile, hielo y selva camino de la Patagonia

Esta zona de la Patagonia chilena es ideal para recorrerla en coche o en autocaravana y disfrutar, con total seguridad, de una naturaleza indómita de fiordos, glaciares y montañas cubiertas por la selva fría, donde algunos descendientes de colonos pioneros ponen el escaso acento humano. Navegación, miradores y senderismo incitan a un viaje muy activo

Chile Fiordos HOLA VIAJES
Por Enrique Domínguez Uceta

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Entre los andes y el pacífico, en el sur de Chile, se extiende una estrecha franja de belleza salvaje y escasa presencia humana que permite sumergirse en un paisaje intacto de estrechos fiordos, valles descomunales, selva fría, lagos y glaciares. La mítica Carretera Austral lo recorre a lo largo de 1240 kilómetros. Una ruta para vivirla a nuestro aire, con vehículo propio, gozando de un gigantesco santuario natural, y deteniéndonos para hacer turismo activo en los espacios protegidos que ocupan más de la mitad de su superficie.

Podemos iniciar el viaje en Puerto Montt, en la región de Los Lagos, donde arranca la Carretera Austral (CH-7), o volar a Balmaceda, para unirnos al itinerario en el corazón de la región de Aysén, de las más bellas del mundo. En Puerto Montt se reúnen una buena cantidad de barcos de pesca que muestran sus capturas en el fascinante mercado de Angelmó. El entorno de la ciudad guarda maravillas como los pueblos de colonos alemanes de Puerto Varas y Frutillar, volcanes que se reflejan en los lagos Llanquihue y Todos los Santos, además de ser puerta de entrada a la cultura autóctona del archipiélago de Chiloé.

Chile Fiordos HOLA VIAJES©Andrew Peacock / Gettyimages
Un sinuoso tramo de la Carretera Austral.

Tomando la Carretera Austral hacia el sur, la ruta se asoma a aguas marinas en Chaitén y obliga a tomar barcazas y trasbordadores antes de entrar en la región, con bellos trayectos por la ribera del lago Risopatrón, antes de llegar al pueblo de Puyuhuapi, con su pequeño puerto en el fondo del fiordo Seno Ventisquero. La carretera va enhebrando una sucesión de maravillas naturales que invitan a un viaje sin prisas, como, en el Parque Nacional Queulat, el mirador del glaciar Ventisquero Colgante, donde se ven masas de agua helada saltando a un angosto lago desde 200 metros de altura.

Chile Fiordos HOLA VIAJES©AZAM Jean-Paul / hemis.fr
Grandes masas de agua helada saltan al vacío desde el glaciar Ventisquero Colgante, cayendo a 200 metros de altura en un angosto lago.

Más adelante, un desvío lleva a Puerto Chacabuco, de donde zarpa el catamarán que navega hasta la laguna San Rafael. Después de una formidable travesía por los fiordos, el canal del río Témpanos conduce hasta donde vierte el glaciar San Valentín, cuyo frente, de dos kilómetros de ancho y setenta metros de altura, arroja enormes bloques de hielo que quedan flotando con un intenso color azul.

El trayecto de Puerto Chacabuco a Balmaceda, pasando por Coyhaique –la capital regional–, ayuda a comprender la orografía de la zona. Asciende por profundos valles desde la orilla del mar, hasta alcanzar el páramo ventoso de Balmaceda. Ese embudo de montañas condensa la humedad del Pacífico y genera lluvias que hacen posible la explosión de verdor de la selva fría y alimentan ríos tumultuosos, cascadas y extensos lagos.

Chile Fiordos HOLA VIAJES©© Karol Kozlowski/ AWL Images Ltd
Chile Fiordos HOLA VIAJES©Puyuhuapi Lodge & Spa
Navegando por la Capilla de Mármol, el islote rocoso horadado por la erosión, cuyas salas se iluminan mágicamente por la luz azul que refleja el agua. Abajo, caminando por el sendero de los Pumas, en el entorno de Puyuhuapi, Parque Nacional Queulat.

Siguiendo algo más de cuatro horas hacia el sur, por el grandioso valle del río Ibáñez, se llega al lago General Carrera, de color turquesa. En el muelle de Puerto Tranquilo esperan las lanchas que llevan hasta la Capilla de Mármol, un islote rocoso horadado por la erosión. Los últimos 347 kilómetros de Carretera Austral conducen a Villa O’Higgins, donde termina la calzada, al pie del Campo de Hielo Sur, completando una de las rutas más espectaculares y secretas de América.

Chile Fiordos HOLA VIAJES©© STEVE ALLEN / Gettyimages

No dejes de... viajar hasta la Laguna San Rafael

Desde Puerto Chacabuco, el barco navega durante cuatro horas por los fiordos, viendo delfines, ballenas, lobos marinos y cormoranes, hasta desembocar en el lugar donde el glaciar San Valentín –con dos kilómetros de ancho y 70 metros de altura– llega hasta el nivel del mar. Entre icebergs de azul cristalino, es posible acercarse con lanchas neumáticas a la pared de hielo, ver algún desprendimiento y regresar a bordo para brindar por el momento poniendo un trozo de glaciar en tu bebida favorita.

Guía práctica

Guía práctica

Chile Fiordos HOLA VIAJES©Puyuhuapi Lodge & Spa
Cuándo ir

La mejor época para ir a la región de Aysén, habitualmente lluviosa, es en enero y febrero. Por el contrario, los meses del invierno austral, julio y agosto, pueden ser complicados por la presencia de nieve en la parte sur del itinerario. Los bosques autóctonos de ñirres, coigües y lengas presentan sus colores más vivos y cálidos en otoño (abril y mayo).

Cómo llegar

El mejor enlace directo desde España con Santiago de Chile lo ofrecen Iberia y Latam. Desde la capital se puede volar con esta última compañía o con Sky Airlines a Puerto Montt, para tomar la Carretera Austral desde su comienzo, o a Balmaceda, para acceder al tramo de la región de Aysén. En ambos aeropuertos hay alquiler de coches, de motorhomes y campervan. Chile motorhomes (chilemotorhomes.cl) alquila furgonetas todoterreno para cuatro personas desde 158 € por noche. En Coyhaique, Rolling Patagonia (rollingpatagonia.cl).

Cómo moverse

La ruta solo está asfaltada en un 20 %, en el resto se circula sobre grava o ripio, en general en buenas condiciones. El drenaje del camino resulta sorprendentemente eficaz. Lo más recomendable, pero no imprescindible, es alquilar un vehículo todoterreno, y confirmar los alojamientos en las pequeñas poblaciones que se encuentran en el recorrido. Alquilar una motorhome o una campervan hace posible disfrutar a capricho de extensos paisajes. La seguridad y la amabilidad de la gente son proverbiales. No hay problema en dejar el coche para hacer senderismo o navegar en los fiordos. El barco a la laguna San Rafael lo gestiona LoberÍas del Sur (loberiasdelsur.cl) y se toma en Puerto Chacabuco.

Dónde dormir

Los alojamientos de la zona son mayoritariamente funcionales, de prestaciones básicas y correctas. Entre las excepciones destacadas, el exquisito Puyuhuapi Lodge & Spa (puyuhuapilodge.com), que ofrece alojamiento, spa de lujo y termas al aire libre perfectamente integrados en la naturaleza. Un lugar remoto, ideal para salir en kayak en busca de lobos marinos y delfines. En Puerto Chacabuco se encuentra otra joya del alojamiento en Aysén, el hotel Loberías del Sur (loberiasdelsur.cl), con vistas al fiordo y todo tipo de servicios de calidad. Además gestionan los barcos que llevan a la laguna San Rafael y las visitas al parque Aikén del Sur. En Coyhaique, el hotel boutique PATAGONIA HOUSE (patagonia-house.com) es la mejor opción para los que buscan alojamiento de alto nivel.

Dónde comer

Los pescados frescos del Pacífico, merluza, corvina, salmón de los fiordos, centolla y langosta resultan excelentes, sin olvidar la enorme calidad del cordero patagónico. A la experiencia primaria que ofrece el mercado de Angelmó, en Puerto Montt, se contrapone el refinamiento con que tratan los productos locales en el restaurante de Puyuhuapi Lodge & Spa, de cuya cocina han salido varios de los mejores chefs del país. También la sólida propuesta de acentos autóctonos del restaurante Chucao, del hotel Loberías del Sur de Puerto Chacabuco, con buena bodega de vinos chilenos. La visita al vecino parque Aikén del Sur puede completarse con la degustación de cordero al palo, abierto y asado entero junto a las brasas, en un típico quincho. En Coyhaique, MAMMA GAUCHA (mammagaucha.cl), para picoteos, pizzas y ceviches, y en Basilic Bistrot (basilicbistrot.com), platos estacionales.

Más información

Turismo de Chile, chile.travel

Región de Aysén, aysenpatagonia.cl




Más sobre