Los Borromeo se hacen con el Baile de la Rosa

La presencia de Paola Marzotto junto a los Grimaldi 'formaliza' la próxima boda de su hija pequeña, Beatrice Borromeo, con Pierre Casiraghi

por hola.com

Ni el supuesto embarazo de Carlota Casiraghi, ni las ausencias de Charlene de Mónaco, de Gad Elmaleh y de Tatiana Santo Domingo, esta última a punto de dar a luz; ni los primeros bailes de la quinceañera Alejandra de Hannover; ni la fascinante decoración Art déco del exclusivo Sporting de Montecarlo diseñada por Karl Lagerfeld… centraron como cabía esperar el Baile de la Rosa. Fueron los prometidos Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo, la próxima boda de la pareja y la familia de la novia, y sólo ellos, los que realmente protagonizaron de principio a fin de la velada.

VER GALERÍA


Los Borromeo se convirtieron en los verdaderos reyes del baile. La presencia de la madre de Beatrice Borromeo, Paola Marzotto, radiante con un vestido largo de color plata vieja, al lado de la familia principesca formalizaba el futuro matrimonio de los novios de Mónaco que, según las últimas informaciones de la prensa local, tendría lugar en el Principado a finales de julio. También se dieron cita Lavinia Borromeo, hermana de la bella aristocrática y aguerrida periodista, y su marido, John Elkann, quienes brindaron por la felicidad de la pareja con Alberto de Mónaco, la princesa Carolina y Carlota Casiraghi, con la que compartieron mesa.

Sigue sin haber confirmación oficial y, por tanto, sigue sin haber fecha de boda segura. De acuerdo con otros medios de comunicación europeos el 20 de abril tendría lugar la unión civil en el palacio Grimaldi y el primero de agosto, la ceremonia religiosa en la Rocca di Angera, o bien en el lago Maggiore, donde la familia Borromeo posee tres islas. Nada es cierto por ahora. Tampoco se sabe con rotundidad, pero todo apunta a que la italiana será novia Armani, que es su diseñador de cabecera, como en su día lo fue Charlene de Mónaco.

VER GALERÍA

Los besos enamorados, las miradas ilusionadas, las caricias cariñosas de Pierre Casiraghi y Beatrice acapararon todos los flashes en ausencia de otros besos, de otras miradas, de otras caricias. Una pequeña epidemia de gripe en el Principado impidió la asistencia tanto de la princesa Charlene, que se quedó al cuidado de la delicada princesa Gabriella, como también de Gad Elmaleh, según confirmó él mismo en sus redes sociales. Dichosos virus.

VER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie