El pésame de Europa a la reina Isabel: la mayor reunión de reyes y príncipes y casi dos mil invitados

A la Misa de Recuerdo por el duque de Edimburgo asistirán al menos diez reyes y será la primera reunión de la realeza desde la entronización del emperador de Japón. Las familias reales se trasladan a Londres para dar todo el apoyo a la reina, cada vez más frágil

Isabel II en un acto oficial

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

La salud no le ha acompañado en las últimas semanas, tampoco las alegrías ni los buenos momentos en los dos últimos años, pero mañana, 29 de marzo, Isabel II está decidida a rendir homenaje al duque de Edimburgo con una Misa del Recuerdo, en la Abadía de Westminster. Será otro momento conmovedor para la reina quien, cuando está a punto de cumplirse un año de la muerte de “mi querido marido”, se espera recibirá personalmente el pésame de una larga lista de reyes y príncipes.

Isabel II en el funeral del duque de Edimburgo©GTres
El Príncipe Felipe falleció el 9 de abril de 2021 cuando estaba a punto de cumplir 100 años. A su funeral, en la Capilla de St. George, Windsor, solo asistieron 30 personas por las restricciones de la pandemia. Esta es la primera oportunidad para rendirle un gran homenaje público.

A este servicio conmemorativo especial asistirá la familia Windsor al completo, a excepción del príncipe Harry y Meghan Markle, y la mayoría de las familias reales de Europa. La acompañarán los reyes de España; Carlos Gustavo y Silvia de Suecia; Margarita de Dinamarca; Felipe y Matilde de los belgas; Guillermo, Máxima y la princesa Beatriz de los Países Bajos; la Gran Duquesa María Teresa de Luxemburgo; el príncipe Alejandro y la princesa Catalina de Serbia; los príncipes Pablo y Marie Chantal de Grecia; Margarita, Custodio de la Corona de Rumanía y el Príncipe Radu. Asimismo, se espera también que esté presente algún miembro de la familia real de Jordania, Bulgaria, y de las principescas de Mónaco y Liechtenstein. A ellos se unirán tres príncipes alemanes, familia del príncipe Felipe; representantes del Gobierno británico, de la iglesia, de los territorios de ultramar, de los patronatos y de las organizaciones benéficas -hasta 700- a las que estuvo vinculado.

Order Of The Garter Service At Windsor Castle©GettyImages
La monarquía lidia con desafíos importantes en plena transición y la salud de Isabel II es un gran tema de conversación desde hace meses. Su delicado estado es la razón por la que palacio no quiso confirmar su presencia hasta el último momento en la Abadía.

Aunque sea por un motivo triste, llegó el momento del reencuentro de las familias Reales. La última gran reunión de reyes y príncipes fue en Japón, en octubre de 2019, cuando asistieron a la entronización del 126º emperador japonés, Naruhito. Desde entonces, y a pesar de varios intentos, la pandemia obligó a que las celebraciones organizadas alrededor de grandes acontecimientos históricos, se fueran cayendo de las agendas. También el gran homenaje al duque. La misa que ahora revivirá las escenas del funeral de la reina madre -la última gran cita luctuosa- con todas las casas reales presentes, en 2002, sin olvidar el último adiós al gran duque Juan de Luxemburgo, en 2019.

Realeza en la entronización de Naruhito©GTres
Realeza en la entronización de Naruhito©GTres
Arriba, los Reyes de España, y al lado, Guillermo y Máxima de Holanda. Abajo, Haakon de Noruega; y, a la derecha, Carlos Gustavo y Victoria de Suecia. La última gran reunión de reyes y príncipes fue en Japón, en octubre de 2019, cuando asistieron a la entronización del 126º emperador japonés, Naruhito.

Las imágenes de la Soberana sentada sola en la capilla de St. George (Windsor) dieron la vuelta al mundo. Con solo treinta invitados no pudo celebrar el funeral que quería para su marido, pero ahora, con 1.800 invitados presentes en la Abadía, ha llegado el momento de compartir recuerdos, celebrar su vida y su impresionante legado. Como ha informado Daily Mail, y si no lo impide ningún contratiempo de salud, Isabel II será trasladada en helicóptero desde el castillo de Windsor hasta Buckingham, corazón de la monarquía británica desde 1837; y desde palacio a la abadía de Westminster irá en coche.

La Reina tiene cada vez más problemas de movilidad -lo comentó la propia Soberana durante una audiencia reciente en Windsor: “Como pueden ver, no me puedo mover”; y la prensa inglesa apunta a que, además de sus problemas para caminar, le cuesta estar de pie mucho tiempo, ya no puede sacar a pasear a sus perros y habría empezado a usar una silla de ruedas. Para acceder al templo, podría utilizar una, pero, al parecer, Isabel II se resiste; y como no quiere ser fotografiada teniendo dificultades para caminar o dando la imagen de una reina vulnerable, ha pedido que le “acorten” el camino. Para ello, puede entrar al edificio a través de la puerta lateral Poets‘ Corner, sin cámaras y fuera del ojo público, incluso, por primera vez, adelantarse a la llegada de los invitados para tomar asiento en The Sanctuary.

Reina Letizia en Inglaterra©GTres
Los reyes Felipe y Letizia junto a la reina Isabel II y el Duque de Edimburgo durante su visita a Reino Unido en 2017.

A principios de este mes se conocía que Isabel II no tenía intención de regresar al palacio de Buckingham; y su ausencia en el Servicio del Día de la Commonwealth, después de cancelar varias apariciones en eventos públicos, nos ha dado una idea del futuro real. No está enferma y sigue tan comprometida con sus deberes de Estado como siempre, pero los años la están alcanzando. En abril cumplirá 96. Probablemente habrá un giro radical en sus compromisos públicos. Seguirá cumpliendo con su deber, pero de una manera mucho menos visible. Elizabeth II no es sobrehumana y sus salidas dependerán de cómo se encuentre ya por el resto de su reinado.

Además del peso de la edad, los dos largos años de pandemia, que la aislaron y cambiaron su vida y su forma de trabajar, no han ayudado. Tampoco el abandono del príncipe Harry, sus acciones y sus declaraciones desde California; los graves problemas de su hijo más querido, el príncipe Andrés, caído en desgracia; y lo más importante, la pérdida de su marido. El duque de Edimburgo dejó un enorme vacío en su vida y siempre lo tiene presente. En sus discursos, cuando habla de su “amado Felipe”; con su ropa y sus joyas, que conmemoran fechas especiales juntos; apropiándose de su alto bastón; o cuando busca refugio en Wood Farm, la cabaña preferida de su marido, en los momentos de mayor nostalgia.

Felipe de Edimburgo©GettyImages
Felipe de Edimburgo©GettyImages
La reina utilizó el bastón del Duque de Edimburgo en la inauguración de festividades jubileo, por sus 70 años en el trono.

Ni castillos ni palacios, una acogedora casa de cinco habitaciones donde el servicio viste ropa de campo -sin libreas- y no hay protocolo ni reverencias. La redecoró y la pintó el príncipe Felipe, el mar está a un par de kilómetros, las vistas son excelentes, hay una iglesia cerca, St. Peter… Y allí alargaron su último verano juntos. La reina dejó de viajar largas distancias en 2010 y, doce años después, la agenda se adaptará a las necesidades. Ahora, tras superar el coronavirus y de homenajear a su marido, seguramente reservará fuerzas para participar en los momentos más importantes de su jubileo de platino. Los años la han obligado a dar su mayor paso hacia atrás en la vida pública y poco a poco, la transición se irá completando. Probablemente ya no habrá más carruajes, ni mantos de armiño, ni pesadas coronas.

Felipe de Edimburgo©COP26/ Getty
“El príncipe Felipe fue el primer presidente del Fondo Mundial para la Naturaleza del Reino Unido y presidente internacional de WWF. En nombre de este Fondo Mundial para la Naturaleza visitó el hábitat de la especie Monarca en Sierra Chincua, México, y fue fotografiado entre una nube de mariposas. Isabel II usó el broche mariposa Onslow de diamantes y rubíes durante su discurso a los líderes mundiales en Cop26 que se reunieron en Glasgow, Escocia. Fue un regalo de bodas (1947) y sirvió, junto a una fotografía del duque rodeado de mariposas, para recordar que su marido, en la década de los sesenta, ya alertaba del peligro de la contaminación y de la encesidad de cuidar el planeta.

Más sobre