nicholas-rumania

La boda se celebró este domingo en la ciudad de Sinaia

Nicolás de Rumanía da el 'sí, quiero' sin presencia de la Familia Real

El nieto que Miguel de Rumanía apartó de la línea sucesoria se ha casado con la periodista Alina-Maria Binder

por hola.com

Nicholas Medforth-Mills, nieto de Miguel de Rumanía, que aspira a recuperar su título de príncipe de Rumanía y su posición en la Casa Real, se ha casado este pasado domingo con la periodista Alina-Maria Binder en la ciudad rumana de Sinaia. Aunque el Palacio Elisabeta de Bucarest se encargó de dejar claro que esto era un enlace privado y no un matrimonio real oficial, nada ha frenado a los novios en su deseo de celebrar un boda al más puro estilo real.

VER GALERÍA

Los novios –Alina con un vestido de un diseñador rumano con discretos bordados con motivos tradicionales- llegaron a las 14:20 (hora local) a la iglesia de San Elijah, donde les esperaban entre vítores un centenar de ciudadanos entre aplausos y cantares monárquicos. Hay que recordar que Rumanía es una república desde final de la II Guerra Mundial, sin embargo, la monarquía goza del respaldo de buena parte de la población.

Minutos más tarde el arzobispo de la arquidiócesis de Argeş y Muscel, de la Iglesia Ortodoxa Rumana, daba comienzo a una ceremonia de dos horas que para sorpresa de muchos era retransmitida en directo a través de Internet. De forma paralela y desde su cuenta de Facebook, la misma en la que hace “campaña” con el fin de recuperar sus derechos dinásticos, se comunicaban otros detalles del enlace como los nombres y las marcas de los proveedores de las flores, el vino, los anillos, la tarta de boda, el catering o el traje de los novios. Tras el "sí, quiero" y los besos, los novios se montaron en un carruaje para ir al casino de la ciudad, donde la fiesta continuó con sus 200 invitados. 

VER GALERÍA

Tal y como adelantó ¡HOLA! ningún miembro de la Familia Real ha acudido al enlace. El medio rumano News asegura que tras la ausencia de la madre del novio, la princesa Elena, ha sido la hermana de este la única representación familiar y la que ejerció el papel de dama de honor. La ausencia de la Familia Real pone de manifiesto que el conflicto entre el príncipe Nicolás y los suyos sigue abierto.

Fue su abuelo, primo de la reina Sofía y destronado rey Miguel I de Rumanía, el que en agosto de 2015 le retiró el título de príncipe, el tratamiento de Alteza Real y le apartó de la línea de sucesión. Desde entonces se han producido algunos momentos no exentos de tensión que alcanzaron su punto álgido antes del fallecimiento del rey Miguel. Entonces la Casa Real informó que Nicholas intentó entrar a la fuerza en la residencia del Monarca, para lo que “agredió física y verbalmente a tres personas”.

VER GALERÍA

El que fuera príncipe aseguró que lo único que quería era despedirse de su abuelo y que estas declaraciones de la Familia Real solo buscaban devastar su imagen. Entonces llegó un comunicado por parte de su madre que vino a confirmar lo que ya se rumoreaba desde hace años en el país. La princesa Elena dijo que su padre “estaba profundamente entristecido porque no había hecho nada para aclarar la paternidad de su supuesto hijo, una niña de casi dos años". "Esto muestra una inaceptable falta de responsabilidad”, añadía el comunicado oficial que se hizo público hace un año. Desde entonces, ya instalado en Rumanía y no en el Reino Unido, donde se había criado, Nicholas Medforth-Mills ha iniciado una campaña, con boda de por medio, para recuperar el lugar que según él legítimamente le pertenece.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie