Así afecta tu ciclo menstrual a la práctica de ejercicio físico

Así afecta tu ciclo menstrual a la práctica de ejercicio físico

Hacer deporte durante el ciclo menstrual nos ayuda a reducir posibles dolores y a mejorar nuestro estado de ánimo, siempre que hagamos caso a nuestro cuerpo y lo cuidemos como es debido.

por Cristina Soria

El ejercicio físico puede sernos de gran ayuda en todos los momentos del ciclo menstrual, aunque ni todos los ciclos ni todos los cuerpos son iguales, y va a depender de cada persona cómo afrontar la práctica de deporte durante la menstruación. En ocasiones, el dolor que acompaña a la regla o al propio síndrome premenstrual puede hacer que sea imposible realizar, no solo deporte, sino también muchas otras actividades cotidianas que impliquen un esfuerzo físico.

Si no es tu caso, o las molestias y dolores asociados a la menstruación no te impiden continuar con las actividades cotidianas de tu día a día, solo encontrarás buenas razones para seguir haciendo deporte durante esos días.

Leer: ¿Fatiga..., cansancio..., agotamiento...?

En qué te beneficia el deporte durante la menstruación

Hacer ejercicio de intensidad moderada durante esos días puede disminuir de manera significativa los dolores asociados al ciclo menstrual, según afirman numerosos estudios. Ponernos en movimiento siempre hace que desaparezcan, en general, los dolores de nuestro cuerpo, incluidos los dolores de regla. Pero, además, al hacer deporte nuestro cuerpo libera endorfinas, llamadas también hormonas de la felicidad, que mejoran nuestro humor y hacen que disminuya el cansancio y cualquier tipo de dolor físico.

VER GALERÍA

Puede que, durante la menstruación, debamos probar otro tipo de deportes que no son los habituales y que pueden sernos más útiles y placenteros, como el yoga, el pilates o la natación, que trabajan nuestro cuerpo de diferentes maneras muy efectivas, pero que no resultan tan intensos como una clase de spinning.

En cualquier caso, independientemente del deporte que practiquemos, debemos prestar mucha atención a estar descansadas, mantener nuestro cuerpo correctamente hidratado y vigilar nuestra alimentación, reduciendo el consumo de sal para evitar la retención de líquidos y la sensación de hinchazón.

Leer: La importancia de conocer tu ciclo menstrual

Cómo puede afectarnos el ejercicio físico durante la menstruación

Es importante recordar que, al menos durante los días que dura la regla, debemos evitar el ejercicio físico muy intenso y que sea muy prolongado en el tiempo. Del mismo modo que, como hemos dicho, hemos de procurar un buen descanso y mantener una correcta alimentación. 

Si no cuidamos nuestra condición física y realizamos un tipo de ejercicio muy extremo, además de llegar al agotamiento, pueden presentarse disfunciones en el ciclo menstrual como la amenorrea y la dismenorrea. Es cierto que es muy raro que algo así ocurra, pero si sumamos otros factores, como el estrés, es posible que se dé.

Lo más común es la desaparición, al menos temporal, de la menstruación, también llamada amenorrea. Una dieta demasiado estricta, el estrés y el ejercicio muy intenso pueden causarla. En ese caso debes consultar con un especialista que te dé las pautas necesarias para que tu ciclo menstrual recupere su regularidad.

Pero, como decimos, es raro que esto ocurra y de debe a la suma de varios factores. En realidad, hacer deporte durante la menstruación nos ayuda a reducir los dolores y aumentar la energía física. Por lo tanto, si prestamos atención a nuestro cuerpo y hacemos ejercicio de manera moderada solo podremos encontrar beneficios que repercutirán en nuestro bienestar físico y mental. 

Leer: Cinco claves para afrontar el síndrome premenstrual

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie