Es el plato más conocido de la cocina griega y a nosotros nos encanta. Berenjena, carne picada de cordero y bechamel son sus ingredientes principales

Por

Conocida internacionalmente, la musaka o 'moussaka', es un plato que identificamos con la cocina griega, pero que da nombre a otras recetas se hacen en otros muchos lugares del mundo como los Balcanes y Oriente Medio. Y que la versión que se prepara en tierras helenas es la más conocida: capas de berenjena que se intercalan con carne picada de cordero y tomate, se cubren con salsa bechamel y se cocinan en el horno. Vendría a ser como una lasaña en la que la pasta se sustituye por la berenjena, así que el resultado gusta a casi todo el mundo y la musaka goza de una enorme popularidad.

¿Qué ingredientes lleva la musaka?

Los habituales, como te decimos, son berenjenas cortadas en láminas a lo largo, carne picada de cordero, tomate y bechamel. Pero encontrarás infinitas versiones con otros ingredientes como calabacín, cebolla, ajo, patata cocida, zanahoria, champiñones, legumbres, etc.

En la receta original, la musaka se elabora con carne picada de cordero, pero se puede preparar perfectamente con otras carnes picadas: ternera, cerdo, pollo... y ¿por qué no? Cambiando la carne por pescado y/o marisco o suprimiéndola y echando solo productos vegetales. Al sofrito le dará mucho sabor un poquito de vino blanco seco.

La salsa bechamel es la clásica: a base de mantequilla o aceite de oliva, harina y leche, que condimentamos con un poco de sal, pimienta y nuez moscada.

Los griegos, además de sal y pimienta, le ponen otras especias y hierbas aromáticas como menta, perejil y un toque de canela, pero es un plato que admite otras muchas (tomillo, romero, albahaca...).

La musaka en 10 pasos

Te vamos a explicar cómo hacemos nosotros este delicioso plato -y luego te daremos 3 recetas más-, para el que necesitarás:

Ingredientes:

  • 2 berenjenas
  • 1 cebolla
  • 3 tomates
  • 1 patata
  • 400 gramos de carne picada
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • queso rallado
  • sal y pimienta

Para la bechamel:

  • 1 litro de leche
  • 40 gramos de mantequilla
  • 40 gramos de aceite de oliva
  • 80 gramos de harina
  • sal
  • pimienta
  • nuez moscada

Elaboración:

  1. Comienza preparando la bechamel: echa la mantequilla y el aceite en un cazo al fuego y espera a que se derrita para agregar la harina y rehogarla; ve agregando la leche, poco a poco, sin dejar de remover para deshacer los grumos. Salpimenta, echa un poco de nuez moscada y deja que se cocine unos minutos a fuego lento.
  2. Pela la patata, corta en láminas y cúecelas en agua hirviendo con sal. Escurre y reserva.
  3. Ahora lava, seca y corta en láminas finas las berenjenas. Échales sal y mételas en un colador para que suelten un poco de su amargor.
  4. Fríe las berenjenas en láminas con un poco de aceite en una sartén. Retira y reserva.
  5. Pela la cebolla y los tomates en daditos. Pocha la cebolla en la sartén añadiendo un poco de aceite y después, incorpora el tomate. Sofríe lentamente.
  6. A parte, dora la carne con aceite, sal y pimienta.
  7. Junta la carne con el sofrito, agrega el vino blanco y deja que se cocine unos minutos (aquí le puedes poner la especias y hierbas aromáticas que más te gusten).
  8. Precalienta el horno a 170ºC y en una fuente coloca las rodajas de patata cocida en el fondo y ve intercalando las berenjenas con la carne.
  9. Cubre con la salsa bechamel y abundante queso rallado.
  10. Hornea la musaka durante 20 minutos a 170ºC y gratina 3 minutos a 220ºC. ¡Listo!

Descubre otras versiones de musaka

Paso a paso: musaka vegetariana

Esta versión no lleva carne y optamos por ingredientes vegetales como la patata, la berenjena, el calabacín, la cebolla y el ajo. No le echamos bechamel, pero sí lonchas de queso mozzarella.

VER RECETA

Paso a paso: musaka de berenjenas y pollo

En esta alternativa, usamos carne picada de pollo en lugar de cordero y en vez de freír la berenjena, la horneamos. Cubrimos con salsa bechamel, queso rallado y gratinamos en el horno.

VER RECETA

Paso a paso: moussaka vegetariana de lentejas

La versión griega de la lasaña italiana, nos traslada a un universo mediterráneo y muy vegetariano en este caso, ya que en lugar de hacerla con carne de cordero, la vamos a hacer con lentejas. ¡Manos a la obra!

VER RECETA

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.