Nata montada, 'chantilly', crema agria, 'crème fraîche'… ¡aprende a diferenciarlas!

Nata montada, 'chantilly', crema agria, 'crème fraîche'… ¡aprende a diferenciarlas!

Son similares, pero no iguales. ¿Te haces un lío con estos productos? Si continúas leyendo podrás despejar tus dudas de una vez por todas

Por

“Sustancia espesa, untuosa, blanca o un tanto amarillenta, que forma una capa sobre la leche que se deja en reposo”. Ésta es la definición que nos ofrece la RAE cuando buscamos la palabra nata (conocida también como crema de leche en muchos países de Latinoamérica). Un producto antiquísimo y muy utilizado para la elaboración de infinidad de recetas que, sin embargo, suele generar algunas dudas (al menos, entre los menos ‘cocinillas’): ¿en qué se diferencia la nata de cocinar y la de montar?, ¿es lo mismo que la crema fresca?, ¿chantilly y nata montada son sinónimos?... Si estas preguntas te resultan familiares, ha llegado el momento de aclarar conceptos. ¡Vamos allá!

Nata montada

Cuando a la nata se le adiciona azúcar y se bate obtenemos como resultado la famosa nata montada, tan utilizada en el terreno de la repostería (tartas, bizcochos, pastelitos…). En los mercados podemos encontrar envases de nata ya montada, o envases de ‘Nata para montar’ (deben tener como mínimo un 35% de materia grasa).

Para montar la nata en casa tendrás que batirla con las varillas (mejor eléctricas) o batidora hasta que quede muy firme. Eso sí, cuidado con no pasarse en el batido para evitar que se convierta en mantequilla. Ten en cuenta también que un litro de nata montada dobla su volumen. Además, has de saber que la nata deberá estar fría y, por precaución, el recipiente donde vamos a montarla también debe introducirse previamente en el frigorífico. ¿Cómo saber si está en su punto? Al intentar dar la vuelta al recipiente, el contenido no debería volcarse.

Chantilly

Cuando la nata se monta con azúcar glas recibe el nombre de chantilly. Este tipo de preparación, que también suele incluir un poquito de esencia de vainilla, debe  su nombre a la ciudad francesa de Chantilly, al norte de París. Al igual que la nata montada clásica, se utiliza para preparar y decorar tartas, pasteles, batidos, helados...

Nata para cocinar

Son muchas las recetas entre cuyos ingredientes se incluye la llamada ‘nata para cocinar’. Normalmente se trata de natas con un porcentaje de grasa inferior al 35% y que se emplean para elaboraciones como sopas, cremas, salsas, etc. Esto no significa que las natas aptas para montar (las que sí tienen un porcentaje de grasa superior a ese 35%) no puedan también ser usadas como ‘natas para cocinar’. En resumen: las natas para montar se pueden usar también para cocinar, pero las natas para cocinar con poco porcentaje de materia grasa no sirven para montar.

Sour Cream o crema agria

Es un producto muy utilizado en el mundo anglosajón. Se consigue añadiendo zumo de limón a la nata y, aunque se puede preparar en casa, el mercado ofrece natas agrias ya elaboradas de gran calidad. Se usa tanto en el terreno dulce como en el salado.

Crème fraîche

Esta nata fermentada (se hace a partir de la nata y de agentes de fermentación o bacterias), muy tradicional de la cocina francesa, a veces puede confundirse con la sour cream porque cuenta también con un sabor ligeramente agrio. Sin embargo, la gran diferencia es que la crème fraîche tiene un porcentaje mayor de materia grasa, por lo que se puede emplear en cocina caliente, mientras que la crema agria tan solo tiene un 10% de materia grasa (es preferible incorporarla en platos fríos, o en calientes una vez ya cocinados, a modo de decoración).

RECETAS

Os mostramos a continuación algunas recetas donde se incluyen estos productos de los que hemos hablado. Para acceder a su modo de elaboración solo tienes que pulsar sobre las imágenes: 

Paso a paso: Copa de fresas, nata y merengue

Las fresas y la nata son una de esas parejas culinarias que siempre funcionan. Aquí les damos un aire un poco diferente añadiendo también merengue. Un postre ideal, ahora que esta fruta está de temporada.

VER RECETA

Paso a paso: Bocaditos de nata

Os presentamos aquí unos clásicos 'petit choux' rellenos de nata montada. Un dulce perfecto para tomar con el café o el té.

VER RECETA

Paso a paso: Ensalada de lentejas con crème fraîche

Utilizamos la crème fraîche para dar un rico constrase de sabor a esta vistosa ensalada templada de lentejas y calabacín. Puedes preparar la crema en casa, pero hoy día la encontrarmos en prácticmaente cualquier mercado o tienda de alimentación.

VER RECETA

Paso a paso: Crema de pimiento y calabaza con crema agria

Entre los ingredientes de esta crema de verduras encontraremos tanto nata para cocinar como crema agria (ésta última la usaremos al final, para dar al plato un toque diferente y decorativo). 

VER RECETA

Paso a paso: Peras al vino con chantilly

Las peras cocinadas al vino son un clásico de los recetarios más populares y tradicionales. Las vamos a aromatizar con vainilla y las acompañaremos con un poco de chantilly, que también te mostramos cómo elaborar paso a paso.

VER RECETA

Paso a paso: Tarta de fresas y nata

Si antes presentábamos las fresas y nata en copa, y con merengue, aquí apostamos por una tarta (con una pasta brisa en la base, una crema pastelera como relleno, las fresas cubiertas con un almíbar y nata semi-montada como acompañante perfecto).

VER RECETA