/ 
clock 01:00 | mediumMedia | 4 COMENSALES

Ñoquis con mantequilla y salvia o gnocchis burro e salvia

Si nunca has preparado ñoquis caseros, no lo dudes y lánzate, porque el resultado merecer la pena. No tienen nada que ver con los que podemos comprar ya hechos en las grandes superficies. Resultan deliciosos y son más sencillos de hacer de lo que parecen. Tan solo necesitarás un poquito de maña para darles forma. Para acompañarlos, os proponemos una de las salsas más tradicionales de la cocina italiana: mantequilla y salvia. Tan sencilla como deliciosa.

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Si nunca has preparado ñoquis caseros, no lo dudes y lánzate, porque el resultado merecer la pena. No tienen nada que ver con los que podemos comprar ya hechos en las grandes superficies. Resultan deliciosos y son más sencillos de hacer de lo que parecen. Tan solo necesitarás un poquito de maña para darles forma. Para acompañarlos, os proponemos una de las salsas más tradicionales de la cocina italiana: mantequilla y salvia. Tan sencilla como deliciosa.

Para los ñoquis:
  • 500 g de Patatas
  • 150 g de Harina de trigo
  • 1 Huevo
  • 1 pizca de Sal
Para la salsa:
  • 2 cs de Mantequilla
  • 12 hojas de Salvia fresca
  • Queso parmesano al gusto
  • Sal
  • Pimienta negra
HACER LOS ÑOQUIS O GNOCCHIS:
  1. 1.

    Coloca las patatas lavadas en un cazo con agua fresca abundante y acerca al fuego.

  2. 2.

    Cuece durante 25 o 30 minutos, hasta que las patatas estén bien hechas. Lo mejor para comprobarlo es pincharlas con un palillo. Cuando la patata no oponga ninguna resistencia al palillo, es que está perfectamente cocida.

  3. 3.

    Aún calientes, pélalas con cuidado de no quemarte y machácalas. Puedes hacerlo con un tenedor, un pasapurés o un prensapatatas, pero nunca con batidora, o corres el riesgo de obtener un puré muy chicloso.

  4. 4.

    Añade la harina a la patata y comienza a mezclar para formar la masa. Añade el huevo, la pizca de sal y sigue amasando hasta obtener una masa uniforme.


  5. 5.

    Coloca la masa de tus ñoquis sobre la encimera, ligeramente enharinada y amasa un minuto más.

  6. 6.

    Divide en tres o cuatro porciones la masa y ve haciéndolas rodar sobre la encimera para formar un clilindro largo y finito, como de un centímetro o centímetro y medio de diámetro, más o menos.

  7. 7.

    Corta cada cilindro en trocitos pequeños, como de dos centímetros de largo. Si quieres darles su característica forma estriada, hazlos rodar sobre los dientes de un tenedor. Ahora bien, si los ñoquis te gustan y crees que los vas a preparar con frecuencia, te compensará invertir en una tablita de madera especial para ñoquis, es muy económica y te facilitará mucho esta tarea.

  8. 8.

    Acerca una cazuela al fuego con abundante agua. Cuando rompa a hervir, añade sal, baja un poco el fuego e incorpora los ñoquis. Deja hervir hasta que suban a la superficie y floten. En ese momento, recógelos con una espumadera.
PREPARA LA SALSA:
  1. 1.

    Lava las hojas de salvia y sécalas ligeramente. Pica bien menudas dos tercios, el resto, elige las más bonitas, resérvalas enteras.

  2. 2.

    Por otro lado, ralla el queso parmesano y resérvalo.


  3. 3.

    Acerca un cazo amplio al fuego con la mantequilla y la salvia picada. Cuando la mantequilla se haya derretido, añade las hojas enteras de salvia y mantén a fuego medio. Cuando veas que la salvia comienza a tostarse un poquito, incorpora los ñoquis y mueve el conjunto rápidamente para que se mezcle todo el conjunto.

  4. 4.

    Apaga el fuego y añade el queso parmesano rallado, sal y pimienta negra al gusto. Deja reposar un segundo con el calor, moviendo un poco la cazuela, y sirve inmediatamente.