Batata asada rellena de guisantes y gremolata de queso feta
 / 
clock 01:00 | easyFácil | 4 COMENSALES

Batata asada rellena de guisantes y gremolata de queso feta

La batata es uno de los tubérculos más suculentos y deliciosos que existen. Asada alcanza cotas de excelencia y permite combinarla con infinidad de salsas frescas o calientes, rellenos y aliños. Esta batata asada rellena de guisantes y gremolata de queso feta es un excelente plato principal vegetariano que puede convertirse en vegano sustituyendo el queso feta por tofu sedoso marinado con especias y salsa de soja ligera. Los guisantes se machacan ligeramente para que haya texturas que contrasten con la suavidad de la pulpa de batata. La gremolata es un aliño italiano que lleva dentro una bomba de sabor cítrico, en contraste con el queso feta, ligeramente ácido y con un mordisco cremoso delicioso. No te pierdas esta receta: en verano te conquistará por su frescura, en invierno es reconfortante caliente y recién sacada del horno.

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

La batata es uno de los tubérculos más suculentos y deliciosos que existen. Asada alcanza cotas de excelencia y permite combinarla con infinidad de salsas frescas o calientes, rellenos y aliños. Esta batata asada rellena de guisantes y gremolata de queso feta es un excelente plato principal vegetariano que puede convertirse en vegano sustituyendo el queso feta por tofu sedoso marinado con especias y salsa de soja ligera. Los guisantes se machacan ligeramente para que haya texturas que contrasten con la suavidad de la pulpa de batata. La gremolata es un aliño italiano que lleva dentro una bomba de sabor cítrico, en contraste con el queso feta, ligeramente ácido y con un mordisco cremoso delicioso. No te pierdas esta receta: en verano te conquistará por su frescura, en invierno es reconfortante caliente y recién sacada del horno.

  • 4 Batatas
Para el relleno
  • 600 g de Guisantes congelados
  • 1 manojo de Perejil fresco
  • 1 Limón
  • 200 g de Queso feta
  • 2 Dientes de ajo
  • 50 ml de Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra
  • Sal
Para servir
  • 1 Cebolla morada
  • 200 ml de Crema agria
  1. 1.

    Precalentar el horno a 180º.


  2. 2.

    Lavar las batatas frotando la superficie. Secar y pinchar la piel con un tenedor.

  3. 3.

    Colocar las batatas en una bandeja con papel de horno en el fondo. Introducir en el horno y cocinar durante 50 minutos o hasta que, al pinchar con un brocheta, esta las atraviese sin dificultad.
EL RELLENO
  1. 1.

    Mientras se asan las batatas, preparar un cazo con agua y sal, llevar a ebullición e incorporar los guisantes. Bajar el fuego a la mitad y cocinar durante 20 minutos o hasta que los guisantes estén tiernos.

  2. 2.

    Escurrir y refrescar con agua muy fría. Dejar secar.


  3. 3.

    Picar el perejil hasta obtener dos cucharadas de perejil picado.

  4. 4.

    Mezclar con el aceite de oliva, los dos ajos triturados, la piel del limón rallada y sal al gusto.

  5. 5.

    Cuando los guisantes estén fríos, machacarlos ligeramente con un tenedor para que se rompan y mezclar con la gremolata. Desmenuzar el queso feta y mezclar en el último momento.
PARA SERVIR
  1. 1.

    Abrir las batatas recién horneadas, introducir el relleno de guisantes y rematar con la cebolla cortada en láminas finas.


  2. 2.

    Poner una cucharada de crema agria sobre cada batata y unas vueltas de molinillo de pimienta negra.

  3. 3.

    Exprimir el limón y espolvorear una gotas de su zumo sobre las batatas.