/ 
clock 40min | easyFácil | 4 COMENSALES

Ensalada de remolacha con lentejas y frutos secos

Te presentamos una colorida y deliciosa ensalada templada que está repleta de nutrientes. Sus ingredientes principales -lentejas, remolacha y frutos secos- son de lo más interesantes, no sólo desde un punto de vista saludable, sino también por sus deliciosos sabores. Prueba a añadir alguna hierba aromática o especia para perfumar la vinagreta. ¡Es una receta que no falla y que gustará a todos los públicos, veganos y vegetarianos incluidos!

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Te presentamos una colorida y deliciosa ensalada templada que está repleta de nutrientes. Sus ingredientes principales -lentejas, remolacha y frutos secos- son de lo más interesantes, no sólo desde un punto de vista saludable, sino también por sus deliciosos sabores. Prueba a añadir alguna hierba aromática o especia para perfumar la vinagreta. ¡Es una receta que no falla y que gustará a todos los públicos, veganos y vegetarianos incluidos!

  • 400 g de Remolacha
  • 400 ml de Lentejas cocidas en conserva
  • 12 hojas de Lechuga tiernas
  • 12 ud de Nueces
Para la vinagreta
  • 10 cs de Aceite de oliva virgen extra
  • 3 cs de Vinagre de Jerez
  • Sal
  • Pimienta negra
  1. 1.

    Pela las remolachas, lava, parte por la mitad y cuece en agua salada durante 40 minutos aproximadamente.

  2. 2.

    Escúrrelas bien y corta en dados pequeños.

  3. 3.

    Calienta las lentejas, escurrirlas y reservarlas.


  4. 4.

    Lavar las hojas de lechuga, seca y trocea.

  5. 5.

    Pela las nueces y pícalas en trozos no muy pequeños.

  6. 6.

    Echa en una ensaladera la lechuga troceada, las lentejas, los dados de remolacha y las nueces picadas y mezcla todo bien.

  7. 7.

    En un frasco de cierre hermético incorpora todos los ingredientes de la vinagreta, cierra bien y agita con fuerza hasta que emulsione, como si fuera una coctelera.
PRESENTACIÓN
  1. 1.

    Reparte la ensalada en los platos y aliña con la vinagreta preparada.
CONSEJO
  1. 1.

    Si no se dispone de mucho tiempo, utiliza remolacha ya cocida envasada al vacío.