Tartas de queso que no son dulces

Tartas de queso que no son dulces

Cuando pensamos en una tarta de queso la asociamos casi siempre a elaboraciones con azúcar que se toman como postre. Pero, ¿te has parado a pensar la cantidad de tartas de queso saladas que se pueden hacer? Nosotros te proponemos hasta 7 distintas con diferentes variedades de este lácteo que despierta más pasiones que aversión y con varios tipos de masas

Por

La tarta de queso es uno de esos postres sin competencia. Está presente en las cartas de la mayor parte de restaurantes, independientemente del tipo de cocina en la que estén especializados. Horneadas o cuajadas en frío, con o sin base, nata, gelatina o huevos, hechas con las variedades de queso más varopintas, más líquidas o densas... este universo quesero dulce es el paraíso de los cheeselovers más fanáticos.

Pero hoy queremos hablaros de otro tipo de tartas de queso que poco tienen que ver con ese concepto y que no se toman como postre sino como aperitivo o entrante y que en lugar de dulces, son saladas. Y aquí también la lista de posibilidades es inmensa, porque, además de jugar con las variedades de queso, puedes optar por distintos tipos de masa y por otros muchos ingredientes para el relleno: verduras, pescados, mariscos, pollo... Además, si te pones a pensar, en esta categoría tienen cabida cocas, quiches y elaboraciones similares ya que se trata de pasteles -redondos, cuadrados, rectangulares...- hechos con una masa que se cuece al horno y se rellena con diversos ingredientes.

Hemos seleccionado 7 recetas que se ajustan a esas premisas. Usamos quesos como el emmental, el Idiazábal, el de cabra, el cheddar, el azul, la mozzarella, el feta o la ricotta. Pero con el apasionante panorama quesero que tenemos en nuestro país y si eres de los que pierde la cabeza por este producto, podrás elegir otras variedades e incluso ir probando cada una de estas tartas saladas cada vez con un queso distinto. Pincha en cada imagen y disfruta de la receta completa, con todos sus ingredientes y sus modos de elaboración.

Paso a paso: tarta salada de salmón y queso emmental

Te enseñamos cómo preparar esta receta, con masa quebrada casera incluida, sobre la que ponemos salmón fresco, patata, puerro y queso emmental.

VER RECETA

Paso a paso: tarta salada de calabaza, queso feta y ricota

En este caso, la base es una masa de hojaldre que ya puedes comprar lista para usar. Encima ponemos dados de calabaza y dos tipos de queso: el griego feta y el italiano ricota o requesón.

VER RECETA

Paso a paso: tarta salada de calabacín y queso Idiazábal

Elegimos un queso como el Idiazábal, con un toque ahumado, para usarlo junto al calabacín en rodajas, como cobertura de una tarta salada de hojaldre.

VER RECETA

Paso a paso: tarta salada de remolacha con queso de cabra y piñones

Quizás esta sea una de nuestras propuestas más original -y desde luego colorida gracias a la remolacha-. A esta tarta salada también vamos a incoporarle el de cabra como queso protagonista y unos piñones.

VER RECETA

Paso a paso: quiche de puerros y queso cheddar

Una quiche es, al fin y al cabo, una tarta salada. Con su correspondiente base de hojaldre o masa quebrada, al relleno, además de puerros, huevos y nata, le añadimos queso rallado, en este caso cheddar.

VER RECETA

Paso a paso: hojaldre de espinacas, acelgas y mozarella

La mozarela es un queso ideal para incorporar en multitud de recetas, especialmente horneadas. Lo empleamos, en este caso, para preparar un hojaldre que también lleva espinacas y acelgas.

VER RECETA

Paso a paso: coca de calabacín con queso azul y nueces

Una coca es una masa muy extendida en nuestra costa mediterránea con versiones tanto dulces como saladas. La nuestra está elaborada con queso azul y nueces. ¡Pruébala!

VER RECETA

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.