Cocina de verano: cuidado, porque estas salsas…¡crean adicción!

Cocina de verano: cuidado, porque estas salsas…¡crean adicción!

Ensaladas, arroces, 'carpaccios', recetas a la barbacoa… Te damos algunos 'tips' e ideas prácticas muy sencillas para aderezar tus platos estivales

Por

Ya sea para acompañar platos de pasta, o para aderezar las recetas más ‘carnívoras’, los platos marineros, incluso los postres más golosos… ¡mira que nos gusta una salsa! De hecho, cuando uno aprende a cocinar, una de las primeras cosas que debe dominar es la preparación de las salsas más básicas de nuestro recetario. Las hay para todos los gustos y podemos disfrutar de ellas en cualquier época del año. Hoy vamos a centrarnos en esos aderezos ‘salseros’ que tan bien acompañan a las recetas veraniegas, para daros algunos tips e ideas prácticas. Con ellas conseguiréis que vuestros menús estivales pasen a otro nivel...

Salsa de pepino y yogur, el toque más refrescante

Las salsas elaboradas a base de pepino y yogur resultan perfectas para los días más calurosos. Quizá el tzatziki griego sea una de las variantes más conocidas, pero casi hay tantas versiones como cocineros la preparen. Nuestra sugerencia de hoy: pela un pepino y rállalo sobre una ensaladera, añade una cucharada de menta picada, una cucharada de perejil picado, dos yogures griegos, un poquito de sal, mezcla todo bien y reserva en la nevera. Con esta salsa podrás acompañar, por ejemplo, unas saludables crudités (a modo de ‘dipeo’). Resulta igualmente rica con platos cocinados a la parrilla; carnes, pescado o verduras. Otra idea: prueba a rellenar con esta salsa unos tomatitos cherry. ¡Buenísimos!

Sashimis y carpaccios con un punto diferente

Y si la combinación yogur+pepino funciona muy bien, nos centramos ahora en otra pareja muy bien avenida para las salsas: anchoas+alcaparras. Una idea de preparación: echa en un bol 12 anchoas y una cebolleta picadita, una cucharada de alcaparras escurridas, el zumo de un limón, un chorro de aceite de oliva y mezcla todo bien. La salsa resultante es estupenda, por ejemplo, para acompañar opciones frías como sashimis (en especial de atún) o carpaccios de pescado.

Mayonesas: ¡que viva la ‘customización’!

La mayonesa es una de las salsas con más tradición en España (imprescindible de recetas frías como la ensaladilla rusa, los huevos rellenos, asimismo es perfecta para acompañar marisco cocido..) a la que, por qué no, podemos dar distintos sabores. ¿Cómo? Añadiéndole los ingredientes más variados. Así, queda muy rica si le adicionados, por ejemplo, una finas hierbas frescas machadas. Más ideas: anchoas picaditas con un poco de cilantro; o bien unas alcaparras y pepinillos picaditos también; o bien mostaza y un poquito de pimentón; unas gotas de salsa Perrins… ¡Es cuestión de ir probando y quedarte con la que más te guste!

El melón, también como aderezo

Además de ser una de las frutas ‘estrella’ del verano, el melón puede ser ingrediente no solo de numerosos postres, sino también de originales salsas para platos salados. Un ejemplo: tritura en un robot de cocina 500 gramos de pulpa de melón, sin piel ni semillas. Añade unas gotas de tabasco, una cucharada de vinagre balsámico y pimienta blanca recién molida. Mezcla todo bien y tendrás una salsa espectacular, perfecta para acompañar, por ejemplo, recetas de pescado blanco. También puedes dar un toque diferente con ella a una macedonia de fresas y melocotones. ¡Sorprenderás a todos!

Leer: Refrescantes recetas con melón

Alioli, en versión renovada

Otra de nuestras salsas más emblemáticas, el alioli (en cuya receta tracional solo encontramos como ingredientes el aceite y el ajo, nada de huevo) está inevitablemente asociado a esos arroces que huelen a playa, a chiringuito… ¿Algo más apetecible que, por ejemplo, un arroz a banda, con un poco de alioli, con los pies enterrados en la arena?... Sin embargo, no olvides que, al igual que la mayonesa, también puedes ‘custominzarlo’ como más te guste. Hace solo unos días os ofrecíamos un buen ejemplo con esta receta de ‘Boquerones con alioli de albahaca’.

Salsa barbacoa, con un ‘puntazo’ muy andaluz

Pocos planes más apetecibles en verano que disfrutar de una deliciosa barbacoa al aire libre con amigos y familiares. Y, aunque son muchas las salsas con las que podemos acompañar los alimentos cocinados a la parrilla, la salsa barbacoa es la reina indiscutible (el nombre no le viene, desde luego, por casualidad). Imprescinble para aderezar costillas o alitas de pollo, también acompaña muy bien hamburguesas, patatas asadas… Hay muchas formas de prepararla, pero nosotros hoy te proponemos que a la receta más clásica le des un toque muy especial. ¿Cómo? Sustituyendo el habitual vinagre de manzana por un chorro de un buen vinagre de Jerez (que los hay realmente magníficos). ¡Verás qué puntazo!

Aliñar una ensalada con salsa de tomate… ¿por qué no?

Si has preparado una salsa de tomate casera para la elaboración de alguna receta y te ha sobrado un poco… ¡ni se te ocurra tirarlo! Nuestro tip es que pruebes a convertir ese resto en una vinagreta diferente para tus ensaladas. Añádele a la salsa un poco de vinagre de Módena, un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, albahaca fresca picada y un poco de pimienta negra.

Aderezo para Cheese lovers

Los amantes del queso añadirían su 'alimento fetiche' a prácticamente cualquier receta… Una manera fácil de conseguirlo es darle forma de salsa. Por supuesto, podemos hacerla de forma casera. Un ejemplo: aplasta con un tenedor 100 gramos de queso Roquefort, mézclalo con medio tarro de mayonesa, añade unas cucharadas de perejil picado, mezcla bien… y ya tienes una sabrosa salsa de queso azul, perfecta para rellenar unas endivias, acompañar un pescado cocido o aderezar una ensalada. 

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.