Salsa barbacoa casera
 / 
clock 30min | easyFácil | 6 COMENSALES

Salsa barbacoa casera

Imprescindible para costillas o para alitas de pollo, ideal en hamburguesas y otros platos de carne, y socorrida para muchas otras elaboraciones, como patatas asadas, por ejemplo. Esta salsa barbacoa casera tiene un punto ahumado riquísimo. ¡Y es facilísima de hacer!

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Imprescindible para costillas o para alitas de pollo, ideal en hamburguesas y otros platos de carne, y socorrida para muchas otras elaboraciones, como patatas asadas, por ejemplo. Esta salsa barbacoa casera tiene un punto ahumado riquísimo. ¡Y es facilísima de hacer!

  • Cebolletas
  • Pimiento rojo
  • 1 trozo de Pimiento verde
  • 200 g de Kétchup
  • Pimentón dulce
  • 1 pizca de Pimentón picante
  • 2 dientes de Ajo
  • 1 pizca de Comino molido
  • 1 cucharadita de Orégano
  • 1 chorrito de Vinagre de manzana
  • 1 cucharada de Miel
  • Sal
  • Pimienta negra
  1. 1.

    Para hacer esta salsa barbacoa lo primero que haremos es preparar las verduras frescas. Pelamos la cebolleta y la picamos en brunoise fina.

  2. 2.

    Lavamos los pimientos rojo y verde, les retiramos las pepitas y los picamos finos.

  3. 3.

    Pelamos el ajo, lo partimos por la mitad para retirar el germen y lo partimos en varios trozos.

  4. 4.

    Acercamos una sartén al fuego sin nada de aceite e incorporamos las verduras picadas. Cocinamos a fuego vivo durante unos minutos sin dejar de remover hasta que estén bien tostados, con toques negros y quemados. No se trata de calcinar las verduras, pero sí de quemarlas un poquito, para que aporten a la salsa su característico toque ahumado.


  5. 5.

    En cuanto estén las verduras, las apartamos del fuego y las pasamos al vaso de la batidora.

  6. 6.

    Añadimos el kétchup, la miel, el pimentón dulce, el pimentón picante, el comino, el orégano y el vinagre de manzana. Tritura hasta obtener una salsa lisa y fina.

  7. 7.

    Ponemos la salsa al fuego en un cazo y cocinamos durante 5 o 6 minutos para reducir ligeramente, sin dejar de remover. Si nos gusta más espesa, podemos diluir un poco de maicena en un dedito de agua y así espesar la salsa barbacoa.

  8. 8.

    Ya al final, probamos y ponemos a punto de sal y pimienta negra.

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.