Calabacines rellenos: 9 recetas vistosas, fáciles y riquísimas

Calabacines rellenos: 9 recetas vistosas, fáciles y riquísimas

Este vegetal es uno de los que mejor se presta para prepararlo relleno

Por

Quizá sea una de las hortalizas que más gusta a todo el mundo por su suave sabor, su textura y por sus muchas posibilidades en cocina. Del calabacín se puede aprovechar todo, desde el fruto a sus flores, que rebozadas en tempura son una auténtica delicia. Antes de ver sus cualidades culinarias vamos a contarte todos los beneficios que este vegetal, que vino de América, aporta a nuestro organismo.

Lee también: ¡De temporada! Cómo llenar la cesta de la compra en primavera

Propiedades y beneficios del calabacín

El calabacín contiene mucha agua y fibra lo que lo convierten en un gran aliado de cualquier dieta para personas con sobrepeso, hipertensión, problemas digestivos, estreñimiento o retención de líquidos, eso sí, si no lo comemos frito. 

Contribuye a cubrir nuestras necesidades de vitaminas y de fibra; tiene un gran poder diurético debido a su alto contenido en agua; es bajo es sodio y también en grasas (tan solo cuenta con 20 calorías por cada 100 gramos de producto); resulta muy fácil de digerir; está disponible en los mercados todo el año…Como ves no hay excusa para no disfrutar de esta hortaliza.

Aunque a muchos, sobre todo los más pequeños, prefieren tomarlo pelado, nosotros recomendamos comerlo con piel, ya que es ahí donde se encuentran la mayoría de nutrientes y su poder antioxidante.

Son solo algunas buenas razones para incluir el calabacín en la cesta de la compra. A todas ellas se suma el inmenso abanico de posibilidades que nos ofrece este alimento en la cocina, de las que ya os hemos ofrecido numerosos ejemplos. Hoy vamos a centrarnos en una de sus preparaciones más comunes y vistosas: los calabacines rellenos que, a su vez, pueden elaborarse de infinitas maneras.

Cómo preparar calabacines rellenos

Los calabacines más adecuados para rellenar suelen ser aquellos que tienen un tamaño medio ya que así evitamos que tenga muchas semillas. Cuando lo compres asegúrate que está firme, que su carne es compacta, su piel limpia y brillante y ausente de golpes o magulladuras. Una vez que lo tengas en casa, es mejor conservarlo a temperatura ambiente si lo vas a consumir en uno o dos días. Si lo vas a consumir en más tiempo guárdalo en la nevera y te aguantará perfectamente unos 12-15 días. 

A continuación, os proponemos nueve recetas, a modo de ejemplo (pulsa sobre las imágenes para acceder al modo de elaboración).

Paso a paso: Calabacines rellenos de verduras

Un plato sano, fácil, rico y muy vistoso que encantará a los amantes de las verduras. Para su preparación vamos a vaciar unos calabacines previamente cortados (de cada calabacín obtendremos unos 3 o 4 cachos, en función del tamaño) que después rellenaremos con su propia pulpa y otros productos vegetales (pimiento, berenjena, chalota...). Decoraremos al final con unas hojas de albahaca, que aportarán un delicioso aroma al conjunto.

VER RECETA

Paso a paso: Calabacines rellenos de revuelto de parmesano

Los calabacines redondos, también conocidos con el nombre de luna o zapallitos, son ideales para rellenar. En este sentido las opciones son prácticamente infinitas. Nosotros apostamos aquí para el relleno por un delicioso revuelto de huevo, queso parmesano y nata que es pura cremosidad. Una receta de lo más 'pintona’ que gustará a toda la familia.

VER RECETA

Paso a paso: Calabacines rellenos de quinoa

Apostamos aquí como relleno por una mezcla de quinoa, frutos secos, cebolla, tomate seco y zanahoria. Es una receta vegetariana pero que gustará a casi todos los públicos. Y ya verás como no tienen ninguna complicación llevarla a la práctica.

VER RECETA

Paso a paso: Calabacines rellenos de arroz y jamón

Los rellenos con arroz cocido se pueden aplicar a numerosas preparaciones: albóndigas, croquetas o, por supuesto, verduras como estos calabacines a los que añadiremos también jamón cocido entre sus ingredientes principales. 

VER RECETA

Paso a paso: Calabacines rellenos de cuscús vegetal

En este caso vamos a rellenar los calabacines con un cuscús mezclado con distintos tipos de vegetales. Una receta apta para dietas vegetarianas y veganas. 

VER RECETA

Paso a paso: Calabacines rellenos de pollo con pimientos y arroz

Estos calabacines rellenos gustarán tanto a niños como a mayores. Son muy sencillos de preparar y resultan perfectos como plato único (en una misma receta tenemos verdura, cereales, y la proteína de alto valor biológico que aporta el pollo).

VER RECETA

Paso a paso: Calabacines rellenos de nueces

Como vemos, los calabacines rellenos se prestan a mil opciones. En este caso vamos a cocinarlos con nueces y acompañarlos con unas patatitas al ajo.

VER RECETA

Paso a paso: Calabacines rellenos de queso manchego

Esta opción es perfecta para los amantes del queso manchego. Una receta rápida de hacer, sencillíma, vistosa y, lo más importante, ¡ríquisima!

VER RECETA

Paso a paso: Calabacines rellenos de gambas y piquillos

Y después de rellenarlos de arroz, pollo, jamón, queso, cuscús... terminamos con unos calabaciles rellenos muy marineros. Las gambas serán el ingrediente estrella para su preparación (en este caso hemos usado calabacines pequeños individuales pero puedes hacerlo troceando los más grandes).

VER RECETA

Lee también: Recetas con espárragos trigueros... ¡del desayuno a la cena!