Mundo Singular

Así son los ríos y afluentes más sorprendentes y singulares de España

Un río de colores rojizos, otro que aparece y desaparece, y otro que llega a recorrer parte de Francia, la belleza de nuestro país nunca deja de maravillarnos

HO4058 Mundo singular

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Son un símbolo de vida, han sido inspiración de muchos artistas y objetivo de incontables fotografías. Los ríos encierran mucha magia en sus aguas y, en nuestro país, hay varios que despiertan un gran interés por su singularidad. Desde el río Tinto, que por su característico color rojizo parece un escenario de cine de ciencia ficción, hasta el Tormes, que tiene la presa más grande —la presa de Almendra, con 202 metros de altura desde sus cimientos—; el Guadiana, que aparece y desaparece, o el Turia, famoso por sus crecidas, aquí encontramos auténticas maravillas fluviales.

HO4058 Mundo singular©GettyImages
HO4058 Mundo singular©GettyImages
Sobre estas líneas, imágenes del río Tinto

Hay ocho ríos principales en nuestra geografía, de los cuales discurren íntegramente por Españael Guadalquivir, el Júcar, el Ebro —el más largo, con 970 kilómetros—, el Segura y el Miño, que pasa por la frontera con Portugal antes de desembocar en el Atlántico. Por su parte, el Garona es made in Spain, porque nace aquí, pero discurre principalmente por terri­torio francés.

HO4058 Mundo singular©GettyImages
HO4058 Mundo singular©Getty Images
En estas imágenes, arriba a la izquierda, el río Garona; a su derecha, el río Sil; abajo, a la izquierda, el río Guadiana, y a la derecha, el río Tormes.

En cuanto a afluentes, uno de los más largos es el Genil, que nace en Sierra Nevada y desemboca en el Guadalquivir, y el más corto, el Asón, con 39 kilómetros. En torno a los ríos siempre ha habido muchos asentamientos y cabe destacar los del río Sil, donde hay un gran número de parroquias antiguas.

HO4058 Mundo singular©GettyImages
HO4058 Mundo singular©GettyImages/Agefotostock
HO4058 Mundo singular©GettyImages
En la imagen de arriba, el río Guadalquivir. En el centro, de izquierda a derecha, el río Júcar y el río Ebro; y debajo, el río Turia y el río Segura. Sobre estas líneas, el río Genil (a la izquierda) y el río Asón (a la derecha).