irene-rosales-portada

Irene Rosales se derrumba tras su etapa más difícil: 'Necesito tiempo para asimilar lo que ha pasado'

La mujer de Kiko Rivera ha reconocido que no es tan fuerte como intenta hacer ver

por Belén Nava M.

Este fin de semana no está siendo nada fácil para Irene Rosales. La tarde del sábado acudía a su puesto de colaboradora en Viva la vida, y aunque comenzaba la jornada con enorme entereza, según avanzaba el programa no podía evitar derrumbarse al recordar que se cumplía un año del fallecimiento de su madre, Mayte Vázquez. Entre lágrimas e invadida por la nostalgia, la mujer de Kiko Rivera reconocía que va a estar rota para siempre por esta pérdida porque no va a tenerla nunca más y esa ausencia es irreparable. Además, se sinceraba y reconocía que proyecta una imagen de fortaleza pero que no es así y que psicológicamente no se encuentra bien. "No puedo más. Necesito desahogarme y llorar aunque no sirva de nada. Necesito tiempo para asimilar muchas cosas que me han ido pasando", decía.

-Irene Rosales confirma que no se casará por la Iglesia con Kiko Rivera

-Eva González, Lourdes Montes e Irene Rosales: las otras protagonistas del reencuentro de los Rivera

Emma García, presentadora del programa en el que trabaja, le recomendaba pedir ayuda para poder vivir su duelo, asimilar que sus padres se han ido con escasos meses de diferencia y también afrontar la brecha de los Pantoja que, irremediablemente, le afecta en primera persona. También su compañera Terelu Campos le instaba a ponerse en manos de alguien con quien poder desahogarse sin preocuparse de que sus niñas la vean mal. En este sentido, Irene contaba que se siente agotada y ha barajado muchas veces dar ese paso pero que en este último año no ha tenido tiempo para pensar en ella misma y cuidarse porque después de despedir a su madre llegó el confinamiento, el empeoramiento de su padre y el problema de su marido y su suegra.

Desde que en octubre comenzó el conflicto entre Kiko e Isabel Pantoja, la mujer del DJ le ha apoyado públicamente en cada paso que ha dado, aunque también ha reconocido que en la intimidad de su hogar le dice todo aquello que no le parece bien de su actitud. Irene confiesa que para ella no es fácil ayudar en todo lo que está ocurriendo en su familia política, donde la reconciliación se antoja cada vez más complicada. Pase lo que pase, ella apuesta porque su suegra siga teniendo un papel destacado en la vida de las pequeñas Ana y Carlota puesto que es la única abuela que tienen. De hecho, le ha ofrecido llevarse a las niñas con ella a la finca cuando quiera, pasar tiempo con ellas y también hace videollamadas para que la artista pueda hablar con sus nietas, conocer sus avances, ver cómo han crecido...

Un punto de inflexión

Al escuchar este difícil relato desde su casa de Castilleja de la Cuesta, Kiko lanzaba un mensaje a su mujer en el que dejaba claro que irá siempre de su mano, mostrándole de esta manera que estará ahí para ayudarla a recomponer su vida después de los dos dos duros golpes que ha recibido. Desde que se inició el enfrentamiento con su madre a cuenta de la herencia de Paquirri, el DJ ha dejado claro que Irene y sus tres hijos están por encima de todo y que la felicidad de ellos es su prioridad. De hecho, para poder darles su mejor versión y asimilar todo lo que conlleva su nueva situación, el intérprete de temas como Tubo escape, Quítate el top o Así soy yo ha decidido esta misma semana dejar de hablar en público del conflicto familiar y de su último movimiento: poner en venta su parte de Cantora.

Loading the player...

Irene Rosales, tras la muerte de su padre: 'Mi vida va a seguir adelante, tengo dos pequeñitas'

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie