amparo-pacheco

Fallece a los 92 años la actriz Amparo Pacheco, la kiosquera de 'Cuéntame cómo pasó'

por hola.com

La actriz Amparo Pacheco, especialmente conocida por su papel como Sagrario, la kiosquera de Cuéntame cómo pasó, ha fallecido a los 92 años de edad. Así lo ha confirmado la Unión de Actores y Radio Televisión Española, donde se emitía la serie en la que intérprete se convirtió en uno de los personajes más queridos y entrañables. 

Amparo Pacheco dedicó toda su vida a la interpretación, pero fue a los 77 años cuando la fama la sorprendió al incorporarse al elenco de Cuéntame cómo pasó. Incluso protagonizó su propia webserie, El diario de San Genaro, breves capítulos cargados de humor en los que se comentaban algunos de los detalles de la serie. 

VER GALERÍA

La actriz estuvo trabajando en Cuéntame hasta que sus problemas de salud la obligaron a retirarse de la escena. Su última aparición fue en el final de la temporada 17, en el capítulo 310, titulado La boda de cristal. En total, participó en más de cuarenta episodios de la serie.

Amparo Pacheco comenzó a actuar a los 16 años y formó junto al también actor Manuel Salamanca una bonita familia de artistas. Y es que su hijo, Manolo Cal, es otro gran profesional del cine y la televisión –y gran humorista- que precisamente participa en la exitosa serie de RTVE bajo el papel de Ramón, el mecánico del barrio de San Genaro donde creció la familia Alcántara. Amparo Pacheco también se era conocida por su papel como la abuela de Daniel Guzmán en Aquí no hay quien viva, entre otros trabajos como La que se avecina, Manolo y Benito o la película Pacto de brujas.

Irene Visedo, quien fue su compañera de trabajo en Cuéntame, ha escrito en Twitter este emotivo mensaje de despedida: "Descansa en Paz, Amparo Pacheco, llegaste muy lejos, campeona. Un honor haberte tenido de referente. GRACIAS".

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie